Resumen de una vivencia en el Opus Dei

From Opus Dei info
Jump to navigation Jump to search

Por Alfredo, 17 de noviembre de 2004


Ya hace meses que no he escrito a la web, pero os visito de vez en cuanto y me conmovio especialmente el Homenaje a Jaume publicado por Satur. Quizás lo que más me ha conmovido es el gran corazón que Satur deja ver en este escrito. Y me hizo recordar un escrito mío que quiero compartir con vosotros y que redacté una noche en la que no podía dormir, durante las semanas en que se tramitaban mi salida de la Obra. Lo hago como muestra de agradecimiento a la web y para compartir una vez más experiencias tan personales con personas que lo pueden entender.

"¿Será posible que un joven que desde los 14 años hasta los 18 años cultiva una amistad realmente muy fuerte y sincera (por ambos lados) con un joven adulto que le lleva 11 años y que, ademas de ser su amigo, le enseña y le introduzca en la vida espiritual (en resumen, una amistad tan fuerte que todo el mundo se daba cuenta y la señalaba como amistad muy especial; eran ya inseparables) ?

¿Será posible pues que este joven reacionará de otra manera, cuando llegó a los 17-18 años y que su amigo le insinua que el también podría tener el mismo ideal de vida, la misma vocación divina, ser llamado por Dios a entregarse totalmente (con celibato apostolico)?

¿Será posible que el deseo de imitar a este amigo del que tantas enseñanzas y tantas muestras de cariño y amistad ha recibido, con quien comparte todas sus ilusiones e intereses, todo lo que tiene en el corazoncito y en su alma de adolescente, le mueva a otra cosa que decir que sí y a entregarse así totalmente a Dios, con la generosidad de su juventud, celibato incluido (que le importa el celibato a este joven un poco timido, a estas edades)?

¿Como reaccionará este joven cuando, tres meses después de su pitaje, su amigo -totalmente en crisis- deja el país y, 18 meses más tarde, abandona su 'vocación' después de más de 13 años de entrega?

Este jovencito se dice que así lo permitió Dios en su infinita bondad y que lo había previsto de toda eternidad ("desde mundi constitutionem...") y que si Dios ha permitido que su amigo le lleva a la Obra, para dejarla tan poco tiempo después de que el hubo pedido la admisión como numerario, será para que el continua la cadena. Así, se agarra mas a Dios y se siente todavia mas responsable de su propria vocacion (porque también ya incluye, asume, los 13 años de vocacion de su amigo -que sí que quedo amigo, claro y a pesar de las distancias -este amigo se caso y ahora tiene 5 hijos).

¿Y que pasa, si a pesar de sus buenos deseos, a pesar de su ahondamiento en la vida espiritual y del amor de Dios, este joven bloquea sobre varios otros puntos (que son puntos esenciales de su nueva vida)?

Sí que este joven tiene amigos con quienes habla de Dios, pero le sale tan anti-natural hacer proselitismo para la Obra, de empujar a sus amigos hacia una institucion especifica de la Iglesia que simplemente no lo llega a hacer.

Este joven que necesita cariño humano (aunque el amor de Dios tenga un espacio tan importante en su vida) lo encuentre en gran parte con sus hermanos en la Obra, porque en el pais donde el vive, la Obra no estaba muy desarollada. Así llega a vivir por muchos años (con varios, hasta más de 10 años) con las mismas personas. Puede aprender a conocerlas, a apreciarlas (tales como son, con sus defectos y sus cualidades), aprender a dejarse conocer por los otros también (después de todo estamos en un grupo donde cada uno se esfuerce para buscar la santidad y para vivir fraternalmente con los otros, buscando establecer una amistad particular con cada uno de los otros; por lo menos es así que se le ha enseñado las cosas uno de sus directores). Esta fraternidad y el cariño fraternal que viene de ella le habrá sostenido a este joven que pasa poco a poco a ser adulto, pero tantas veces ne le habrá sido suficiente. Especialmente cuando los aspectos de 'milicia' toman demasiado el paso sobre los aspectos de 'familia', sea porque los directores exigen con más insistencia resultados apostolicos que le resultaba demasiado anti-natural, sea porque se encuentra en un centro con muy pocos otros numerarios (a veces había solamente 5 numerarios en el centro con edades muy variables), sea porque los otros no corresponden tanto a sus afanes de dar cariño ó a sus necesidades de recibirlo (a veces torpemente expesados : estabamos entre chicos, no hay que olvidarlo). Entoncés, de vez en cuando, se va a buscar cariño en otros lugares, a pesar de que sabe que no es allí que lo encontrará. Y así aguanta año tras año, tratando de siempre agarrarse a Dios.

Sin embargo, al final, y después de 16 años, se da cuenta que esta vida no tiene ningun sentido para el, que el que tiene tanta necesidad de dar cariño y espera así recibirlo de vuelta tiene el corazoncito que se esta desecando de manera irremediable.

¿Era eso lo que Dios esperaba de el? ¿Tiene sentido esta vida, su vida, siguiendo así?

La respuesta ya es evidente y, aunque le quiebra el corazon -ademas que sabe también que dolerá a sus hermanos todavía muy queridos- ya sabe que no le queda otro remedio, que esta vida no es para el, que Dios no espera eso de el, que Dios no quiere que se quiebré de manera definitiva.

Esta historia vosotros la conocéis todos porque, con maticés y detalles diversos claro, es vuestro testimonio personal a cada una y a cada uno. Sin embargo, esta historia, a mí, sí que me viene hasta el fondo del alma y del corazon. Porque esta historia, es mi historia."

Han pasado ya varios meses desde que esas lineas fueron redactadas y, a pesar que esta claro que la salida se lo pasa algo mal, ya me parece todo eso bastante lejos y nunca he sido tan feliz como lo estoy ahora. Es lo que os deseo a cada uno.


Original