Semanas de trabajo

From Opus Dei info
Jump to navigation Jump to search

Por Necesitado, 7.11.2012


A todos los centros del Opus Dei en España ha llegado una nota de Comisión Regional (cr) donde se anuncia que, a lo largo de 2013, tendrá lugar la Asamblea Regional ordinaria (Semana de trabajo) previsto en los estatutos de la Prelatura.

Efectivamente, el art. 162 de los Estatutos establece que: para una formación más intensa de los fieles de la Prelatura y para un mejor desarrollo de la acción apostólica, cada diez años, en cada región, se tendrán Asambleas según la costumbre, en las que se profundizará en las experiencias realizadas en el periodo transcurrido.

Normalmente, la palabra Asamblea es el término que se utiliza para designar el máximo órgano de decisión y asume total o parcialmente el poder legislativo y, a veces, todos los poderes. Pero el Opus Dei nada es lo que parece y mucho menos en lo que se refiere a su gobierno. Qué duda cabe que, aunque sea cada 10 años, un evento de esta naturaleza podría suponer una esperanza a la apertura y renovación tan necesaria en dicha organización. Pero no es así.

No es así, pues su funcionamiento es el siguiente:

1. La semana de trabajo se constituye por grupos de delegaciones y sus participantes son designados por el prelado a sugerencia de las delegaciones. Suelen ser los miembros de comisión, delegaciones y algunos pocos numerarios con cargos importantes en obras corporativas.

2. Los demás miembros del Opus Dei –incluso cooperadores- pueden hacer sugerencias, pero estas han de tener unas características bien precisas:

  • Han de enviarse con, al menos, un mes de anticipación por el conducto reglamentario.
  • Han de ocupar, como mucho, un DIN-A4.
  • En primera instancia, las recibe el centro correspondiente, que las envía a la delegación.
  • Allí se seleccionan y, las que se consideran relevantes y amistosas, se envían a cr.
  • Probablemente estas, se envían también a Roma (tercera criba).
  • Desde cr se hacen los grupos de trabajo (labor con numerarios, supernumerarios, atención sacerdotal, etc.) con los participantes designados desde ella.
  • En una casa de retiros, durante 3 días, los participantes leen, comentan y seleccionan las sugerencias que estiman oportunas. Estas se pasan a la comisión permanente que se ha constituido para la semana de trabajo y que está dirigida por el secretario de cr.
  • Unas pocas sugerencias, siempre en la dirección prevista y sin que suponga ninguna autocrítica, se llevan a la comisión plenaria de la semana de trabajo para que lo apruebe con un gran aplauso. Esas conclusiones, siempre van acompañadas de loas para el fundador, Alvaro del Portillo y el actual prelado.
  • Las conclusiones se llevan a cr por si se ve oportuno tenerlo en cuenta en su labor de gobierno, por supuesto con la aprobación del consejo.


En definitiva, una ocasión de aggiornamiento desperdiciada por el desmedido afán fiscalizador que tienen los directores del Opus Dei por controlar todo dentro de la institución. Es imposible que se dé una auténtica renovación. Eso sí, frente a la autoridad eclesiástica se alardea de: aperturismo, democracia y evolución. ¡Qué pena!





Original