Una auxiliar confusa

From Opus Dei info
Jump to navigation Jump to search

Por Carolina, 13.07.2007


Hola a todos, os escribo porque me gustaría que alguien me aconsejara sobre lo que debo hacer. Os cuento mi historia.

Conocí la Obra con 17 años y desde el primer momento sentí que era mi sitio, pité como numeraria auxiliar 6 meses después de frecuentar un centro, han pasado cinco años y ayer hizo dos meses. Hice el centro de estudios y aunque tuve unas pocas dudas, era feliz. El problema comenzó cuando salí, hace dos años. Estudio enfermería en Guadalajara, lo que me obliga a llevar un horario muy exigente, pero eso no me importó; el problema fue al llegar al nuevo centro, la secretaria me dijo que estaba debiendo (cosa de lo que nadie me había informado antes, y yo no tengo un duro) y que debía trabajar de 8 a 10 de la noche.

Yo salia de casa a las 6 de la mañana y volvía a las 7:45, con lo que llegaba y tenia que trabajar, no cenaba con las demás y en cuanto acababa de trabajar me iba a rezar, con lo que muchas veces ni cenaba, y luego a la cama porque necesitaba dormir. Así duré tres meses, luego tuve que acudir a la de auxiliares de la delegación porque no me hacían caso en mi casa. Se decidió que dejara de trabajar y me quedara entre semana en un centro de numerarias en Guada. La cosa iba bien, pero dos auxiliares y la secretaria se dedicaron a hacerme la vida imposible, pero esto ya os lo contaré otro día; el caso es que tras un año y 3 meses en esa casa y tras la intercesión de una directora, me cambiaron al centro en el que estoy ahora.

Pero duró 2 semanas, a las dos semanas me informaron que debido a mi falta de dinero, no poder trabajar en la administración y por haber pedido ayuda para mis padres que pasaban por un mal momento económico, la dele decidió que me fuera a vivir a casa de mis padres hasta que acabara la carrera; en un primer momento me lo tomé bien, pero poco a poco fui siendo desplazada y cuando dejé ver mi enfado y dije lo que pensaba me apartaron aún mas diciéndome que si pensaba así a lo mejor es que no entendía bien el espíritu de casa (al que yo apelaba ante lo que me parecía que se estaba haciendo mal conmigo y con las chicas de fuera). Tras tres meses de pelea decidí cambiar de actitud y volver a ser un encanto, y llevo así 5 meses, pero diciendo siempre lo que opinaba y denunciando lo que veía que estaba mal. Pues el lunes de esta semana me he enterado, tras preguntar a mi directora, que ha planteado a la delegación que no puedo con mi vocación y que debo irme.

Hoy me dan la respuesta. tengo ganas de decirles de todo, pero también me destroza porque estoy convencida de que tengo vocación y que puedo hacer mucho bien. no se qué hacer, me han dicho que si la repuesta es que debo irme (99% de posibilidades) y no quiero esperar al 19 de marzo próximo, debo escribir al padre, que puedo seguir frecuentando el centro y todo lo que se suele decir (cosas que no haré),todas están sorprendidas de mi reacción, pero tras irme a casa de mis padres y que me quitaran la habitación y guardaran todas mis cosas en cajas me lo olía.

El caso es que no sé que hacer, ni como actuar. agradecería que alguien me ayudara y me aconsejara.

Gracias por todo,

Carolina




Hola a todos,

ya está, todas las directoras me han "aconsejado" que me fuera, con lo que he pedido la dispensa al padre en una carta, en la que he contado lo ocurrido y he expresado mi opinión sobre el tema, y estoy en casa de mis padres con las maletas aún sin deshacer. Todavía no tengo la dispensa y no se qué va a ser de mi vida, pero creo que voy a empezar a hacer vida normal aun sin ella.

De momento les he mandado un poco a paseo: querían que siguiera yendo al circulo y los medios de formación hasta que me llegara la dispensa; pero me ha parecido una tontería alargar lo inevitable y seguir como si no ocurriera nada, así que les he dicho que no, que esto lo decidieron ellas y que no voy a seguir así.

La verdad es que no sé que pensar, no sé si estar feliz o llorar como la magdalena, así que espero que me ayudéis a superar esto. Gracias,

Carolina, 16.07.2007




Escribí la carta al prelado y puse todo lo que pensaba, además, he hecho una fotocopia, por si acaso. Aun así, han seguido llamándome y enviando sms en plan buen rollito (a lo que, como ya les avisé, no voy a responder) y después de escribir, me llaman para decirme que firmé solo con el nombre y que teníamos que vernos de nuevo para que firmara con los apellidos.

No les hice caso hasta que me harté y quede con ellas en la puerta de mi casa y firmé; me ha fastidiado que leyeran la carta que escribí, no porque pusiera cosas que no supieran, ya que suelo ser bastante sincera, sino porque cuando les pregunté si habían leído la carta me dijeron "no me dijiste que no lo hiciera" a lo que contesté que eso seguía siendo mi intimidad, lo que me hace pensar cuantas veces lo habrán hecho...

Bueno, el caso es que quería deciros que aunque hay momentos en los que me desespero, lo estoy llevando bastante bien y vuestro apoyo ha sido importante. Y siguiendo un de los consejos que me habéis enviado, me voy esta noche unos días, cuando vuelva os contaré algunas cosas que viví para enriquecer aun más los testimonios ya existentes. para que todo el que entre en la página tenga el máximo de información sobre lo que vivimos dentro.

Ah! por cierto, aunque estoy como carolina, mi nombre real es Vessna, por si algún día os conozco a algun@. Carolina es mi segundo nombre y creo que resulta más facil.

Carolina (Vessna), 23.07.2007


Original