El Opus Dei rompe familias... Predican lo contrario

From Opus Dei info
Jump to navigationJump to search

Por Aida, 7 de julio de 2009


Mi dolor es profundo, es el dolor que se suma al sufrimiento de mis hijos.

Tengo vivo en el pensamiento el día que mi hijo me llama y me dice:”mami, ayúdame que estoy perdiendo a mis hijas”. No podía creerlo pero es muy cierto. Mis nietas, las jóvenes que tanto amo, a las que cuidé de pequeñas, son víctimas del “Opus Dei”. Este grupo católico no parece tener respeto o consideración con la familia de sus “Numerarias”. Sí así se hacen llamar. Se convierten en meramente “un número” dentro de una organización que no tiene sensibilidad. Su meta parece ser el separar los hijos de sus padres. “Romper familias”.

Nuestra familia recibió el choque con la realidad del “Opus Dei” cuando las jóvenes, mis niñas, menores de edad, quienes habían estado asistiendo a ese grupo religioso y del cual habíamos comenzado a sospechar, informaron a sus padres que iban a residir en el Centro Yaurel del Opus Dei en Puerto Rico. Esta decisión fue tomada sin consultar, y mucho menos contar, con la autorización de sus padres. Ahí vivirían, por ser numerarias, el resto de sus vidas ya que habían hecho un voto de castidad y, según nos informaron, “ahora el Opus Dei era su familia”.

Ante tan inesperada y chocante noticia sus padres, aturdidos, les suplicaron les dieran la oportunidad de conocer a qué se referían con la esperanza de que hubiese un malentendido. Nos resultaba increíble pensar que una organización religiosa decidiera el futuro de sus hijas sin siquiera consultarle a sus padres.

Nos comunicamos con los líderes, la Sra. Elsa, pediatra y directora de las numerarias y de la residencia Torre Vista en Rio Piedras, Puerto Rico, y con el Padre Ramón, sacerdote del Opus Dei en Ponce, Puerto Rico. Esta comunicación nos abrió los ojos a la realidad de que el Opus Dei realmente considera que “mis nietas son de su propiedad”. Aún escucho al Padre Ramón justificando el que el Opus Dei es la familia de las jóvenes menores de edad diciendo que “la virgen María tuvo a Jesús a los 16 años”. Mis nietas no son la Virgen María ni el Opus Dei puede determinar la mayoría de edad en Puerto Rico a base del milagro de la concepción. La Sra. Elsa ni siquiera pudo reaccionar a nuestros argumentos, pero eso se entiende porque no es “madre”. Queda claro, no tienen ni pizca de sensibilidad y están violando las leyes de Puerto Rico al ser mis nietas menores de edad.

A mis nietas les decimos que siempre están en nuestro corazón y que nada en el mundo va a separar nuestra familia. El amor que le tienen su mamita Aida y papi Rafael es infinito, inigualable e irremplazable. El amor de Dios, y hacia Dios, no puede estar condicionado por una secta católica, quienes han decidido que para servirle a Dios hay que reemplazar a sus padres y a su familia. Mi dolor es mayor porque esta secta es parte de la Iglesia Católica a la cual amo y en la cual estoy orgullosa de ser una servidora fiel.

Pido a nuestro Señor Jesucristo, y a nuestra amantísima Virgen de Valvanera, luz divina y fe para nuestras nietas, hijos y familia.

Si alguno de ustedes, lectores, puede ayudarnos a mitigar la angustia que agobia a nuestra familia, agradeceremos nos lo comuniquen.

Sinceramente,

Aida Reyes de Yunqué y Rafael Yunque
P.O. Box 241
Coamo, Puerto Rico 00769



Original