Cuadernos de Ruedo Ibérico/Reseña de Juan Martínez Alier

From Opus Dei info

Reseña de Juan Martínez Alier sobre el libro de Jesús Ynfante, La prodigiosa aventura del Opus Dei, Ruedo ibérico 31-32, 1971.

“Este libro está siendo con todo merecimiento la sensación del año en España, dirigido a un público, no precisamente proletario, que ya está un tanto aburrido de los treinta años de paz de camposanto y que piensa, un tanto alarmado, que la era de Franco está, por fin, acabando.

El autor pertenece la vieja tradición hispánica del más rabioso anticlericalismo. Un verdadero quemaiglesias andaluz. Es un placer leer las páginas que dedica, de paso, a los católicos progresistas.

Su idea básica, para interpretar la secta llamada Opus Dei –católicos no progresistas: profesionales, funcionarios, financieros, industriales y ministros- se consideraría como una de las ramas del fascismo español, que no ha sido realmente como los fascismos europeos sino más bien un producto ibérico que debería llamarse “clerical-autoritarismo”. La fórmula es un aporte importante. Las raíces de la personalidad autoritaria de los clerical-autoritarios españoles debe buscarse en la educación que recibieron de manos de la Iglesia, organización jerárquica. En las Constituciones del Opus Dei –por primera vez difundidas ampliamente, en forma de apéndice al libro que comentamos- hay verdaderas perlas del pensamiento jerárquico (y por tanto misógino) que engarzan, o pretenden engarzar, con tradiciones anteriores no ya al liberalismo del siglo XIX español sino a Carlos III. Por ejemplo, el presidente del Opus Dei debe ser hijo legítimo y, mientras los socios del Opus Dei deben dirigirse a la Virgen María llamándola sedes sapientiae, las socias han de conformarse con ancilla domini. Y es evidente que aunque el Opus Dei intente ahora disociarse de la represión antipopular que bajo el mando de Franco realizaron la Falange, el Ejército y la Iglesia a partir de 1936 –una matanza notable- el fundador del Opus Dei, Monseñor Escrivá de Balaguer, que pasó la guerra civil en Burgos, pertenece a la generación de concienzudos sacerdotes que asesinaron a cristazos a rojos y masones –figurativamente hablando, aunque no siempre.

Sin embargo después de disfrutar leyendo el libro de Ynfante, quedan algunas dudas. De un lado, no todos los fascistas españoles han sido clericales. De otro lado, más importante, no todos los afiliados del Opus Dei son clericales. Por supuesto que la lista de socios y simpatizantes que Ynfante incluye en su libro no es ni completa ni libre de errores.”

No quiero seguir sin un comentario, la palabra “afiliado” en este caso puede dar lugar a errores de interpretación. Si se interpreta como miembro efectivo del opus dei, esta página web ha demostrado fehacientemente que el opus dei es una organización clerical en la realidad de su gobierno y de su día a día, de arriba abajo, por mucho que lo quieran disfrazar. Ahora bien, si la palabra “afiliado” incluye a los cooperadores o simpatizantes, es decir, aquellas personas a las que el opus se acerca buscando “lavar su imagen” de sociedad autoritaria y sectaria, entonces es posible que haya incluso “ateos”, “judíos” y “protestantes”, hasta “musulmanes” entre sus “afiliados”. Cualquier individuo de las clases mencionadas no será clerical por definición, pero tampoco pertenece a la estructura dura del opus.

Otro comentario, seguro que en la lista de miembros que da Ynfante no hay una sola numeraria auxiliar, ni una agregada, ni siquiera numerarias ni supernumerarias. Y eso que sabemos el papel tan fundamental que el opus da a las mujeres como transmisoras de las “esencias”, del “espíritu de familia”, de la educación y cuidado de los hijos, futuros numerarios….etc. Por no decir aquello tan “lindo” que solía decir Escrivá de las auxiliares, ¿lo recordáis? Que le gustaría no haber sido el fundador, sino haber sido mujer para pitar como numeraria auxiliar… cuanta hipocresía. Ya, y pasarte la vida en una cocina, fregando, planchando y trabajando como una mula para gente a la que ni siquiera conoces, y a la que no se te deja querer, como se quieren las personas de verdad en una familia. Y por supuesto sin ver un duro de tu sueldo, porque los trámites ya los hace la secretaria del centro, en un lugar del libro de contabilidad escribe que te entrega tu sueldo y en la línea siguiente que tú lo entregas a la caja…pues eres una numeraria “comme il faut”, desprendida. Ya hay otros en el opus suficientemente prendidos al dinero.

