Me da pena observar tanto odio y rencor

From Opus-Info
Revision as of 09:55, 19 December 2008 by Bruno (talk | contribs)
(diff) ← Older revision | Latest revision (diff) | Newer revision → (diff)
Jump to navigation Jump to search

Me da pena observar tanto odio y rencor en vuestras vidas y por más que insistan en que no es una página "en contra" sino "sobre" el Opus, esto no es lo que se respira al leerla. Me da muchísima pena el tiempo que habéis invertido y para todo nada porque lo único que ha dejado todo ese tiempo como miembros del Opus es el odio y rencor que antes te decía. Me da pena el tiempo que habéis pasado dentro y que no hayáis entendido nada o casi nada.

Se sacan las frases, ideas y conceptos del contexto y así conseguís lo que me imagino que buscáis, desprestigiar, no tanto al Opus en sí mismo, como a la Iglesia, lo cual da muchísima más pena todavía. Pero aún no contentos con el tiempo que habéis perdido estando dentro del Opus, encima lo seguís perdiendo fuera, con lo cual me pregunto hasta qué punto sois tan felices fuera como predicáis. El anonimato en el que os escudáis es otra cosa que me da pena, porque demuestra la cobardía de quienes no dan la cara. Os imagináis una serie de entramados de poder y dinero y encima os llenáis de argumentos dudosos para demostrarlo. Esto me hace acordar a las personas que llevan casadas 40 años pero después de esos 40 años, no entendieron qué era el matrimonio, no se enteraron de nada y después de 10, 20, 30 o 40 años van echando pestes contra el matrimonio y llenándose de razones para su divorcio.

Quienes son capaces de confeccionar una página Web como la vuestra, en el fondo demuestran -sin proponérselo, claro está- una especie de síndrome luterano, es decir, que al no poder aceptar sus propias limitaciones y deficiencias, van destruyendo y desacreditando aquello con lo que no pueden.

En el fondo es un problema personal sin resolver y dudo mucho que de esta manera logréis solucionarlo.

A pesar de todo lo dicho, siento una pena solidaria y ojalá tengáis la sensatez de no hacer mucho daño a la Iglesia fundada por Cristo.

Un saludo

María Bellver, 29.01.2004


Original