Programa de formación inicial (B-10), Roma, 1985/Apartado IV 38

From Opus Dei info
Jump to navigation Jump to search

38. EL NOVENO Y EL DÉCIMO MANDAMIENTOS DEL DECÁLOGO


"No consentirás pensamientos ni deseos impuros" y "No codiciarás los bienes ajenos"

  • Estos dos mandamientos se refieren a los actos internos correspondientes a los pecados contra el sexto y el séptimo mandamientos. De modo positivo ordenan vivir la pureza (el 9º) y el desprendimiento de los bienes materiales (el 10º) en los pensamientos y deseos, según las palabras del Señor: "Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios" y "Bienaventurados los pobres de espíritu, por que de ellos es el Reino de los Cielos" (Mt 5,3.8).
  • En la Sagrada Escritura se distinguen "tres especies de deseo inmoderado o concupiscencia: la concupiscencia de la carne, la concupiscencia de los ojos y la soberbia de la vida (I loann 2,16)" (Catecismo, 2514). El noveno mandamiento se refiere al dominio de la concupiscencia de la carne; y el décimo a la concupiscencia del bien ajeno. Es decir, prohiben dejarse arrastrar por esas concupiscencias, de modo consciente y voluntario.
  • Estas tendencias desordenadas o concupiscencia consisten en "la lucha que la «carne» sostiene contra el «espíritu». Proceden de la desobediencia del primer pecado" (Catecismo, 2515). Después del pecado original nadie está exento de la concupiscencia, a excepción de Nuestro Señor Jesucristo y de la Santísima Virgen.
  • Aunque la concupiscencia en sí misma no es pecado, inclina al pecado, y lo engendra cuando no se somete a la razón iluminada por la fe, con la ayuda de la gracia. Si se olvida que existe la concupiscencia, es fácil pensar que todas las tendencias que se experimentan "son naturales" y que no hay mal en dejarse llevar por ellas. Muchos se dan cuenta de que esto es falso al considerar lo que sucede con el impulso a la violencia: reconocen que no hay que dejarse llevar por este impulso, sino dominarlo, porque no es natural. Sin embargo, cuando se trata de la pureza, ya no quieren reconocer lo mismo, y dicen que nada malo hay en dejarse llevar por el impulso "natural". El noveno mandamiento nos ayuda a comprender que esto no es así, porque la concupiscencia ha torcido la naturaleza, y lo que se experimenta como natural es, frecuentemente, consecuencia del

236

pecado, y es preciso dominarlo. Lo mismo se podría decir del afán inmoderado de riquezas, o codicia, al que se refiere el décimo mandamiento.

e) Es importante conocer este desorden causado en nosotros por el pecado original y por nuestros pecados personales, puesto que tal conocimiento:

  • nos impulsa a rezar: sólo Dios nos perdona el pecado original, que dio origen a la concupiscencia; y, de igual modo, sólo con su ayuda lograremos vencer esta tendencia desordenada; la gracia de Dios sana nuestra naturaleza de las heridas del pecado (además de elevarla al orden sobrenatural);
  • nos enseña a amar todo lo creado, pues ha salido bueno de las manos de Dios; son nuestros deseos desordenados los que hacen que pueda haber mal en el uso de los bienes creados.

f) "El deseo de la felicidad verdadera aparta al hombre del apego desordenado a los bienes de este mundo, y tendrá su plenitud en la visión y en la bienaventuranza de Dios. «La promesa de ver a Dios supera toda felicidad. En la Escritura, ver es poseer. El que ve a Dios obtiene todos los bienes que se pueden concebir» (San Gregorio de Nisa, Beat. 6)" (Catecismo, 2548).

Los pecados internos

a) Los pecados internos se pueden dividir en:

  • complacencia morosa: llamada generalmente "malos pensamientos", que es la representación imaginaria de un acto pecaminoso sin ánimo de realizarlo. Es pecado mortal si se trata de materia grave y se busca o se consiente deleitarse en ella;
  • mal deseo: es la apetencia de un acto malo con ánimo de cometerlo. Es pecado más grave que el anterior, en cuanto encierra mayor voluntariedad;
  • gozo pecaminoso: es la complacencia deliberada en una acción mala ya realizada por sí o por otros. Renueva el pecado en el alma.
  • En los actos internos es importante distinguir entre sentir y consentir. Sólo cuando se consiente con la voluntad puede hablarse de pecado (si la materia era pecaminosa).
  • Los pecados internos, en sí mismos, suelen tener menor gravedad que los correspondientes pecados externos, pues el acto externo generalmente manifiesta una voluntariedad más intensa. Sin embargo, de hecho, son muy peligrosos, sobre todo para las personas que buscan el trato y la amistad con Dios, ya que:
  • se cometen con más facilidad, pues basta el consentimiento de la voluntad; y las tentaciones pueden ser más frecuentes;
  • se les presta menos atención, pues a veces por ignorancia y a veces por cierta complicidad con las pasiones, no se quieren reconocer como pecados, al menos veniales, si el consentimiento fue imperfecto.

237

d) Los pecados internos pueden deformar la conciencia, por ejemplo, cuando se admite el pecado venial interno de manera habitual o con cierta frecuencia, aunque se quiera evitar el pecado mortal. Esta deformación puede dar lugar a manifestaciones de irritabilidad, a faltas de caridad, a espíritu crítico, a resignarse con tener frecuentes tentaciones sin luchar tenazmente contra ellas, etc.626; en algunos casos puede llevar incluso a no querer reconocer los pecados internos, cubriéndolos con razonadas sinrazones, que acaban confundiendo cada vez más la conciencia; como consecuencia, fácilmente crece el amor propio, nacen inquietudes, se hace más costosa la humildad y la sincera contrición y se puede terminar en un estado de tibieza.

