Sobre la amistad y los amigos

From Opus Dei info
Jump to navigation Jump to search

Por Pitufo, 21 de septiembre de 2005


Muchas veces al leer la web pienso: tendría que comentar esto o aquello, preguntar lo otro.... tantas cosas! Al final, por falta de tiempo, de capacidad literaria o lo que sea no llego y lo dejo. Hasta leer el correo de Prelaturator el día 19.09.2005 y una frase mas, así, del montón de frases que se trae el correo y que me toco tanto el alma que esta vez si que no puedo. Quizá sea sensible, o de las que leen en los contratos todo, también lo escrito en letra pequeña, aunque no creo que en este caso me haya fijado en algo sin importancia. Y no es porque lo digas concretamente con tu correo, algo así como una ocurrencia tuya propia, sino porque es frase de esas que oyes años y años en meditaciones, charlas, comentarios de carta y que se yo que mas cosas, y a pesar de repetirla hasta la saciedad -nos cuentas incluso que la oíste de otra persona "de cargo" en una tertulia- decía, una frase que no a fuerza de repetirla llega a ser verdad, ni a parecérsele.

Dices: "El Numerario es el mejor amigo de sus amigos. No sabéis la suerte que tiene una persona si tiene un amigo que es de Casa, porque les encomienda…” Y tan tranquilo te quedas.

Pues no, mira que no. Y no me vengas con que mi experiencia, la mía personal, no es precedente para todo lo que pueda pasar en la cosa magnifica a la que se pertenece. Habrá muchos que no se enteren, habrá muchos mas que se salten a la torera lo que se pide de espíritu a una persona que se ha entregado a una cosa que cree muy buena, habrá quien se rebele y viva las cosas de otra manera, pero no es lo que se pide (te acuerdas? la orden mas fuerte es un por favor?) lo que se exige, como se forma y lo que se espera de un numerario con respecto a sus amigos.

Me explico. Primero se habla de apostolado de amistad y confidencia. De amistad, creéme, muy poco, por decir nada. Confidencia? Se entiende, que el/ella (elegir solo la opción de tu sexo propio, ya sabes, amigos del sexo opuesto cosa mas pegajosa que la pez) sea confidente contigo, nunca tu con el. O te imaginas contarle a un amigo que qué rollo la cuenta de gastos, que pesada la corrección fraterna ridícula que te acaban de hacer, que incompetente la directora que han puesto en tu centro, que vacías de contenido las meditaciones.... y tantas cosas mas que hacen el día a día en tu vida en el pantano en el que te encuentras y que no puedes compartir. Muchas veces, porque te tratarían de demente y muchas mas porque de esas cosas simplemente no se habla. Claro que puedes (y debes!) hablar de tu vida en el pantano con tus amig@s, pero siempre dejando bien parada a esa, tu "madre guapa" (?), arrastrando con tu ejemplo (?) o simplemente pidiendo dinero para apoyar no se queé gestión apostólica, que vamos....

Después te das cuenta que lo de confidencia, tampoco nada, que viene aquello de que el apostolado es "personal y dirigido", o sea que semana a semana en tu charla cuentas adelantos y penas de tus amigos, para que te den consejo sobre ellos y "dirigir" ese apostolado. Y te lo digo con conocimiento de causa, que en la charla estaba sentada yo de los dos lados, haciendo la mía y recibiendo la de otras. Y sabes que el tema apostólico se trata de manera exhaustiva: la lista de amigas, el plan apostólico diario, iniciativas personales para llegar a mas gente..... Mira, yo en mis 17 años de vida en el pantano traté tanto de dirigir a la gente a Dios, que me desconcertaba mucho que en la práctica era dirigirlas hacia la directora. Me explico. Cuando una amiga mía estaba "a punto" pues la directora de turno hablaba conmigo y me decía "mira, le dices que a partir de ahora hable conmigo, o con una persona determinada", explicándome que como estaba dispuesta a entregarse, pues que este era el primer paso, entregar la amistad que nos unía. Y después te soltaban esa tontería: que el que esa amiga pitase consolidaría nuestra amistad. Que mucho mas unidas como hermanas que antes como amigas. Y de pronto, a no hablar nada mas personal con ella, sabes, a fomentar la unidad con las directoras y a evitar todo aquello que sea o pueda llegar a parecerse a una "amistad personal", que no, que no va. Y no te hablo de una, te hablo de montones, que en 17 años se conoce a mucha gente. Y no te digo tampoco que lo hayan hecho conmigo, es vida, yo también lo hice en función de los cargos de gobiernos que se me confiaron!

