Un análisis de la conducta del Opus

From Opus Dei info
Jump to navigation Jump to search

Por RAMÓN, 24 de noviembre de 2004


Tras leer los testimonios, libros, etc. de la web, y hablar con gente que ha tenido contacto de la obra, a ver si os puedo dar algún análisis que os ayude. Ojo: todos podemos caer en los mismos errores que la opus, y cuando leemos o escribimos cosas en la web debemos también hacer examen de conciencia.


Sanjosemaría tiene complejo de mesías
de salvador de la iglesia y puede que de la humanidad. Por eso tiene tanto empuje y se cree tanto su misión. El hombre que tiene a su lado a DIOS nada menos, es un peligro para los demás, porque le ayuda lo más grande, no lo olvidemos. La llamada de Dios la puede recibir cualquiera (otra cosa es que de verdad sea Dios quien esté al teléfono, eso se sabe con el paso de los años). Si no se es muy crítico con uno mismo, no se entiende que los demás no comulguen y no entiendan, son ellos los culpables de su falta de fe. El iluminado suele ser un tipo de cuidado.
El problema es que sanjosemaría no era el mesías
sino un señor muy soberbio. Entonces, desarrolla una mentalidad excluyente y consciente de su superioridad. Y como la realidad le iba bien (al menos en lo material), encima le daba la razón. Este mismo complejo de superioridad lo transmite a su obra: somos los mejores, lo hacemos todo superbien, los demás son unos catetos. Evidentemente, luego todos somos humanos y lo procesamos a nuestra manera: un núcleo duro se lo cree, otras personas más normales y más evangélicas, serán más tolerantes y comprensivas. Es de destacar algún oximoron que se produce en sus escritos, que bien mirado contradice el evangelio: por ejemplo, lo de ser "aristócrata del amor"... Jesús nos pide ser los últimos, hacernos como niños, que no se nos vea haciendo el bien...
Si nos agrupamos en torno a un líder carismático
no de una fe vivida en común, se establece un culto a la personalidad, en el que el líder es infalible, omnisciente y omnipresente (a Luis XIV se le atribuyeron milagros). De ahí se deriva una estructura piramidal "monárquica", no una organización horizontal democrática, flexible y "republicana". Medidas de este tipo son sembrar la desconfianza entre los miembros, controlar su correo, sus fuentes de información y comunicación, impedir que se asocien (en Roma estaba prohibido uniformar a los esclavos para que no supieran cuántos eran). El poder es intrínsecamente antievangélico. Jesús no buscó el poder sino servir a los más necesitados de su tiempo. Del servicio emana una autoridad moral, frágil, comprensiva, activa, dispuesta al pacto, pero no a las concesiones inmorales.
Lo típico de los grupos pequeños, que quieren ser algo
es afirmar su identidad, y esto se consigue eficazmente diciendo que todo lo de fuera es malo y su enemigo. Por eso, cualquier crítica se toma como un ataque, y como es un grupo elegido por Dios, encima atacan a Dios. Por eso es tan peligroso cuando alguien plantea alguna crítica desde el interior: no se interpreta como una oportunidad para ser más fieles a Cristo, sino como una rotura del equilibrio y cohesión internos, que si se expande puede dar al traste con todo el montaje. La intolerancia se multiplica cuando se ve que hay peligro, como medio para cerrar filas. Por eso, se trata peor a los disidentes y se les condena a la "muerte civil", tanto dentro de la organización como fuera. Decía Bernard Häring que a él le había procesado cuatro veces la Gestapo, dos de ellas a muerte. Con eso y con todo, lo prefería a lo que le había hecho pasar la Inquisición.
La inquina contra los jesuitas es vox populi
Yo, que he ido a un colegio de jesuitas sabía que el mayor enemigo teológico, era el opus. Esto se debe, en mi opinión, no sólo a que a sanjosemaría quizás le hiciera la puñeta algún jesuita, sino a algo más profundo: si quería ser como ellos, y no le salía, y quería ser mejor, y no lo conseguía, pues nada, a cogerles paquete. Lo hacemos todos. ¿por qué esa fijación anti-SJ?
  • Por el prestigio evidente que tenían en sus tiempos: gente culta, bien preparada, que sabía moverse en todos los ambientes, buenos predicadores, contactos entre el liderazgo social... Justo lo que le pirraba a Escrivá.
  • Porque a pesar de su enorme diversidad, mantienen una identidad específica, sin necesidad de cilicios ni ataduras. Porque a una mentalidad pequeña le chincha que pueda haber gente libre, liberal, y que a la vez tenga éxito.
  • Porque entre los jesuitas ha habido algunos de los mayores santos de la iglesia, y eso debía de dar envidia.
  • Porque aspiraba a tener el mismo poder que ellos en la sociedad (el que ahora no tienen, porque lo tiene la opus).
  • Por la enorme diferencia entre un santo atractivo y divertido como es Ignacio de Loyola, y Sanjosemaría Escribá de Balaguer, Marqués de Peralta. Compárense las biografías de Ignacio y Josemaría, y sáquense conclusiones. No olvidemos, para entender la diferencia entre ambas obras, cómo era Ignacio:
  • Segundón de una familia noble pero con buenos contactos: su tío era tesorero de los Reyes Católicos y él conocía a Carlos V.
  • Fue militar, jugador y matón. Se convirtió con 40 años, tras una herida de guerra, fue ermitaño y viajó a Jerusalén de limosna. Se hizo sacerdote más tarde, estudiando en la Sorbona, donde fue procesado por la Inquisición por "corromper a la juventud" con sus ideas.
  • Se hizo cargo, con sus compañeros de los enfermos de peste en Venecia.
  • Consiguió en pocos años poner en pie un movimiento en el que entraron algunos de los tíos más brillantes de su època y de cuyas rentas vive la Iglesia hoy día: Javier, Borja, Paravicini..... Es más, si no fuera por la intransigencia de Roma, Ricci y sus compañeros habrían conseguido la conversión en masa del imperio Chino... pero claro, la piedad católica, apostólica y romana no permitía desviaciones.
  • Sigue dando gloria a Dios con sus mártires que por lo visto no pueden ser canonizados.
  • "Los ejercicios espirituales" es un ejemplo de penetración psicológica, de concimiento del ser humano... y sigue siendo una herramienta estupenda de desarrollo personal. Compárese con Camino cuando éste haya cumplido cien años.
  • En fin, por complejo de inferioridad.


Dice Fisac que al santo le había impactado mucho el trauma infantil que le supuso la ruina de su familia y la pérdida de posición social. Por eso luego le gustaba codearse con "lo mejor de lo mejor". Compárese con la biografía de otro gran hombre: Charles Dickens, quien con siete años tuvo que ponerse a trabajar en una fábrica cuando su padre quebró y fue a la carcel. Su padre salió de la cárcel, pero a él tardaron un año en sacarlo de la fábrica. Aquella experiencia le llevó a ser un reformador social, luchando incansablemente por la reforma del sistema penitenciario, la ley de quiebras, los derechos da autor, los de los huérfanos....

En resumen, la opus refleja las consecuencias de la personalidad del santo, de su biografía y su mentalidad, pero llevadas a la caricatura. Claro, esto no sucede por casualidad, sino porque la Iglesia ha echado por la borda el legado del Concilio, se ha alejado de los mensajes del espíritu que se dieron allí: participación, responsabilidad, integridad, tolerancia... Todo eso se ha ido olvidando con los años, y así nos va.


Original