Sobre llevar o no a un niño a un colegio del Opus Dei

From Opus Dei info
Jump to navigationJump to search

Autor: Rodrigo, Costa Rica, 13-2-2003


Solo deseo transmitir un testimonio que puede servir, de alguien que vivió en carne propia la educación de un colegio del opus dei.

En Costa Rica el colegio de hombres se llama Yorkin y mis padres escucharon de él, poco tiempo después de ser inaugurado gracias a un sacerdote de la obra. Como recién estaba terminando mi educación primaria, consideraron que lo mejor era que yo disfrutara de todos los beneficios de prestigio y calidad que pregonaban. Ademas la formación espiritual les parecía un complemento perfecto para mi futuro.

Tengo que aclarar que mis padres no conocían en absoluto de la obra, sin embargo siempre se habían distinguido por colaborar con la Iglesia y mas que nada con cualquier institución en la que nosotros -sus hijos- nos viéramos involucrados.

Finalmente se tomó la decisión y me matricularon en este colegio. Empecé a formar mi grupo de amigos, conocer a los docentes, me fue asignado un "preceptor" (orientador personal relacionado con el Opus Dei) y pues en general empecé mi curso lectivo con buenas calificaciones.

Poco a poco mi perfil fue convirtiéndose en el idóneo para ser un candidato a numerario. Reconozco que hasta hace unos años he visto este tema con esta perspectiva, ya que en esa época era muy joven e inocente.

En ese entonces llegué a ser el segundo en calificaciones de mi clase en muy poco tiempo (el primero es del opus dei hasta ahora), tenía yo una facilidad bastante grande para hacer amigos, mis padres gozaban de un matrimonio ejemplar, mi padre era un exitoso empresario y todos en mi familia eran católicos. Estos son los ingredientes para hacer "nacer" una vocación.

Como tanto otros testimonios que han sido publicados en este web, empecé a formar parte del opus a mis 14 años y medio. La casa de mis padres se convirtió en un hotel de paso, la relación fraternal con mi hermana desapareció, mis padres dejaron de ser mis amigos y mi mundo empezó a girar en torno a Escrivá y sus "enseñanzas".

Sin lugar a dudas recomiendo que busquen otra alternativa. Existen mucho colegios de prestigio en donde un niño podrá dedicarse exclusivamente al estudio, sin tener que verse en la encrucijada de tener que decidir que va ha hacer con su vida en el futuro. Es ridículo que un niño se vea presionado a tomar una decisión tan importante sin haber vivido lo suficiente. Es injusto que personas con mayor experiencia y preparación, presionen sicológicamente a un niño en torno a lo que tiene que hacer para no perder la "gracia".

El "gancho" del prestigio es muchas veces solo un señuelo para los padres. La verdadera razón de ser de todos esos colegios y escuelas es la búsqueda de candidatos para su organización. Todos aquellos que se salgan del perfil, es decir, los hijos de padres divorciados, estudiantes deficientes, enfermos o discapacitados, de religión diferente a la católica o de origen humilde; pasarán a ser los más descuidados por la organización.

Como comenté al principio, nada de esto me lo imaginé, lo soñé o me lo han contado. Yo lo viví muchos años mientras estuve allí y fui testigo de lo que allí se hacía una vez que yo estaba en la universidad. Lógicamente podría contar más cosas con detalle pero creo que esto será suficiente para hacerse una idea.


Original