Un tema importante para desenmascarar la opus: la afectividad

From Opus Dei info
Jump to navigation Jump to search

Por Australopitecus, 9.02.2009


Estos dias con la pelicula Camino -que ya vi- vuelvo a pensar en la soledad afectiva que se experimenta en la obra y que es una de esas realidades que se tapan con consignas mentirosas -con el mismo mecanismo que explica E.B.E. en su ultimo escrito "Los daños del Opus Dei: La Mentira"-. Pero la realidad es que en la opusdei es difícil experimentar cariño verdadero, hay muchos obstáculos que lo impiden:

  1. La prohibición de tratar de temas personales con nuestros "hermanos", solo se vale hablar de temas mas impersonales como el fútbol, la política -sin exceso- y lo maravillosa que es la obra y nuestro amadisimo fundador...
  2. La obra trata de que uno sustituya todas sus relaciones afectivas por relaciones afectivas respecto a la obra, a dios de un modo angelical, al prelado del opus y al san fundador. Aparentemente quien tiene a San Josemaria como padre, no necesita ningun vinculo afectivo con nadie que pueda ver y tocar en su ambiente profesional, social y/o educativo.
  3. Respecto a la relación "especialisima" que toda persona del opus dei tiene con su prelado (llamado el padre) llama la atención la frialdad de esta. La comunicación con el padre se reduce para el opusiano normal a leer la genérica carta mensual, a veces el prelado envía una carta "personal" a alguno mas enchufado (por antiguedad, o por los $ervicio$ prestados a la institución), pero aun en esos casos la susodicha carta es conservada en la comisión y al interesado solo le llega una fotocopia y a veces incluso se la leen sin darle copia. Super extraño, esto del cariño en el opus dei es cosa imposible, son (eramos) unos desgraciados. No lo se yo hubiera apreciado que el prelado si bien no tiene tiempo para escribirle a todos, le escribiera por lo menos a personas que están mas necesitadas sin importar el rango y que las "cartas" no fueran coleccionables de proceso de canonización, que fueran cartas privadas, personales en las que se respondiera a algo que uno le hubiera escrito a ese señor. Una carta verdaderamente personalizada se cierra para que solo el interesado la lea y si lo desea comunique su contenido a los demás.
  4. A veces se aprovecha la dependencia afectiva armada artificialmente por el prelado para exigir mas apostolado y captación de donaciones. Se interpreta como falta de cariño al "padre" y falta de sacrificio cualquier bajón en las estadísticas de apostolado que la obra acumula por montones (que hasta cuentan el numero de confesiones de los sacerdotes C69).
  5. Las relaciones humanas dentro de la obra son a veces una corona de espinas para todos, uno sufre en carne propia la crueldad de quienes se erigen en jueces del rendimiento apostólico de los demás, de las pullas, de las burlas al que no resulta muy sociable y por lo tanto poco proselitista.
  6. Uno conoce numerarios que son unos auténticos reprimidos sentimentalmente y que tienen una pinta exterior de cascarrabias que luego te acercas y tienen buen corazón. Pero es que la prohibición de tener "amistades particulares" es una tara que es difícil de quitar. Lo irónico es que uno justifica la apariencia de cascarrabias pensando que esa persona tiene un gran amor de dios que le lleva a ser exigente y a ser frio con los demas para no apegarse al prójimo, y somos una familia muy normal (cf. mr jones). Es una pena ver a una persona que hubiera sido un tipo de buen carácter fingiendo y luego adquiriendo una personalidad amargada por "amor de dios".

Evidentemente estas lineas se dirigen mas a los que están dentro y tienen miedo a aceptar que su problema afectivo no es culpa de su falta de cariño, es mas bien que el cariño verdadero no se rige por la necesidad de conservar una apariencia exterior de unidad y armonia. Hay que dejar las apariencias, pero para dejarlas es necesario salir de la obra.

Para los que estamos fuera la tarea es reconstruir esa capacidad humana de establecer vínculos mas profundos con las personas que se tiene a su alrededor. Es un aprendizaje duro, un arte en palabras de E. Fromm ("El arte de amar", cf. libro que esta en la sección recursos). Pero esa tarea ¡si vale la pena!.

Pero el primer paso es salir exterior e interiormente de la obra y sus ganas de aparentar lo que no se es.

Australopitecus


ps. por supuesto la película de Fesser toca esto a fondo, no hay que desaprovechar la oportunidad para subrayar esto.



Original