Rejalgar y siquiatria

From Opus Dei info
Jump to navigation Jump to search

Por Curial, 15.02.2008


Para demostrar la incidencia de la maldición del rejalgar en los trastornos siquiátricos, baste recordar que afecta por lo menos a ocho de las veintiuna rúbricas de la escala de Beck que sirve para medir la intensidad de la depresión, y además entre las primeras de la serie. [los subrayados son míos]

2.1. Me siento desanimado cuando pienso en el futuro.
2.2. Creo que nunca me recuperaré de mis penas.
2.3. No soy especialmente pesimista, ni creo que las cosas vayan a ir mal.
2.4 No espero nada bueno de la vida.
2.5. No espero nada. Esto no tiene remedio.

3.1. He fracasado totalmente como persona (padre, madre, marido, hijo, profesional).
3.2. He tenido más fracasos que la mayoría de la gente.
3.3. Siento que he hecho pocas cosas que valgan la pena.
3.4. No me considero fracasado.
3.5. Veo mi vida llena de fracasos.

4.1. Ya nada me llena.
4.2. Me encuentro insatisfecho conmigo mismo.
4.3. Ya no me divierte lo que antes me divertía.
4.4. No estoy especialmente insatisfecho.
4.5. Estoy harto de todo.

5.1. A veces me siento despreciable y mala persona.
5.2. Me siento bastante culpable.
5.3. Me siento prácticamente todo el tiempo mala persona y despreciable.
5.4. Me siento muy infame (perverso, canalla) y despreciable.
5.5. No me siento culpable.

6.1 Presiento que algo malo me puede suceder.
6.2. Siento que merezco ser castigado.
6.3. No pienso que esté siendo castigado.
6.4. Siento que me están castigando o me castigarán.
6.4. Quiero que me castiguen.

7.1. Estoy descontento conmigo mismo.
7.2. No me aprecio.
7.3. Me odio (me desprecio).
7.4. Estoy asqueado de mi mismo.
7.5. Estoy satisfecho de mi mismo.

8.1. No creo ser peor que otros.
8.2. Me acuso a mi mismo de todo lo que va mal.
8.3. Me siento culpable de todo lo malo que ocurre.
8.4. Siento que tengo muchos y graves defectos.
8.5. Me critico mucho a causa de mis debilidades y errores.

9.1. Tengo pensamientos de hacerme daño, pero no llegaría a hacerlo.
9.2. Siento que estaría mejor muerto.
9.3. Siento que mi familia estaría mejor, si yo muriera.
9.4 Tengo planes decididos de suicidarme.
9.5. Me mataría, si pudiese.
9.6. No tengo pensamientos de hacerme daño.

Resulta escandaloso que "pastores", que debieran estar al servicio de la felicidad y de la salvación de las persona, utilicen resortes manipulatorios tan burdos, sin parar mientes en que resultan factores de trastornos sicológicos graves. ¿Es demasiado pedir un poco menos de sutilezas escolásticas y un poco más de sicología elemental y de respeto de las personas.

No hay que desesperar. En sólo seis meses, he pasado del "negro" al "blanco" o mejor al "arco iris" de la dicha. No diré que "gracias a Dios me fuí", porque, si bien comprendo el humor de la expresión, huyo, como si de la peste se tratara, de quienes dicen tener línea directa, y no sólo "teléfono rojo" de emergencia, con la voluntad de Dios.

No sé si volveré a escribir pues mi vivencia me dicta que cómo se cura uno es ni "pro" ni "contra", sino fuera y lejos.

Con mi deseo de felicidad para todos.



Original