Sobre Enrique Rojas Montes

From Opus Dei info

Por Isabel Caballero, 12.08.2005


Dalia, brevemente te indico que Enrique Rojas Montes, supernumerio del Opus Dei, se presentó a un concurso oposición de profesor agregado en psiquiatría, de la Fac. de Medicina de Badajoz. Antes de finalizar el mismo, por la ley orgánica de reforma universitaria (creo que esta ley es del 83), la plaza se convirtió en cátedra.

- Y, de entre la lista de admitidos a optar al puesto, Enrique Rojas Montes fue seleccionado y nombrado catedrático (cuando al parecer, en el Tribunal había 3 miembros del opus dei, de los 5 que lo componían).

No debe ser lo mismo identificarse como “Catedrático de Psiquiatría de la Facultad de Medicina de Badajoz", que "de la Universidad Complutense de Madrid”, puesto que este sujeto jamás hizo gala del “supuesto cargo” (1) en la Fac. de Medicina de Badajoz o en la UNEX (Universidad de Extremadura).

(1) Digo supuesto, porque creo que “ser catedrático”, implica estar al frente de una cátedra y Rojas jamás lo ha estado. También creo que para que una excedencia sea válida el motivo que se alega para solicitarla, debe ser cierto y el sentido común dice que alguien que miente debería perder cualquier privilegio obtenido.

- En Badajoz le concedieron excedencia por incompatibilidad con la Complutense, pero no para dedicarse a la actividad privada.

- En el mejor de los casos, pasando un concurso oposición para la cátedra de psiquiatría de Badajoz y, sin dar una sola clase, Enrique Rojas, se ha proclamado unilateralmente “Catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense de Madrid”. Tiene tela que después hable de “ética y moral”!

1º) Si se avergüenza de Extremadura ¿por qué se presenta a su cátedra?.


2º) En cualquier caso, en Badajoz no dio ni una sola clase. Su nombramiento se publicó en el B.O.E. el 9.4.84 y ese mismo día, solicitó excedencia, alegando incompatibilidad con la Universidad Complutense de Madrid.

Sin embargo, por otro documento que tengo (2) y facilitaré a la coordinadora de la web, Agustina L. de los Mozos, se ve que en el Dpto. de Psiquiatría de la Universidad Complutense dijo que se marchaba a Badajoz de “Catedrático”, por lo que deduzco que a la Complutense no volvió, a ocupar el puesto de profesor (y no de “Catedrático” ) que tenía.

(2) El documento es un intento del Dpto. de Psiquiatría de la UCM, de frenar el engaño público y continuado al que viene sometiendo Enrique Rojas a la ciudadanía, al identificarse como “Catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense de Madrid”, desde hace 20 años, sin haberlo sido nunca, pero insuficiente, porque Rojas debe contar con “apoyos” bastante más altos, que le permiten ser impune y seguir engañando.

- De esta forma en el Dpto. de Psiquiatría de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), creyeron que estaba en Badajoz, ocupando la “cátedra”.


3º) Pero, en el Dpto. de Personal de la UCM, no solicitó excedencia como profesor, para dedicarse a la actividad privada, hasta el 1 Octubre 84 (justo después del verano).

- La información que tengo me lleva a pensar que incluso se las arregló para cobrar de todos nosotros sin estar prestando servicios en ningún sitio.

Ignoro Dalia, si la información que tienes sobre que López Ibor, impidió a Rojas el acceso a la cátedra de la UCM, es cierta o no. Más bien me suena a “bulo” de Rojas, ya que por el mismo documento al que me refiero, se puede ver que Rojas realizó los trámites para presentarse a la cátedra de la UCM, pero nunca se presentó (por lo tanto no puede alegar que hubo “tongo”).


Respecto a los sueros que inyecta en vena :

Efectivamente, conozco testimonios de personas a las que les ha querido inyectar el suero y no se han dejado y otras que se han dejado. Además de pagar un pastón por “el suero en vena”, el suero las dejaba “zombi” y han estado años sin apenas poder levantarse de la cama, hasta que alguien les ha abierto los ojos o se han dado cuenta que debían alejarse de Rojas.

Sobre las personas que no dejaron a tiempo el tratamiento de Rojas, no tengo información. Y, sobre otras personas que pudieran caer en las redes de Rojas, me gustaría evitarlo, por lo que os ruego guardéis en fichero que no necesite conexión a Internet, algunos archivos donde Rojas se identifica como “Catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense de Madrid”, por si desaparecen.

De todas formas, las barbaridades de este “médico de las almas”, como le gusta que le llamen – para mí el Aníbal Lecter de las almas -, no empiezan ni acaban con la medicación que prescribe. Un psiquiatra que se identifica con un cargo de prestigio que no tiene, ni ha tenido nunca, desde hace 20 años, da idea del perfil del individuo.



Original

Personal tools