Carta a nuestr@ hij@ numerario

From Opus Dei info
Jump to navigation Jump to search
The printable version is no longer supported and may have rendering errors. Please update your browser bookmarks and please use the default browser print function instead.

Por Pentagruel, 15.12.2010


Hij@ mi@: sé que llevas cuatro años en el Opus Dei y que a menudo debes pensar (o quizá sería mejor decir: te hacen pensar) que este es el mejor camino para llegar a Dios, aspiración de toda alma terrena. Debes pensar o así te lo dicen. que este camino es seguro de salvación. Està claro que, si fueras libre, podrías pensar tal cosa, pero no lo eres. ¿Tu vocación sincera y noble ha sido contaminada por lo que “ellos” vieron? y te dijeron un día. Dios no llama así a las almas. Tu falta de libertad interfiere gravemente en tu percepción de la bondad del camino elegido. ¿Sabes aquella frase, algo lapidaria pero cierta a todas luces: “Hay árboles que no dejan ver el bosque” Así es como estàs tu hij@...

Tú no conocías para nada el Opus Dei y ya hacías tareas muy apostólicas y gratas en la parroquia de tu barrio tal como la de monaguillo, un monaguillo, alegre, descomplicado, sincero, claro, espontáneo. Tu no conocías al O.D para nada y tu abuela (qepd) ya te enseñó las primeres oraciones antes de que andaras y articularas palabra alguna. Tu no conocías al O.D para nada y en tu casa ya tenías una imagen de la Virgen en cada estancia, incluso más de una. Tu no conocías el O.D. para nada y vivías el camino de la fe en el seno de una família cristiana: padre, madre, hermanos. Tu no conocías al O.D para nada y eras un muchacho cariñoso, alegre, risueño, que se partía de risa ante cualquier evento. Tu no conocías al O.D para nada y no habías manifestado jamás signos de enfermedad alguna. Tu no conocías al O.D para nada y tus notas, desde que empezaste el colegio hasta la selectividad, fueron las mejores de un colegio de 1400 alumnos que no era del O.D.

Tu no conocías al O.D para nada y has visto enfermar a tu padre y a tu madre. Los querías con locura. Querías a tus hermanos, incluso a tu hermano discapacitado. Tu no conocías al O.D. para nada y viajábamos juntos los veranos, pasándotelo bomba, asistiendo a misa diaria y teniendo al Señor siempre presente. Los viajes fueron por toda Europa, y en cada país nos reíamos buscando a veces con dificultad, iglesias católicas para assistir a la santa misa y recibir al Señor! Que simplicidad! Qué amor! Qué cariño! Tu no conocías al O.D. para nada y eras un muy buen cristiano lleno de AMOR y ALEGRÍA, viviendo una fe sencilla tal como Jesús de Nazaret nos enseñó.

Al nacer tu, obviamente tu no conocías al O.D. para nada y el Señor imprimió en ti un signo inequívoco de CRISTIANO. Él te hizo crecer en la fe poco a poco, utilizando como humildes instrumentos a tus padres, hermanos y abuelos. Tu abuela tuvo un decisivo papel en tu gran fe. Viste en ella la imagen de la Virgen, viste la perseverancia. Ella, llevándotelo de parte del Señor, te fue mostrando poco a poco con su ejemplo de sencillez y humildad, el verdadero camino de vida cristiana, hasta tal extremo que lo imprimió en el momento de su muerte.