— En la lucha contra los pecados internos, es muy importante no dar lugar a los escrúpulos627.

e) Para luchar contra los pecados internos, nos ayudan:

  • la frecuencia de sacramentos, que nos dan o aumentan la gracia, y nos sanan constantemente de nuestras miserias cotidianas;
  • la oración, la mortificación y el trabajó, buscando sinceramente a Dios;
  • la humildad —que nos permite reconocer nuestras miserias sin desesperar por nuestros errores—, y la confianza en Dios, sabiendo que está siempre dispuesto a perdonamos;
  • el ejercitarnos en la sinceridad con Dios, con nosotros mismos y en la dirección espiritual, cuidando con esmero el examen de conciencia.

La pureza de corazón

  • La pureza de corazón es tener un modo santo de sentir. Con la ayuda de Dios y el esfuerzo personal se llega a ser cada vez más "limpios de corazón": limpieza en los pensamientos y en los deseos. Para esto se requiere guardar la vista y mortificar la imaginación y la memoria, buscando la presencia de Dios, que «ve» dentro de nuestro corazón.
  • "La pureza exige el pudor. Este es parte integrante de la templanza. El pudor preserva la intimidad de la persona. Designa el rechazo a mostrar lo que debe permanecer velado. Está ordenado a la castidad, cuya delicadeza proclama. Ordena las miradas y los gestos en conformidad con la dignidad de las personas y con la relación que existe entre ellas" (Catecismo, 2521).

626 "Chapoteas en las tentaciones, te pones en peligro, juegas con la vista y con la imaginación, charlas de... estupideces. —Y luego te asustas de que te asalten dudas, escrúpulos, confusiones, tristeza y desaliento.

—Has de concederme que eres poco consecuente" (Surco, 132).

627 "No te preocupes, pase lo que pase, mientras no consientas. —Porque sólo la voluntad puede abrir la puerta del corazón e introducir en él esas execraciones" (Camino, 140; cfr. Camino, 258).

"La formación espiritual, que recibimos, es opuesta a la complicación, al escrúpulo, a la cohibición interior: el espíritu de la Obra nos da libertad de espíritu, simplifica nuestra vida, evita que seamos retorcidos, enmarañados; hace que nos olvidemos de nosotros mismos, y que nos preocupemos generosamente de los demás" (De nuestro Padre, Carta, 9-1-1959, n.33).


238

c) La pureza cristiana exige también "una purificación del clima social" (Catecismo, 2525). Exige en los medios de comunicación social una información que respete la dignidad de la persona.

La codicia y la envidia

  • Los bienes materiales son buenos como medios, pero no son fines. No pueden llenar el corazón del hombre, que está hecho para Dios y no se sacia con el bienestar material.
  • "El décimo mandamiento prohibe la avaricia y el deseo de una apropiación inmoderada de los bienes terrenos. Prohibe el deseo desordenado nacido de la pasión inmoderada de las riquezas y de su poder. Prohibe también el deseo de cometer una injusticia mediante la cual se dañaría al prójimo en sus bienes temporales" (Catecismo, 2536).
  • El pecado es aversión a Dios y conversión a las criaturas; el apegamiento a los bienes materiales alimenta radicalmente esta conversión, y lleva a la ceguedad de la mente, y al endurecimiento del corazón: "si alguno posee bienes y viendo que su hermano padece necesidad, le cierra su corazón, ¿cómo puede permanecer en él el amor de Dios?" (I loann 3,17). El afán desordenado de los bienes materiales es contrario a la vida cristiana: no se puede servir a Dios y a las riquezas (cfr. Mt 6,24; Lc 16,13).
  • La exagerada importancia que se concede hoy al bienestar material por encima de muchos otros valores, no es señal de progreso humano; supone un empequeñecimiento y envilecimiento del hombre, cuya dignidad reside en ser criatura espiritual llamada a la vida eterna como hijo de Dios (cfr. Lc 12,19-20).
  • "El décimo mandamiento exige que se destierre del corazón humano la envidia" (Catecismo, 2538). La envidia es un pecado capital. "Manifiesta la tristeza experimentada ante el bien del prójimo" (Catecismo, 2539). De la envidia pueden derivarse muchos otros pecados: odio, murmuración, detracción, desobediencia, etc.
  • La envidia supone un rechazo de la caridad. Para luchar contra ella debemos vivir la virtud de la benevolencia, que nos lleva a desear el bien a los demás como manifestación del amor que les tenemos. También nos ayuda en esta lucha la virtud de la humildad, pues no hay que olvidar que la envidia procede con frecuencia del orgullo (cfr. Catecismo, 2540).

Bibliografía básica:

Catecismo de la Iglesia Católica, 2514-2557.


239

Lecturas recomendadas:

Homilía "Desprendimiento", en Amigos de Dios, nn. 110-126. Cuadernos 3, (Vivir en Cristo): "Con todo tu corazón", pp. 106-113.

Cuadernos 4, (La Ley de Dios): "Noveno y décimo Mandamientos: Con todo el corazón y con toda la mente", pp. 175-185.