Préstamos del Banco Condal

From Opus Dei info
Jump to navigationJump to search

Por Nicodemo, 9.02.2007


Queridos amigos:

Aunque he leído en la web algunas cosas referentes a este tema, no he podido encontrar detalles sobre la conducta concreta de nadie. Me refiero a los préstamos del Banco Condal que nos hicieron firmar a quienes nos fuimos a vivir a la opus, en mi caso allá por los dieciocho añitos. Como sabéis, son préstamos para aquellos cuyos padres no podían correr con los gastos de manutención en la residencia, préstamos que se renovaban todos los años, y cuya cuantía total te pasan en factura cuando dices que te vas. Desde que me salí del opus, llevo ya varios años pagando puntualmente los intereses de la cantidad total que le debo al Banco Condal, y que, como me salí pronto (gracias a Dios), no llega al millón de pesetas. Este Banco Condal es una institución curiosa: tiene una página web la mar de sospechosa, que huele a tapadera de algo, y en la que no figura ni la más mínima referencia a sus actividades, y en algún lugar de Opuslibros se ha vinculado a la familia Ruiz Mateos.

Parece como si se dedicara exclusivamente a chuparnos la sangre a los exmiembros y miembros de la opus. Este año, antes de seguir pasándole mis primeros sueldos al opus, me gustaría asegurarme de que no hay manera de zafarse de este préstamo, y es aquí donde os pido ayuda. ¿Alguien ha conseguido librarse de ellos? Os aseguro que no tengo ningún problema de conciencia en ejercer las presiones necesarias; por ejemplo, Alberto Moncada ha hablado de una abogada especialista en demandas contra el opus, pero me gustaría tener más detalles.

Por mi parte, dejaría simplemente de pagar, pero sería un desastre que, después de estafarme seis años de mi vida, el opus (o el tal Banco Condal, que no sé si es lo mismo) también me embargara por impago las pocas cosas que tengo a mi nombre. Podéis contestarme aquí en la web, o pedirle a Agustina mi correo electrónico. En fin, os agradezco de antemano vuestra ayuda, y que me contéis otras experiencias parecidas, vuestras o ajenas. Un saludo cordial,

Nicodemo


Original