Programa de formación inicial (B-10), Roma, 1985/Apartado III 4

From Opus-Info
< Programa de formación inicial (B-10), Roma, 1985
Revision as of 09:37, 13 May 2016 by Bruno (talk | contribs)
(diff) ← Older revision | Latest revision (diff) | Newer revision → (diff)
Jump to navigation Jump to search

APARTADO III Charla nº 4

La Obra (II)

Desde los comienzos, nuestro Padre hacía considerar a sus hijos que "no somos una organización circunstancial... Ni venimos a llenar una necesidad particular de un país o de un tiempo determinado, porque quiere Jesús su Obra desde el primer momento con entraña universal, católica" (De nuestro Padre). La Obra no nacía para dar solución a los problemas dé la Europa de los años veinte, sino para decir a los nombres y mujeres de todos los países, de cualquier condición, rasa, lengua o ambiente -y de cualquier estado: solteros, casados, viudos, sacerdotes-, que podían amar y servir a Dios, sin dejar de vivir en su trabajo ordinario, con su familia, en sus variadas y normales relaciones sociales" (Conversaciones, n. 32).

"Por eso, mientras haya hombres en la tierra, habrá Opus Dei. Siempre se producirá ese fenómeno: que haya personas de todas las profesiones y oficios, que busquen la santidad en su estado, en esa profesión o en ese oficio suyo, almas contemplativas en medio de la calle" (De nuestro Padre). El espíritu de la Obra "por su misma naturaleza, no está limitado por unas circunstancias determinadas de lugar y tiempo, sino que responderá siempre a los más diversos cambios y situaciones que, a lo largo de los siglos, tengan lugar en la sociedad de los hombres" (De nuestro Padre).

3. Dios ha querido que "por esta vocación nuestra", estemos "presentes en el mismo origen de los rectos cambios que se dan en la vida de la sociedad", y que hagamos "también nuestros los progresos de cada época: nuestra mentalidad y nuestra acción responderán siempre plenamente a las exigencias y necesidades que se puedan dar con el correr de los siglos" (De nuestro Padre). Por eso, "nunca, para la Obra, habrá problemas de adaptación al mundo; nunca se encontrará el Opus Dei en la necesidad de plantearse el problema de ponerse al día. Dios ha puesto al día su Obra de una vez para siempre, dándole esas características seculares, laicales (...) No habrá jamás necesidad de adaptarse al mundo porque somos del mundo; ni tendremos que ir detrás del progreso humano, porque somos nosotros -sois vosotros, mis hijos-, junto con los demás hombres que viven en el mundo, los que hacéis este progreso con vuestro trabajo ordinario" (De nuestro Padre).

4. "Yo veo la Obra proyectada en los siglos y siempre joven, garbosa, guapa y fecunda" (De nuestro Padre). "Soñad y os quedareis cortos". "Contemplo la Obra como el Señor la quiso, y es preciso esperar: la veo proyectada en el tiempo -¡siglos!- y hacer en la historia de la humanidad un surco hondo y ancho, luminoso y fecundo" (De nuestro Padre). "Hijos míos: no tiene riberas nuestro apostolado, es algo maravilloso, extenso, espléndido, que ni los más jóvenes de vosotros lo verán agotado, porque apenas estará incipiente, a la vuelta de los años, que, por la mise-

-9 -

ricordia de Dios, vosotros viviréis" (De nuestro Padre).

5. La universalidad de la Obra -en el espacio y en el tiempo- se funda necesariamente en su unidad espiritual, moral y jurídica. La Obra es una, y ha de ser la misma que Dios ha querido, en cualquier lugar y época donde se realice. Unum corpus multi sumus; un solo corazón, una sola alma, un único afán. Siendo amplísima, "en la vida nuestra, la senda está perfectamente señalada: no hay nada que no esté... ¡esculpido!" (De nuestro Padre). "En nuestro Derecho todo está cuajado de una manera tan divina, que yo os aseguro que no es mío. ¡Es de Él! ¡Amadlo! ¡Veneradlo! Es el medio que nos ha dado Dios Nuestro Señor para que vosotros y yo vayamos por ese camino y no nos podamos descaminar” (De nuestro Padre).

La unidad confiere a la Obra una gran belleza y extraordinaria eficacia sobrenatural. Por el contrario, un ejército disgregado es un ejército derrotado. La unidad ha de ser, ante todo, con la Cabeza: con el Padre y sus intenciones. Vibrando todos al unísono con el Padre, la Obra será "imponente como escuadrones en orden de batalla" (Cant 6,9), vencedora in hoc pulcherrimo caritatis bello, en esta hermosísima guerra de amor y de paz.

Pero la unión con el Padre comienza en la unión con los Directores inmediatos. Decía nuestro Padre: "cada Director es como si fuera yo" (De nuestro Padre). Y si somos hijos de un mismo Padre -y de una misma Madre, la Obra-, ¿cómo no vamos a sentir una estrechísima fraternidad con todos nuestros hermanos?

El espíritu de la Obra nos otorga una mirada universal, radicalmente opuesta a la mentalidad pequeña, estrecha, creadora de "capillitas" (cfr. Camino, nº. 963, 7, 525, 764); ensancha nuestro corazón de tal modo que mientras rezamos, trabajamos, hacemos apostolado y proselitismo en nuestro sitio, no perdemos de vista el conjunto; nos sabemos realizadores de una tarea de dimensión universal, "cara a la humanidad entera, pensando en todas las almas de todo el mundo" (De nuestro Padre), en toda la Obra, en toda la Iglesia. Por eso siempre subordinamos lo local a lo universal; las necesidades locales ceden siempre ante las universales. Y así siempre el bien universal redunda con creces en el bien particular.

Consecuencia de la universalidad -catolicidad- de nuestro espíritu es el amor a la patria, "sin ceder a nadie mejora en ese amor" (Camino, n. 525). Y, a la vez, tenemos por nuestros "los afanes nobles de todos los países" (Camino, n. 525)- "El nacionalismo es un pecado, es una falta de justicia contra las demás naciones (...). Es una necedad, que acaba siempre por hacer daño a la Iglesia" (De nuestro Padre); "es contrario al amor de Jesucristo, que es universal" (De nuestro Padre).

10. La tradición, en Casa -de modo análogo a como sucede en la vida de la Iglesia-, tiene valor fundamental; en la Obra hay tradiciones de familia que hemos de amar, continuar y transmitir a los que vengan detrás. De ahí que acomodarnos fielmente a

-10 -

la enseñanza oral y escrita de nuestro Padre, al ejemplo de su conducta, a las Normas y Costumbres, al Derecho de la Obra que dejó esculpido, será siempre garantía de fidelidad al espíritu querido por Dios para su Obra. No tenemos derecho a alterar ni una coma de esta herencia maravillosa. Lo nuestro es esforzarnos por hacerla vida nuestra, para transmitirla en toda su pureza original, y en toda su integridad.

11. El espíritu de la Obra es vida, y debe transmitirse vitalmente, con la vida nuestra, a los que vengan detrás. Es preciso formarse muy bien. No somos un verso suelto. Somos eslabones de la misma cadena que ha de extenderse hasta el fin del mundo. Un pequeño error ahora, podría hacerse grande al final. Somos oveja y pastor en la Obra. Corrección fraterna.