La verdad sobre la muerte del padre Danilo Eterovic

From Opus Dei info
Jump to navigationJump to search

Autores: Agustina López de los Mozos & Ezequiel, 4/03/2015


Mañana 5 de marzo se cumple el primer aniversario del fallecimiento del padre Danilo Eterovic. Fue el primer numerario de Bolivia y el primer sacerdote numerario boliviano, es decir, uno de “los mayores” de la Región de Argentina, a quien se le debía una especial veneración por su antigüedad dentro del Opus Dei.

El padre Danilo murió al arrojarse al paso de un tren desde el andén de la estación Tres de Febrero, en la ciudad de Buenos Aires.

Por el expediente judicial se pudo saber que el día 5 de marzo de 2014, a las 21.25 horas aproximadamente, el padre Danilo se encontraba en la estación de tren. Estaba vestido con pantalón y camisa negra, pero, curiosamente con una campera blanca (Causa Nº 2095/14, caratulada “N.N s/interrupción de las comunicaciones”, que se tramitó ante el Juzgado Federal en lo Criminal y Correccional Nº 2, Secretaria 3 de la Ciudad de Buenos Aires, Argentina).

La denominación “interrupción de las comunicaciones” tiene relación con la paralización del servicio de trenes, producto de su caída a las vías.

El Opus Dei dijo que se trató de un accidente en la vía pública, sin precisar jamás cómo había sucedido concretamente.

Sin embargo, un testigo del hecho -dejó su testimonio en el expediente judicial-, observó cómo el padre Danilo se acercó a uno de los extremos del andén (“pensé que iba a orinar allí” dijo), y al llegar el tren se arrojó a las vías para ser atropellado. Hay incluso filmaciones que confirman los hechos.

Murió instantáneamente.

El difunto sacerdote llevaba en su bolsillo, en el momento de su muerte, una nota manuscrita, con el siguiente texto:

«Avisar al Padre Mariano Fazzio: calle Vicente López (Cap. Fed.) 1950 Tel. 4803-6071. El P. P. Jorge C. me dijo que no tengo encargos de sg -sr -sm (estoy rechazado). Estoy muy ENFERMO – no sé cómo llegué a esto

Las siglas hacen referencia a una clasificación interna de los apostolados de la prelatura (labor de San Rafael SR, con jóvenes; labor de San Gabriel SG con personas por lo general casadas; labor de San Miguel SM la que se realiza con los numerarios). Lo que quiso decir el padre Danilo, con esas siglas, es que se le había retirado toda tarea pastoral dentro de la prelatura.

No está claro cuándo las autoridades del Opus Dei advirtieron la desaparición del padre Danilo e iniciaron su búsqueda, pues entre las 21hs y las 12.30hs del día siguiente ningún superior de la prelatura había tomado claro conocimiento de la tragedia acaecida quince horas antes.

Al día siguiente, jueves 6 de marzo, incluso ocurrió algo llamativo: la Policía concurrió a las 11.20 horas a un centro del Opus Dei para dar aviso de lo sucedido y solicitar la intervención de algún “familiar” que pudiera identificar a la víctima. Quien atendió a la Policía, un numerario mayor, increíblemente, manifestó “no vive [aquí]” y “no es conocido” (ver el comunicado de la Policía Federal Argentina con el nombre esfumado de dicho numerario).

A las 12.35hs., de ese mismo día jueves, una persona de la Comisión Regional se acercó a la Morgue Judicial a reclamar el cuerpo del padre Danilo, que fue entregado pasadas las 15.30 horas.

No hubo velatorio ese día ni se dio a conocer la noticia hasta bien entrada la noche, cerca de las 23hs aproximadamente, a través de una cadena de emails.

El velatorio se realizó al día siguiente, viernes 7 de marzo, a las 12hs., de manera muy breve –sobre todo si se tiene en cuenta que era un sacerdote muy conocido y de “los mayores” de la región de Argentina- solamente una hora antes de la misa de exequias, celebrada en la iglesia del Pilar (Recoleta, Ciudad de Buenos Aires), a las 13hs., y a continuación fue el entierro en el cementerio de La Recoleta, a pocos metros del Pilar.

En la homilía de la misa de exequias, el Vicario Regional Mariano Fazio (a quien iba dirigida la nota del P. Danilo) dijo que «en la vida del Padre Danilo no estuvo ausente el sufrimiento. Dolores físicos y morales lo acompañaron a lo largo de su existencia. El Señor habrá sacado mucho bien de esos dolores, para él y para muchas almas» y recordó también que «en nuestra familia nos queremos con obras y de verdad».

Por la nota que dejó, como por el modo en que terminó la vida del padre Danilo, es posible dudar seriamente si de verdad recibió en su momento un tratamiento, el cuidado y el adecuado acompañamiento afectuoso, especialmente por parte de los superiores de la Prelatura.

El P. Mariano Fazio fue nombrado en Diciembre de 2014 Vicario General del Opus Dei y actualmente vive en Roma.

Informamos esto para que la Iglesia tome cartas en la situación y no haya más casos como el del padre Danilo en el Opus Dei.

Cada uno saque sus propias conclusiones.




Original