Las campañas para conseguir dinero: Robin Hood al reves

From Opus-Info
Jump to navigation Jump to search

Por Atomito, 13.10.2008


Una practica de la que seguramente tengan experiencia la mayoría de los que escriben en esta web, son las campañas para conseguir dinero para hacer alguna obra. Por ejemplo, en los años 80, a mi me toco la campaña para hacer la nueva casa de "La Cantera".

La Cantera era una casa de retiros en las afueras de Montevideo, que se había comprado unos años antes, y en la que se hacían convivencias y retiros por parte de las 2 secciones (obviamente siempre separados, nunca había ninguna actividad mixta). El terreno en si era espectacular, estaba en una zona de viñedos...

Había dentro del predio una cantera de piedra que se había llenado de agua, y había formado entonces un lago de dimensiones considerables, donde la gente se podía bañar e incluso se podía pescar. Pero cuando se compro originalmente el terreno, no alcanzo el dinero para hacer una casa nueva, de acuerdo a los standardes de calidad del Opus.

De modo que en los 80, la comisión regional (o quizás la directiva venia de Roma) considero que era hora de que en Uruguay hubiera una casa de retiros que cumpliera con las "normas ISO del Opus" para casas de retiros, y se necesitaba para eso varias decenas de miles de dolares. Por ejemplo la casa existente no tenia habitaciones con baño individual, la capacidad era bastante limitada, etc.

Se dividió entonces la cantidad total requerida, entre todos los miembros de la obra en Uruguay, de acuerdo al criterio de los directores. Por ej. a un supernumerario rico, con amigos ricos, se le asignaban digamos 5000 dolares, y a un numerario de 14 años recién pitado, 200 solamente. Cada miembro de la prelatura, tenia que conseguir esa suma en un cierto plazo, como fuera: pidiéndole a familiares, a amigos, haciendo algun trabajo extra los fines de semana, etc. Se imprimieron unos hermosos folletos con esquemas de las obras que se habían planeado, para poder explicarle a los posibles donantes lo que se iba a hacer.

Lo absurdo de esta historia, es que un numerario de a pie como yo, que estaba cursando el primer año de facultad, que tenia amigos de clase media a los que no les sobraba el dinero, que no me movía para nada en círculos de gente rica (fuera del Opus), tenia que salir a pedir dinero para un hotel 4 o 5 estrellas a donde iban a ir empresarios e hijos de ricos. Porque obviamente, con el costo que tiene mantener una casa de ese nivel, con el servicio y atención que las auxiliares brindan, etc. no es para que vayan chicos de barrios marginales, o esposas de empleados que ganan 150 dolares al mes. Las convivencias y retiros en La Cantera costaban una fortuna, y no era porque se hacia como negocio. Simplemente mantener todo eso funcionando, y dando un servicio de primera, cuesta muchísimo. Era Robin Hood al reves: pedirle a los pobres, para darle a los ricos.

Y todavía mas absurdo, a uno le metían en la cabeza que era la voluntad de Dios, que si uno no conseguía el dinero, no estaba haciendo lo que Dios nos pedía, no estábamos rezando y mortificándonos lo suficiente, y no estábamos siendo audaces y creativos para cumplir la "meta alcanzable" que Dios esperaba de nosotros. Conclusión, ademas de hacer algo ridículo, como pedirle a un pobre para darle a un rico, uno se sentía culpable porque no estaba haciendo la voluntad de Dios con el suficiente empenio.

Yo estaba haciendo en esa época el centro de estudios. Se promovía que en las tertulias la gente contara anécdotas de las cosas que estaban haciendo para conseguir dinero. "Era de buen espíritu" ir a una tertulia y contar como uno había logrado que alguien donara 300 dolares. Así, le daba animo a los demás, y mantenía el sentido de urgencia de que había que llegar a la suma requerida para la fecha X, en que se debían empezar las obras.

Es impresionante como el Opus a uno le lava el cerebro. Porque no hace falta ser Einstein para darse cuenta de lo absurdo que es hacer una campaña de estas, pero entonces yo me sentía un absoluto inútil, porque no conseguí en los 6 meses que duro, ni un solo dolar.



Original