Ya que sale el tema de las numerarias auxiliares, ¿alguien sabe cuando se maquinó el cambio de nomenclatura y cómo se justificó? Antes eran las “sirvientas” y las agregadas habían sido las “oblatas”. Lo que sí se mantuvo siempre es aquello de “nuestras hermanas pequeñas” para referirse a las auxiliares, ¡qué vergüenza me da todo esto! Es cierto que si ya de por sí el infantilismo se extiende entre muchas numerarias, entre las numerarias auxiliares es algo exagerado, como también algunas personas han explicado en esta página.

Pero sigo con la reseña:

“Dado que el Opus Dei es una sociedad secreta, es perfectamente razonable incluir esa lista que procede de informaciones fragmentarias, a veces de primera mano y a veces de segunda. Pero hay gente en esta lista, en la categoría de cooperadores por ejemplo, que aunque políticamente simpatizan con lo que la secta representa hoy en España, no son gente de misa. Ynfante hace constar, con razón, que para ser influyente dentro de la secta hay que ser de misa, pero que para ser considerado como simpatizante no hace falta. Pero no obstante, no todos los españoles que no son de misa podrían simpatizar con el Opus Dei, ni ser bien vistos por la secta. Por ejemplo, quienes sean socialistas. O quienes son falangistas de izquierda: es decir, fascistas anticlericales, nacionalistas castellanos, populistas, anticapitalistas, o por lo menos antiimperialistas, en política económica. Para dar un ejemplo concreto: el señor Estapé, que hoy ocupa un alto cargo político en el Plan de Desarrollo y que por tanto puede servir como tema de discusión pública, figura en la lista de simpatizantes. Evidentemente lo es. Pero no es en absoluto un clerical-autoritario. Es un hombre que más de una vez debe haber pensado que tuvo mala suerte en nacer en Port Bou y no en Cerbère y que hoy da el insólito espectáculo de un ampurdanés franquista. Si pudiera, no le hubiera importando ser liberal, Pero seguramente, como el franquismo ha durado tanto, ha tenido interés en convencerse de que para que España llegue de una vez a parecerse a Europa hace falta llegar a los famosos mil dólares de ingreso per capita (a precios de 1957, hay que suponer), lo que felizmente debería de coincidir, más o menos, con el fallecimiento del general Franco. Lo que hay que evitar es otra revolución de los pobres.”

“Y mientras tanto el liberalismo queda en suspenso. Ynfante no parece haberse dado cuenta que hay una burguesía así en España y que por ahora participa cada vez más del poder. El mundo occidental está ya lleno de liberales de este tipo –de ahí, lo que a mi juicio son exageraciones de Ynfante sobre la posible influencia que el Opus Dei puede adquirir en Norteamérica, o en Alemania, o en la Argentina. En España, el espíritu capitalista, el culto a la expansión económica y el liberalismo muy prudente –subordinado a las necesidades del capitalismo y a la represión contra las fuerzas revolucionarias, claro está- se ha encarnado últimamente en el Opus Dei, porque sólo podía vivir, tras la guerra civil, bajo un disfraz clerical-autoritario. El disfraz fue accidental. Por ejemplo, tras lo que pasó en España, hoy Cambó sería, si no miembro del Opus Dei –la puntualidad, el trabajo, ganar dinero, etc. son virtudes que en las regiones industriales se practican sin necesidad de que cuenten como méritos para la vida eterna-, por le menos simpatizante. Ynfante parece creer que la pelea en España se desarrolla todavía entre Olavide y la Inquisición.”

“En el libro de Ynfante yo echo de menos la consideración del Opus Dei, no sólo como una secta clerical autoritaria, sino también como el representante político, desde 1957, de los capitalistas españoles y de los capitalistas extranjeros en España –a pesar de algunos conflictos que siempre pueden existir entre representados y representantes. Aunque que los datos que da Ynfante sobre los negocios del Opus Dei tienen un gran interés, quizá le llevan a considerarlo como un grupo financiero. Su importancia, sin embargo, está sobre todo en la política económica que ha seguido en el gobierno, en pro de lo que se suponen ser el bien de los españoles.”

“Esa representación se adorna, por los interesados, con exagerados tintes de competente tecnocracia. Como Porfirio Díaz en 1910, Franco, también a los 78 años, está rodeado de “científicos”. En realidad, una exageración notoria: tecnócratas que se dejan embaucar por el señor Vilá de MATESA, y que se atribuyen el mérito del crecimiento de una economía que no podía menos que crecer, a base de la acumulación de capital realizada a expensas, evidentemente, de la clase obrera, y extraordinariamente favorecida por el turismo, las remesas de los emigrantes y el primer impacto de la inversión extranjera. La historia durará –como máximo- hasta que haya una crisis en el capitalismo mundial que, sin necesidad de ser muy grande, tendría gran repercusión en España.”

Ana Azanza, trascripción y comentarios.

Personal tools