Crecer para adentro/Amor a la Madre de Dios

From Opus Dei info
< Crecer para adentro
Revision as of 11:10, 13 May 2016 by Bruno (talk | contribs)
(diff) ← Older revision | Latest revision (diff) | Newer revision → (diff)
Jump to navigationJump to search

AMOR A LA MADRE DE DIOS (27-VI-1937)

J. M. Escrivá, fundador del Opus Dei


Vamos a contemplar en el Evangelio la figura de nuestra Madre, la Virgen. La vemos, primeramente, en Nazaret, entregada en las tareas de familia. San José, Custodio de Jesús y de María, es un fiel devoto de Nuestra Señora. Allí, la existencia de la Virgen se desarrolla normalmente, con entera naturalidad; no llama la atención ni con sus maneras, ni con su conducta.

Más tarde, la vemos intervenir en un acontecimiento de la vida de Jesús y provocar su primer milagro (128). Con ese prodigio de las bodas de Caná, se manifiesta la omnipotencia suplicante de la Virgen.

La encontramos, después, junto a la Cruz, de pie, sufriendo como mujer recia los tremendos dolores de Madre del Crucificado. Oímos las palabras de Jesús, que declaran para siempre su maternidad sobre todos nosotros: Mujer, he ahí a tu hijo (129).

¿Y después de la muerte del Salvador? María es la Reina de los Apóstoles; se encuentra en el Cenáculo y les acompaña en la recepción de Aquél que Cristo había prometido, del Paráclito (130); les anima en sus dudas, les ayuda a vencer los obstáculos que la flaqueza humana pone en su camino: es guía, luz y aliento de aquellos primeros cristianos (131), La veo, en fin, como español y aragonés, visitando al Apóstol Santiago y a sus siete compañeros y dejando, como recuerdo de su presencia, una columna de granito que está en el origen de una de las más antiguas iglesias marianas del mundo.

Los primeros cristianos, a los que hemos de acudir siempre como modelo, dieron un culto amoroso a la Virgen. En las pinturas de los tres primeros siglos del Cristianismo, que se conservan en las catacumbas romanas, se la contempla representada con el Niño en brazos. ¡Nunca les imitaremos bastante en esta devoción a la Santísima Virgen!

Nosotros, además, le estamos obligados muy especialmente. Nuestra Señora ha sido singularmente buena con la Obra, ha tenido con nosotros ternuras de madre. En momentos no de desaliento, pero sí de ansiedad, Ella se dignó mandar ayudas y consuelos extraordinarios. Y cada uno de nosotros, si repasa en su memoria, ¡cuántos favores y gracias encontrará, que le han venido por su intercesión! La consecuencia que hemos de sacar es clara: redoblar nuestro amor a la Madre de Dios, apoyarnos con más confianza en su poder, hacer más asiduo y atento nuestro trato con Ella.

Recordad que en la Obra tenemos tres grandes amores: el de Cristo, el de su Madre y el del Papa (132). Quisiera que, desde ahora, con motivo de esta charla, adquirieseis una costumbre -será una de nuestras Costumbres-, teniendo entendido que el no cumplirla no se puede considerar como pecado, ni venial, ni siquiera como falta. Pero el que la olvide lleva camino de no amar el buen espíritu. La Costumbre será ésta: rezar todos los días a Nuestra Señora tres Avemarías, de rodillas y con los brazos en cruz, siempre que sea posible, para que conceda el don de la pureza a todos los de la Obra.

Abandonaos, pues, más y más en nuestra Madre Santa María; confiad más y más en su auxilio. Haced el propósito de acudir a Ella, no sólo en los grandes peligros de la vida espiritual, sino en las luchas cotidianas con nuestro enemigo. Yo sé que con este propósito, aunque en el momento del trance os olvidéis de suplicarle, obtendréis sin embargo su ayuda.


(128). Cfr. Jn 2, 1-12.

(129). Jn 19, 26.

(130). Cfr. Hech 2, 1 ss.

(131). Cfr. Hech 1, 14.

(132). Lo había escrito ya en una Instrucción de 1934: ”Cristo; María. El Papa. ¿No acabamos de indicar, en tres palabras, los amores que compendian toda la fe católica” (Instrucción, 19-III-1934, n. 31)