Comment:¿Puede un Narcisista estar atraído por la vida sacerdotal? (2)

From Opus Dei info

(Difference between revisions)

213.60.84.126 (Talk)
(New page: No entiendo que haya gente que se pueda creer esto. Una cita de Carandel (que tío más miserable, que en paz descanse), la del chofer del Cádillac uniformado, no va nada con la personali...)
Next diff →

Current revision

No entiendo que haya gente que se pueda creer esto. Una cita de Carandel (que tío más miserable, que en paz descanse), la del chofer del Cádillac uniformado, no va nada con la personalidad del Padre, es directamente inventada.

Otras cosas, son las mismas que yo sé, pero interpretadas maliciosamente. Pongo un ejemplo: la llamada Procura. Es una zona de la casa de Bruno Buozzi para recibir; naturalmente podemos decir "para recibir Cardenales" y así queda mejor. (Me viene a la cabeza un juego de tazas finísimo que tenía mi madre en casa y que decía: "Este lo estrenaremos cuando venga un Obispo". Naturalmente nunca vino ningún Obispo a merendar). Sigo con la Procura. En el tiempo que estuve en Roma nunca entré allí. Yo trabajé un año en mantenimiento. Me dijeron que estaba cerrada porque había quedado demasiado lujosa. Bueno, pues ya está, no me hice ningún problema de ello. Sí Carandel, o sí fulano, o sí mengano. ¿Por qué? Pues depende de la intención que cada uno tenga: denigrar o bien presumir la veracidad y buena intención del que te habla. También he visto habitaciones con tres literas y sin colcha en las camas, pero eso no es nada novelesco. También he escuchado a Carandel en La Clave decir que nuestro Padre era 'refinado'. Quería decir 'afeminado' pero no se atrevió. Era justo lo contrario del carácter de nuestro Padre, que yo nunca he considerado demasiado cariñoso, aunque sé que quería mucho a la gente, pero sin blandenguerías.

Sí he estado, sin embargo, en el dormitorio del Padre y puedo asegurar que es exactamente como se ha dicho: Una especie de ensanchamiento de un pasillo, con salida por ambas partes y luz por uno de los extremos, con un acondicionador de aire de estos antiguos bajo la ventana estrecha que da al patio o 'cortile', y, junto a la pared, a un lado de la cama, una mesa recia y oscura de estilo castellano. Por cierto, que él pidió que todo ello se usara cuando él faltara, que no hicieran la tontería de hacer de eso un museo. Muy poco narcisista y estoy seguro que muy doloroso para los que han venido después.

Me quedo con la última frase, que es una perla y un ejemplo perfecto de cómo se pueden retorcer las cosas. Recuerdo haberla escuchado en alguna tertulia -naturalmente podemos decir que con 'aristócratas' y así queda mucho más entonada la cosa-. La frase entera dice algo así como esto: "Ha pasado el tiempo de dar ropa usada y perras gordas, es tiempo de dar la vida y el corazón". La frase es una preciosidad, por supuesto es verdadera y hasta coincide con el primer mandamiento de la Ley de Dios, ¡que casualidad! Las 'perras gordas' eran las antiguas monedas de diez céntimos de peseta.

No vale la pena darle vueltas a estas cosas y menos con fuentes informativas como Carandel, que naturalmente habla de oídas, ya que él nunca fue testigo de lo que afirma.

JUAN.

Personal tools