Santidad de los sacerdotes

From Opus Dei info
Jump to navigationJump to search

Por Luz Ángela Martínez, 17.11.2008


Hola

Sería bueno una seria investigación de parte de la Iglesia Venezolana, a lo que sucede en la Diócesis de La Guaira: el Seminario "diocesano" Juan Pablo II, ha sido dirigido, desde casi su fundación (los dos primeros años su rector fue un sacerdote que no era de la Obra), por sacerdotes de la Prelatura, como consecuencia:

  1. Todo seminarista que quiera ordenarse en el Seminario Juan Pablo II, por obra y gracia de no se sabe quién, adquiere allí la vocación para la Prelatura, tiene muy "clara la vocación de la santidad dentro del Opus Dei"...
    Si el Seminario lo dirigieran los Eudistas, estos muchachos no serían Eudistas. Los padres Eudistas forman sacerdotes diocesanos, y tienen aparte su propio seminario.
    Es posible que se hayan ordenado algunos que no se adscriban al Opus Dei, yo sólo conozco uno, y le iba como a perros en misa. Siempre lo criticaban. Para mí es un héroe: sobrevivir a esa presión es de santos.
  2. Cada uno de estos seminaristas, al poco tiempo de estar allí, pasa de escuchar tambores (música propia del litoral venezolano), a escuchar música clásica, ésto me parece genial, si no fuera porque todos comienzan a hablar con gestos, manías, tics, frases hechas, lugares comunes y palabras exactas... todos igual, todos lo mismo, todos el mismo modo de caminar, el mismo modo de hablar, las mismas canciones en la carretera, pierden su identidad, su personalidad, todos imitan hasta en los gestos al fundador, no sé si piensan que eso incluye el "buen espíritu".
  3. Se han creado dos colegios "que no son del Opus", pero los maneja personal de la Obra, y ya se sabe cuál es el fin... vocaciones para el Opus Dei.
  4. De decenas de grupos apostólicos, Legión de María, Carismáticos, Cursillos de Cristiandad, Hijas de María, y muchos otros grupos apostólicos que existían en 1980 y hasta mediados de los 90s, no queda nada. Sólo los grupos de jóvenes de cada parroquia, organizados por su párroco, obviamente sacerdote de la Prelatura, con actividades propias de la Obra y claro para la Obra.
  5. Las señoras de la Legión de María, pasaron a ser cooperadoras, obviamente las que podían aportar económicamente. Las demás "no entienden", que se necesita dinero para las obras de la Obra.
  6. Varias casas de religiosas misioneras salieron de la diócesis. Todos sabemos de la aversión a los religiosos que infundió el fundador del Opus Dei a sus hijos e hijas. Como si la vida religiosa fuera menos y no existiera un "poco" antes que la Obra.
  7. Los sacerdotes que no eran de la Obra, casi todos, tuvieron que salir por la presión que ejercieron los que llegaron de España.
  8. Muchos de esos seminaristas (casi todos) son jóvenes que ingresan al seminario como vía de escape a una situación de pobreza y de falta de posibilidades para ser profesionales, (La Guaira es un sector marginado y deprimido, a pesar de encontrarse allí el aeropuerto Internacional y el Puerto más importante del País), como resultado: sacerdotes sin vocación, cuya formación es tan retrógrada como la vida misma del Opus Dei, al ordenarse abrazan su parroquia como una puerta a la libertad y empiezan a sentirse y a vivir ya sin tener que estar pegados a la teta del rector, se sienten libres y pasan al libertinaje: licor, mujeres, cigarrillo: una doble vida.

No son dos, tres, ni cinco casos: son varios sacerdotes que han hecho ya de su vida un desastre: los pobres no saben qué es lo que son: hombres de carne y hueso, tan débiles como todos y sin formación sólida, pero con un poder inmenso en el confesionario, con auto gratis, con una cómoda casa, con empleada, sin tener que pagar servicios públicos, sin tener que pensar en un arriendo y menos en la comida, el padrecito todo lo tiene a la mano. Y la Iglesia los mantiene en silencio.

Uno de los casos es el del sacerdote que trabajó en "Vida Humana Internacional" organización en contra de aborto, aplicó bien su mensaje: tiene tres hijos, mientras viajó y se hizo famoso trabajando en contra del aborto, con las facilidades que tienen todos los de la Obra.

El Opus Dei dirá que se han retirado o los han "dimitido", pues son varios, pero el problema no es ese, ya esos han hecho trozos su vida por culpa de la formación que recibieron. El problema sigue allí.

Aún nos preguntamos en La Guaira acerca del motivo de la salida imprevista del rector....

Luego continuamos.

Mi correo: luzangelm2008@hotmail.com



Original