El sacerdote Antonio Petit en el 'In pace' de Romana

From Opus Dei info
Jump to navigationJump to search

Por Trinity, 30.07.2008


Pues sí: deben estar en crisis los encargados de actualizar en Internet la Web oficial del Opus Dei, porque Romana se ha seguido editando, con sus correspondientes necrológicas.

Y sí, Agustina: en este Boletín Oficial de la Prelatura han incluido a don Antonio Petit en la necrológica correspondiente al periodo de enero-junio de 2007.

¿No nos ha contado Marietta cómo les faltó tiempo para hacerse con su cadáver y enterrarlo, como si nada hubiera ocurrido, en el panteón de la Prelatura de Barcelona? Pues con la misma cara dura, que tantos reproches les costó por parte de varios de la curia de esa Archidiócesis catalana, han incluido ahora impávidos, en la lista de sus fieles difuntos, a este sacerdote “martirizado” hasta la crueldad por los Directores del Opus Dei. Y es que después de la lista de sacerdotes que han abandonado la prelatura en los últimos años, han preferido evitarse tener que dar explicaciones ante la Santa Sede por otra salida.

Eso sí, en este caso no aparece ninguna nota necrológica, en contra de la praxis habitual de realizarlo cuando se trata de miembros que han permanecido muchos años en la institución o realizado significativos servicios. Lo cual me parece un doble agravio: sobre todo porque la inclusión atenta gravemente contra la voluntad del difunto; pero también, porque con esa mención vergonzante le deshonran.

Quizá para taparlo, tampoco han hecho ninguna nota de don José Meroño. Omisión que me parece lamentable, tratándose de un histórico sacerdote que fue de los que empezaron la labor en Estados Unidos y a quien en el año 1950 habían encargado organizar en Madrid una entidad bancaria con sede en Andorra (ya se puede suponer que para obtener un estatus fiscal más favorable).

Es una pena que utilicen a todo el mundo: desde el Papa, como comentaba el lunes pasado, hasta los muertos. Y pido a Dios, que sabe resucitar la honra de los suyos, que todas estas iniquidades contribuyan a la destrucción de la estructura de poder de las autoridades de la Obra, que tanto daño está haciendo a tantas almas, empezando por las de quienes vinimos al Opus Dei con el ideal de santificación en la vida profesional.



Original