Un numerario que se incorpora joven a la obra, como en mi caso, pierde los pocos amigos que tenía, o porque no quieren tener nada que ver con el asunto, o porque si, pero a partir del día que escriben la carta dejan de ser tus amigos en el sentido más estricto de la palabra.

De las experiencias de amistad entre "tus hermanos" ya se ha hablado mucho en esta web, sabes que no esta bien, nada de apegos(?) en el corazón, vaciar el corazón de afectos personales para que Dios tenga mas sitio. Es una barbaridad pensar y vivir así, no crees? A mi por ejemplo jamás se me ocurrió pensar que mi madre quiere menos a mi padre por estar "apegada" (?????) a sus amigas. En fin, que allí hay mucha gente dispuesta a demostrarte que un circulo tiene esquinas, pero este razonamiento no cierra!

Cuando vas a cambiar tu centro, en 17 años tuve mas de una ocasión de hacerlo, incluso cambie de ciudad/delegación/región, intentas hacer planes con tus amigas para dejarlas colocadas con una del centro. Después de un tiempo dejas también de escribirles, para recalcar que si continuan yendo al centro no es por ti, sino por la formación que allí reciben. Y para rectificar los afectos ???? purificar la intención ???? pues intentas, poco a poco, desaparecer de su vida. Quien no recuerda esa frase del marques, que en la vida de nuestros amigos solo somos el sobre que trae el mensaje, lo importante es el contenido del mensaje y el sobre después se tira?

Y después están esos amigos "que no encajan con la labor", que no hace falta que dejes conectados y que a medida que te vas poniendo mayor y vas cambiando por chiquicienta vez la ciudad, el centro, el país o lo que sea, pues amistades que se pierden.

Y cuidar de estos amigos mientras compartes con ellos un tramo de tu vida? Muy difícil, casi imposible. Con los amigos se comparte tiempo: al pantano has venido a entregarlo todo, también tu tiempo. Muy pocas veces puedes decidirte "espontáneamente" por un plan "espontáneo": ir a tomar algo juntos después del trabajo, después de clase? Tienes que volver al centro a atender no se qué cosa, a hacer las normas que te faltan, a preparar la cena... Y no me vengas tampoco con que son obligaciones de padres de familia numerosas y pobres, porque estos están llenos de amigos y comparten también mucho tiempo juntos de una manera muy entrañable.

Aquella barbaridad del apostolado de no dar, no les invitas a comer, no les invitas a una fiesta de cumpleaños (lo máximo a una tertulia musical con coca cola y punto!), a las amigas que venían a comer al centro tenia que hacerles pagar la cena, y la pagaba yo de mi dinero, porque te imaginaras qué clase de amiga pidiendo 3 Euros por la sopa y la fruta. Anda. Amigos!

Amigos son los que estuvieron ahí, los que apostaron por mi, en el momento en el que después de 17 años decidí darle un rumbo nuevo a mi vida y saltar del pantano.

Y de aquellas que creían haber consolidado tanto su amistad conmigo a fuerza de "lazos mas fuertes que la sangre", a fuerza de rezos, estampas, acordaos y "encomiendos" (con respecto a la frase comentada, y al final con que "encomienda a sus amigos (!!!)" Satur dixit mucho sobre este tema), pues ya sabes, nada, ni un llamadito, ni "estoy para lo que necesites" o un "te necesito" (muy normal entre amigos!) ni un "cómo estás" ni nada.... Y eso después de años de compartir vida!

Al dejar yo la cosa, que en jerga propia llamo "al salir del pantano" me propuse algunas cosas. No perder mi amistad con el Señor que justamente en esos momentos tan duros para los que tuvimos que pasarlos, no dejaba de acompañarme y darme aliento, y también me juré ser muy amiga de mis amigas, con las pocas que me quedaban de mi paso por la cosa y con las nuevas/os que hiciera..... Quizá también para enmendar tanto daño hecho y para sanar tanto dolor personal, tantos años pasados, y casi sin amigos.....

Y aunque suene a muletilla, "valió la pena" tanto, que tengo que irme corriendo, que si no llego tarde a ver a mis amigos, con los que he quedado hoy, así porque si, sin metas, sin temas que tratar.... solo con ganas de vernos!


Original