Qué diferencia hay entre religioso y laico?

From Opus Dei info
Jump to navigationJump to search

Por Gómez, 9.02.2009


En últimas, ¿qué diferencia hay entre religioso y laico?


¿La abundancia de rezos?

Fui profesor en el seminario de los paulinos en Bogotá, y pude ver que no es mucho lo que rezan. A las doce estábamos en plena clase y nunca interrumpimos para rezar el ángelus. El rosario lo podían rezar personalmente quienes quisieran.

Y si vamos a los laicos, hay laicos de misa diaria, rosario, novenas, procesiones, subidas a Monserrate (Bogotá) de rodillas, flagelaciones en semana santa (México) y crucifixiones (Filipinas), que rezan mucho más que un religioso moderno...


¿El celibato?

Esta es una característica definitiva de los religiosos, pero hay laicos que no se casan, y todavía se ven casas de hermanas solteronas muy dignas, sin que su estado las haga religiosas o asemeje su hogar a un convento.


¿La vida en comunidad?

No todos los religiosos viven en comunidad. Algunos prefieren la vida solitaria. Conozco a un carmelita que ha procurado desde hace varios años que le asignen parroquias donde no haya nadie más que él. Hay otros que piden que los envíen de misioneros o que les asignen labores en sitios apartados, donde no haya vida en comunidad.


¿La dedicación a la enseñanza?

Es una actividad muy propia de las comunidades religiosas, pero hay colegios y universidades creados por familias o por grupos profesionales, muy identificados entre sí con un objetivo propio, pero no necesariamente religioso. En Bogotá hay universidades de masones (el Externado de Colombia), de militares (la Universidad Nueva Granada), de liberales (la Libre), de conservadores (la Gran Colombia), de católicos (la Católica, que no es de religiosos), de científicos einstenianos (Los Andes), al lado de las del Estado y de las de órdenes y comunidades religiosas y de la del Opus Dei.


¿La separación de sexos en los colegios?

El tema está de moda en opuslibros. La experiencia en Colombia ha sido la siguiente: después del Vaticano II, y más en concreto, después del permiso que dio Juan XXIII para que hubiera colegios mixtos, muchos colegios de religiosos exclusivos de varones pasaron a ser mixtos, pero casi ningún colegio de monjas exclusivo para mujeres pasó a ser mixto. Hoy, medio siglo después, hay colegios de religiosos, como el Calazans Masculino, que volvió a ser exclusivo para varones, y sigue habiendo colegios laicos sólo para señoritas y sólo para varones.

(El Gimnasio de los Cerros, obra corporativa, es tan costoso, que sólo pueden acceder a él niños de familias estrato seis, por lo que muchos supernumerarios matriculan a sus hijos en el Fuentes del Río, que es obra personal, mixto y más barato).


¿El hábito?

Este era el más característico distintivo de los religiosos antes del Vaticano II. Después, posiblemente por influencia del Opus Dei, los religiosos dejaron de usar hábito.


¿La dirección clerical?

Siempre me repitieron que ingresaba al Opus Dei con la condición expresa de no ser religioso. No entendí. Pensé que se referían a que si me salía del Opus Dei no podía pasar a ser carmelita o jesuita o hermano marista. Como no pensaba hacerlo, no pregunté nada más. Además, nunca preguntaba nada más.

Sin embargo, algo que sí me llamó la atención de la Obra, como novedoso, era que la dirección la llevaban laicos. Me pareció novedoso y al mismo tiempo me planteó una molestia a la que nunca me adapté, y era la de estar obligado a hacer la confidencia con un laico. Pensaba que esa era la verdadera novedad del Opus Dei. Los sacerdotes no eran directores y no tenían voto en los consejos locales.


¿El trabajo?

Hay religiosos que desarrollan labores bastante laicales. En la Universidad de los jesuitas, donde también fui profesor, me acercaba a veces a alguna de las capillas a ver si podía asistir a alguna de las misas anunciadas en la puerta, pero muchas veces no llegaba el sacerdote encargado, porque además de sacerdote era decano, vicedecano o profesor. En el seminario de los paulinos, me dijo el Rector algo así: si una señora viene y me dice que la confiese y yo tengo que ir a hacer mi programa de radio, le digo con mucha pena que no la puedo confesar. Para mí está primero el programa de radio, porque ese es el apostolado propio de nuestra comunidad y ese es nuestro carisma fundacional.



Original