Prestamos con 'gracia de estado'

From Opus Dei info
Jump to navigationJump to search

Por Malco, 21.02.2007


Tengo un amigo exnume con el consabido lastre del préstamo Condal. El caso no es que quiera librarse de pagar un préstamo para estudiar, sino de que jamás hubiera pedido esa pasta si los directores (con "gracia de estado") no se lo hubieran indicado así. Mi amigo se fue a vivir al centro de estudios en su misma ciudad de origen, donde tenía alojamiento y manutención en casa de sus padres, por estricta obediencia a los que regían las circunstancias de su "vocación", y eso es algo intocable como sabemos. Si no le dicen los directores que "han visto en la oración que su vocación es ser numerario" (cuando, por cierto, era menor de edad), no hubiera terminado con esa pesada carga económica. Él -objetivamente- no necesitaba ese dinero, es el opus el que desea que tenga ese vínculo. Es una inversión sin riesgo por parte de la obra. Los claretianos, por ejemplo, -como ya se ha apuntado en la web- sufragan la formación de los futuros presbíteros, y al que al final no se ordena no le piden que pague lo que ha recibido. El opus es más pérfido: como tienes un préstamo, tienes que pagar. Como si el banco Condal fuera ajeno a la Prelatura, cuando en realidad es una figura empresarial creada ad hoc para establecer esta trampa.

Y al menos, mi amigo se fue por iniciativa propia, pero ¿y aquellos a los que dijeron que tenían vocación, para años más tarde decirles que ya no tenían vocación? Esos también tienen préstamos, que no deberían pagar, pues les tomaron el pelo (¿o los directores se equivocaron al escuchar la voluntad del Altísimo?). Es muy parecido al célebre "caso Opening": la academia de inglés quiebra, pero en teoría todos los matriculados tienen que pagar porque contrajeron una deuda con un banco. Al final, los damnificados han ganado la batalla, sin tener que ser excluidos sociales por pertenecer a listas de morosos, o sentirse para siempre estafados por pagar. Podrían ir los tiros por ahí.

Y digo yo, ¿hay dinero para todo tipo de campañas de imagen -como la feliz idea de la película hagiográfica sobre Escrivá-, y no lo hay para becas, a fin de que no se produzcan estas situaciones? Pues se recoge dinero para retablos de iglesias, para mantener los centros, para las obras corporativas, para todo menos para las vocaciones de numerarios.

Mi consejo es claro: no pagar. Y la idea de aparecer con un periodista, no me parece mala. Algunas cosas cambiarían, como parece que fue el caso de las numerarias auxiliares y las cotizaciones a la Seguridad Social. Al final, sin que lo sepan, se beneficiarían de ello los futuros adscritos, que vivirían un proceso vocacional más libre, sin la coacción que siempre conlleva el hecho de estar preocupado por el bolsillo.

En resumen, es una cuestión de intereses. Si el opus quiere numerarios, que se esfuerce en buscar una cobertura económica justa para los centros de estudios, de los que al fin y al cabo van a salir sus "cuadros de mando". Que paguen aquellos cuyas familias pueden hacerse cargo, y los que no, que disfruten de becas o cosa parecida. Tal y como se hace hoy día se producen estos casos de injusticia, y el opus se lava las manos.




Original