Tu conociste al O.D. y DEJASTE de ser alegre. Te volviste arisco con tu família que pasó a NO ser buena para ti. El CRISTIANISMO de tu família ya no valia porqué no era del O.D. Te rompiste de tal manera (tu evidentemente no te dabas cuenta, pues estabas del todo manipulado y lo sigues estando) que repetías hasta la saciedad: “SOY LIBRE” “SOY LIBÉRRIMO” Puedo hacer lo que me de la gana, y emparándote en esta vaga expresión dejaste de venir a TU casa. Siempre decías que no venías porque no te daba la gana y no porque nadie te lo mandara. Decías: “a mi nadie me lo manda”

En el centro de estudios lo pasaste fatal, aunque jamás lo reconociste, pues el reconocerlo sería de “MAL ESPÍRITU”. De tus labios han salido las palabras que te han dicho que nos digas: “Que ya no somos tu família” En tu cara solo podemos ver tristeza y angustia. Aquella enfermedad que permanecía oculta, al poner al límite tu cuerpo, en el Centro de estudios, apareció. Tus calificaciones, antes inmejorables, ahora están en una banda bastante inferior.

Hij@ mi@ tu no te das cuenta pues tienes en mente las palabras últimas de tus directores diciéndote que nosotros somos el demonio, pero en realidad SOMOS TU ÚNICA Y VERDADERA FAMILIA. Fijate si es grande este don que ningún político ha podido ni podrà nunca cambiarlo. ¿Y tu crees en persones que se dicen cristianas y que apelan a una família fuera de la TUYA? El supuesto mal espíritu del que te hablan está INVENTADO, TRAMADO, ESCRITO, HABLADO, URDIDO. Existen en el Consejo local y en la Delegación escritos recopilando todas tus charlas, confidencias, tu perfil así como el nuestro, pues tus directores así lo hacen en ares a la mal llamada virtud de la obediència a la que están sometidos. Imagínate que trabajo tan rastrero! Hij@ mi@ busca en la Sagrada Biblia: ¿Dónde Jesucristo escribió que ser cristiano tiene algo que ver en lo que tu te has convertido?

En casa te queremos y MUCHO. Bien lo sabes si sabes escuchar nuestro corazón. Te hemos ayudado en todo. NO puedes pretender que nosotros sigamos tus reglas, que no son tuyas sino inventades y no son cristianas. Nosotros estamos en el cristianismo del Amor y no del temor.

Tu abuela siempre decía que “el Opus Dei separa a las familias” Ella era una muy buena cristiana, me atrevería a decir una santa. Pues hay que matizar: el O.D. ha hecho que toda tu família de sangre esté mucho más unida y que su corazón està mucho más abierto para que el espíritu Santo nos ilumine y nos guie. Y como decía tu abuela, es a ti a quien el Opus Dei ha separado de nosotros. Te han arrancado de tu família y te han transformado en un “separatista” Sabes bien a lo que me refiero.

Tenemos todos mucha pena por ti porqué, en realidad tu eres la víctima de la situación. Cuando nos repites hasta la saciedad que eres libre: ¡Tenemos tanta pena!... Te decimos: te queremos más que antes! Rezamos para que la Virgen, único Sagrario viviente interceda ante el Señor para que veas la luz. Por favor: sé un buen cristiano según la doctrina de Jesucristo.

De la misma forma que hemos abierto nuestro corazón, bien sabes que también la puerta de casa está y estará siempre abierta y te recibiremos con grandísima alegria. Nuestras actuales lágrimas las ofrecemos al Señor para que te de fuerzas a ti y a nosotros a volver a encauzar a esta família cristiana destrozada por el Opus Dei, para que nos traiga de regalo de Navidad, una estrella que brille, como brillaba tu cara antes de ser del O.D. Este es el regalo de Navidad que queremos: a ti.

Nunca olvides que la ÚNICA Y VERDADERA ESCUELA DE AMOR es la família. ¡CONTEMPLA LA FAMILIA DE NAZARET!

Tampoco olvides que quien salva o condena a cada ser humano es él mismo según se comporte con el Dios que lo ha creado. Dios es misericordioso, es todo amor. Nadie más tiene potestad para eso y es una grave falta que alguien más se la atribuya. Esta soberbia es sólamente propia del demonio.

Pregúntate delante del Sagrario, tu solo: ¿son el demonio mis padres, que, con todas sus flaquezas pero con todo su cariño me han educado en el amor de Dios y no en el temor?

Tu família que te quiere.



Original