Te has ido ergo te has equivocado

From Opus Dei info
Jump to navigation Jump to search

Por Manix, 21.07.2006


Os escribo para incidir con un tema que he leído en algunos testimonios (no estoy seguro pero creo que en un mail de EBE). Sobre lo machacones que pueden llegar a ser una vez que te has ido en intentar que reconozcas que tenias vocación y que la tiraste. Están buscando tener razón y nada mas, me pregunto ¿en que te puede ayudar esto? Si uno ha sido numerario y se ha ido, incluso si hubiera algún caso en el que se hubiera equivocado de que sirve el machacarlo para que “reconozca “ que ha actuado mal, ¿acaso podría volver? la respuesta es no. Lo único que quieren es seguir en el camino de la verdad absoluta, quieren auto-convencerse de su propia infalibilidad en los temas de vocación. Tienen que conseguir esto a toda costa, sin importar que para esto deban destrozar a una ( o mil) persona. Ya que ¿Qué mayor prueba de infalibilidad hay sino que la propia persona que te ha dicho que no tenias razón te reconozca arrepentida y llorando (eso es lo que les gustaría) que se ha equivocado?. Y si lo consiguen ¿Cuál es el procedimiento a seguir? ¿Decirles que se jodan?¿que no hay marcha atrás? Francamente no entiendo que utilidad espiritual o moral puede tener este ejercicio.

Mi experiencia personal en esta insistencia en tu “gran equivocación” fue cuando aproximadamente un año después de la Huida (yo soy de los cobardes que tiro la maleta por la ventana a un amigo que esperaba fuera con el coche arrancado y desapareció dejando una nota al director ya que no me veía con fuerzas de que me convencieran otra vez, pero eso es otra historia para otro día) se me propuso con gran cordialidad que asistiera a un curso de retiro para poner un poco en orden mi vida espiritual. Todavía ingenuo en estas lides accedí sin mayor problema ya que era consciente que al haber sido numerario ya, no era posible volver a serlo, con lo cual no iban a hablarme de pitar ni nada de eso. (Un inciso, cuando deje de ser numerario al no renovar el 19 de marzo y ya pensaba que la pesadilla y las presiones habían terminado, apareció por mi casa -la de mis padres según ellos- un director el día 21 de marzo y me dijo que aun estaba a tiempo de renovar ya que si lo hacia pedirían una dispensa. Le dije que no que muchas gracias, pero me costo mucho ya que cuando pensé que todo ha terminado, que la lucha y presiones habían acabado y por fin había salido victorioso resulta que no, que sacan la chistera y…….. dispensa y a seguir. Desde luego que inflexible es el OD cuando te tienen con la voluntad doblegada y luego flexibles como las cañas cuando te pueden perder). Bueno como estaba contando no pensaba que la asistencia a un retiro (era retiro de San Rafael ya que yo tenia 20 o 21 años) no suponía que me volvieran a hablar de volver a ser numerario ya que había pasado un año y yo creo que era mucho tiempo y que ni dispensa ni leches (aunque quien sabe…. ¿alguien conoce algún caso de pitar dos veces de numerario? complicado pero ……).

Recortando un poco el tema dije que si, que me vendría bien. Yo por aquel entonces pensaba que podía volver a tener una relación cordial con los centros y la dirección espiritual del OD, y así lo pareció, ya que volví a aparecer en par de ocasiones por el centro en el que pite y estaba dispuesto a retomar contacto. Cuando asistí al retiro, este se convirtió en un infierno, en un despropósito, el director (el mismo que me invito) me cogia por banda cada hora y me intentaba hacer reconocer que había cometido un error cuando tire mi vocación de numerario. Yo le dije insistentemente que me daba igual, que no quería ni planteármelo, que había asistido al retiro a mirar para delante y que el pasarse todo el retiro analizando datos pasados era un ejercicio ridículo.. Además me decía que si reconocía mi culpa, quizás dentro de unos años podría ser supernumerario. Tengo que decir que antes de salir de la obra, durante los últimos 6 meses insistí mucho a los directores en que no podía seguir viviendo como numerario y que quizá mi vocación era de supernumerario. Muchos entenderéis esto ya que al principio de la crisis uno nunca quiere creer que no tenga vocación al Opus y lo intenta arreglar de cualquier modo. Yo le decía que esa solución me hubiera valido quizás cuando era numerario y así lo pedía, y que en este momento de mi vida ni me planteaba ser supernumerario. Cuando me insistía en que tenia que reconocer el error y confesarme, yo respondía que a mi siempre me habían enseñado en el OD que yo no tenia votos y además como no renové el 19 de marzo no había hecho nada mal ni cometido ningún pecado que confesar. A lo que el aducía que no era pecado pero era una falta de amor muy grave. Parece ser que el OD ha inventado algo peor que un pecado mortal, la “falta de amor grave” (teólogos y padres de la iglesia temblad).

Podría seguir con los argumentos ridículos con los que me amargaron el primer día y medio de retiro. Sufrí una regresión de un año, por culpa de mi buena fe respecto al OD, volvía a esta sumergido en la misma piscina de lodo del año anterior. Hasta que dije; ¡basta!. Se da la circunstancia de que esta casa (no me acuerdo cual era, han sido muchas) estaba, como es habitual, muy retirada, aun así me llegue a plantear coger mi bolsa e irme andando, todo menos seguir aguantando al pesao ese. Pues eso que como era el director el que me daba la brasa me fui a hablar con el sacerdote y le dije que o me quitaba a la mosca cojonera de encima o cogia y me iba andando si era preciso. Dicho y hecho, el susodicho director me dejo en paz y pude hacer el retiro completamente ignorado por la dirección (mejor eso que lo otro ¿no?).

Como no reconocí mi supuesto fallo y no seguí el guión no me llamaron de nuevo así que ignoro sus planes si hubiera accedido, o cual hubiera sido mi nueva vocación. De todas maneras y hasta la fecha no he vuelto asistir a un centro de la obra ni se me ha vuelto a invitar no lo he necesitado hasta ahora, incluso puedo decir con certeza a no equivocarme que en mi caso y dentro de lo razonable y de la circunstancias de la vida me considero una persona bastante feliz y desde luego mucho más de lo que fui en el OD, especialmente en mis últimos tiempos.

Respecto al comentario a mi anterior aportación de Isabel Nath, tengo que darle la razón en que “Cada persona tiene su 'tempo', y debe saber administrarlo y quemar etapas a su propio ritmo”. Esto es indudable y hacer generalizaciones sobre como llevar mejor la salida de la obra es siempre difícil ya que cada persona es un mundo. Respecto a si hemos sufrido ridiculeces o barbaridades, yo creo que los dos conceptos aplican, ya que muchas de las barbaridades que hemos sufrido son ridículas y que si las piensas ahora mueven a la risa (de acuerdo en su día a las lagrimas), es decir no son conceptos excluyentes, mas bien es la manera que tiene de expresar cada uno sus vivencias. En mi caso la mejor terapia es la banalizacion de mi experiencia personal. Eso no quiere decir que sea tonto y no me de cuenta que son temas muy graves. Lo que quiero decir es que cada uno con su medicina que aspirina para todos, eso si que no. Que a gente le ayuda el bromear sobre lo pasado, pues perfecto, que otros prefieren rememorar sufrimiento y desahogarse; pues perfecto también. Gracias a Dios en esta WEB se respeta la diversidad y los distintos puntos de vista.

De todas formas gracias por tu comentario que como he dicho antes tienes razón en todo y quizás has malinterpretado (o no me he explicado bien) lo que quería decir.



Original