Sobre el mal espíritu

From Opus Dei info

Por Unocomocualquiera, 22.06.2011


Ahora que lo veo, suena muy mal el titulo, como raro. Suena como a espiritismo o algo relacionado con los exorcismos. En realidad es un término propio de los miembros de la Obra (ver aquello de tener su propio lenguaje) con el que se refiere que algún proceder es contrario al espíritu de la Obra que Dios NS le infundió al santo fundador un 2 de Octubre de 1928, día de los ángeles custodios. Ejem!, es decir a las normas y principios rectores del actuar de sus miembros, de acuerdo a su cargo y posición. En este sentido paso a dar algunos ejemplos, para entendernos mejor...

Es de mal espíritu el criticar a los directores. A esto se le llama de hecho espíritu crítico, y desde luego es muy mal visto… por los propios directores (a quien le gusta que lo critiquen?). Mal si se hace a la cara, pero peor si se hace a las espaldas, aquello es murmuración. Una manera de criticar en buen espíritu es una corrección fraterna, que previa consulta con los mismos directores se tiene que hacer. Normalmente no prospera a menos que sea una babosada tipo “te hincaste chueco en misaaa”… cierta vez un señorón de la región donde estudié el centro de estudios nos acompañó en la tertulia de medio día, era uno de esos miembros fundadores, defensor, que luego se precipitó a la desgracia. Al pobre flacuchín de mí le tocó sentarse a su lado como signo de predilección muy predilecta, y venga la tertulia!, oufff qué calor!, qué sueño!!!, qué olorrrrr!.. pero quien huele asiín??? Sniff sniff, ahhh es nuestro prócer… bueno aguantaaaa!, a ofercerlo paque pite Paquin!... horas después y de “verlo en la oración” y encomendar, oye director fulanito, te vengo a consultar una corrección fraterna a Don Perengano Maximo, porque la verdad huele muy feo!, no será mejor que se bañe de vez en cuando, digamos los sábados, o que use desodorante?... naaada, que si soy un criticón, que Don Perengano Maximo un santo, que si es una señal de predilección de Dios, que si es el bonus odor Cristi, que si es la cruz que le toco cargar, etc. Nada le sacó, ajo y agua, lección: habemos unos más iguales que otros.

Es de mal espíritu tener amistades particulares. Nada de amiguismos en el Opus, todos como soldados, pero eso si un amor fraterno que ni el de tu casa. Trabajando como consultor y viviendo en una casa de mayores sucedió que se me enfermó un padrecito y al hospital, dolores muy intensos... nadie se ofreció pues todos estaban muy ocupados con sus trabajos (internos la mayoría). Yo llamé a mi oficina y dije, mañana no voy, alguien de mi familia está enfermo y lo voy a cuidar en el hospital. Heroee!!!, la verdad pensé, a ver si ahora sí y duermo un pelín!... y ahí estaba, esperando a que saliera aquel hermano de cirugía, mientras peliculón! Siendo un hospital guay, pagado con mi tarjeta de crédito (que también era mal espíritu tenerla) pido como peli “el Cubo”, ni idea, había oído que era buena por parte de la crítica y que era de algo relacionado con lógica. Regresa mi hermano al cuarto, todos felices, comienza la peli… escena uno, un descuartizado, escena dos un desollado, escena tres un deshuesado… a jíjole, cara de muerto viviente de mi enfermo, caray! mejor párale, no vaya a ser que se me deprima el enfermo… ejem!, busquemos unas caricaturas mejor no, algo más sano???, qué horror!.

Es de mal espíritu tener clandestulias. Dícese de una clandestulia aquella tertulia no oficial, por ser organizada fuera de las horas de tertulia (clandestina) y normalmente no hay un director que la dirija. Típicamente corren en ella vinos y licores de baja graduación, se cuentan anécdotas y chistecillos de color, digamos picosones, y salen muchas verdades que en otro sitio dichas serian consideradas como de mal espíritu. Esta práctica se había hecho tan común que en uno de mis últimos cursos anuales, recién bajando del auto, aun no llegaba a mi habitación cuando ya había sido interceptado por un grupillo de colegas y llevado a una sala periférica de la casa de retiro. Salieron las cervezas como si fuera la multiplicación de los panes, salió la guitarra y venga!, creo que ya nadie de los que estuvimos en esa tertulia sigue en la Obra, ya ven, signo de mal espíritu o de bueno, asegún. Cierta vez fui encomendado por el mismísimo director de comprar el vino de las clandestulias, lo escondí en mi closet y la admon se lo llevo!!, ojo de odio se cruzaron entre nosotros y las doncellas durante la cena (pervertido borracho!)… ni modo, en la noche de navidad hubo un vino tan pero tan malo, que yo creo que el pavo no lo aceptó para emborracharse y ser degollado, sino que prefirió el suicidio. Desde luego un dolorcillo de cabeza al día siguiente y las consiguientes miradas de satisfacción de la admon. Me la deben!

Ah!, es de mal espíritu tomar bebidas de más de 6 grados de alcohol. Eso es, el whiskey, vodka, ron, brandy, coñac están todos vedados. No aceptaron ni siquiera mi argumentación de que si el whiskey se bebía con soda, en realidad el promedio de los grados se debería de aplicar sobre el vaso completo y no el alcohol en su forma natural. Nada!, algún mayor incluso me explicó que antes si se podía, pero resulto que comenzaron los abusos y se cortó por lo sano. Borrachos!. En cierto triduo, día dos, ya estábamos los del coro más afónicos que focas, y se le ocurrió al director que en vez de decepcionar a nuestros tantos admiradores, amantes del Gregoriano posmoderno, debíamos hacer un sacrificio y tomar una copita de Coñac… bueno me salía fuego por los ojos, lo que es el no estar acostumbrado!, eso sí, cantamos re bien! El Pange Lingua con un ritmo digamos sabrosón. Ahora hubiera sido con ritmo de reguetón, se imaginan?

Es de mal espíritu no hacer la enmendatio. La enmendatio es un acto público donde uno se acusa frente a los demás de haber hecho algo malo. Típicamente tiene que ser de poca monta y NO pecado. Se hace durante el circulo breve y es de buen espíritu hacerlo, pero no es obligatorio. Dicen de aquel recién pitado, al que nunca termino de conocer, que al ver a sus hermanos acusarse de nimiedades “no me comí los chicharos”, “no me examiné bien”, “no dije jaculatorias inspiradas”, etc, sucedió que fueron en turno y le llegó el suyo, el no había consultado nada, pero no se amedrentó y venga “yo me acuso que hice chaz chaz y chaz, y asin y asin y asin, y además tal y cual, y por allá y por acá … como les quedó el ojo?”… por eso pido perdón y penitencia… “di mil jaculatorias especiales cuando estés ardiendo en el purgatorio perro!”, ah! y regrésame mi ipod pillín.

Es de mal espíritu no ducharse con agua fría o no dormir un día a la semana en una tabla y libros como almohada. El Mero Mero, nombre que recibió famoso padre de la prelatura, me enseño desde muy joven que aquel que no se bañara con agua fría, pues era un amanerado y que su fidelidad y alma estaba en riesgo. Murió de pulmonía pero en casa, QED (es verdad!). Yo, hasta la fecha pura agua fría, sea invierno o verano, en la salud o en la enfermedad… bueno no es para tanto. El dormir en el suelo siempre se me complicó un poco más, cómo explicarle a mis esposa y a rintintín mi can, que yo cual perro me eecho al suelo una vez a la semana???, no ni hablar, las locuras se lavan en casa.




Original

Personal tools