Pero no era qué...?

From Opus Dei info
Jump to navigationJump to search

Por Enmendatio, 18 de marzo de 2011


Las tres de la tarde, tertulia en el centro. Como siempre, la directora y tres más, entre ellas yo misma. Llega una numeraria a “casa” después de trabajar en su cole-opus y nos cuenta lo siguiente: -”Chicas, qué alumna tan maja ha llegado nueva a clase. Me ha interrumpido mientras les explicaba algunas cosas del inicio de curso, para ¡¡¡preguntarme que qué tal es Camino y que qué tiene que ver con la obra!!!, y yo le he dicho: ¡Camino, lo es TODO en la obra!; ¡Pero qué maja!” Hubo que explicarle a esta numeraria que estaba en los cines una película llamada “Camino” y que precisamente no era nada favorable al opus_ ... ¿PERO NO ERA QUE NO NOS SACABAN DEL MUNDO?...

Estaba yo haciendo la charla en el centro de estudios, mis padres me pagaban las facturas de móvil. La numeraria que me atendía, me dice: -Oye fulanita, he pensado que tienes que controlar tus gastos de móvil. Y yo: ”no te preocupes, que no lo uso mucho”. Y ella: ”Vale, pero ¿cuánto gastas más o menos? Yo: ”no sé, la verdad, pero ya le pregunto a mis padres”. Ella: ”Mira, es mejor que ellos te manden tus facturas y las entregues” Yo: ”¿Qué? ¿Cómo? ¿Tú crees que se van a preocupar de reenviarme a mi las facturas? ¡mis padres están muy ocupados! Ella: ”Has venido a entregarlo todo”... bla, bla, bla... Y yo, con cara de:¿¿¿??? Otro día haciendo la charla: -”Fulanita, tienes que ser sinceramente salvaje, confiar totalmente en las directoras, solo si somos sinceras y cumplimos las normas seremos fieles, hay que rendir el juicio... ¿Me darías la clave de tu correo electrónico y me dejarías leerlo todo?” -Yo: ¿qué?¿cómo? ¿por qué? ¡qué dices! ¿PERO NO ERA QUÉ SE CONFIABA EN NOSOTROS MÁS QUE EN LA FIRMA DE 100 NOTARIOS JUNTOS?

Llego nueva a un centro. Le caigo simpática a una adscrita, y ésta me cuenta que está amargada porque las numerarias son unas aburridas. La escucho, le digo:”bueno, ya haremos planes”. No le dije nada más. ¿Hay en esto algo malo? Al día siguiente, estoy colocando ornamentos piadosamente en la sacristía, con mis manitas limpias, mi pañito de lino impecable, repitiendo jaculatorias... Cuando llega la subdirectora, cierra la puerta con cara de corrección fraterna y me dice: “Estás haciendo daño a esta adscrita; si la escuchas, le puedes hacer mucho daño...” Y yo: ”Vale, ok, gracias”, pero con cara de.... ¿Pero yo qué he hecho? ¿Cómo no escuchar a una adolescente agobiada?. Me encargaba de un grupo de chicas y sus respectivas familias en un club juvenil. Una madre de dos chicas adoptadas y separada de su marido, pasaba por un mal momento con una de sus hijas, bastante problemática. Llegó al centro a dejar a sus hijas como cada tarde de club. La chica problemática, consigue encerrarse en el coche de su madre, y se negaba a salir de allí. La madre llega al centro llorando, pidiéndome ayuda para que hablase con la chica. No lo dudé, pero fui antes a decirle a la directora a dónde iba, como es costumbre en el opus__. ¿Y qué me dice la directora?: -”Haz lo que quieras, fulanita, pero... nosotras no somos unas asistentas sociales.” Evidentemente, acudí a hablar con esta chica, a pesar de la recomendación recibida... Y yo, con cara de ¿¿¿¿???.... ¿PERO NO ERA QUE DEBÍAMOS VIVIR EL MANDAMIENTO NUEVO DEL AMOR ENMARCADO EN LAS SALAS DE ESTUDIO?

Las 21.00 horas, la misma semana en que salí: llego a dirección, ¡toc! toc! “¿se puede?” “Si, si pasa dime” -Y yo: ”oye fulanita, que me estoy dando cuenta de que el opus dei no es lo que me habían contado. Lo que leí en “El honbre de Villa Tevere”, no tiene nada que ver con la realidad... Y me pongo a llorar. La directora mira el reloj: “Es la hora de cenar, así es que ya hablaremos”.... Nunca llegó a hablar conmigo del tema... Y yo con cara de ¿¿¿??? “¿PERO NO ERA “PARA SERVIR, SERVIR” Y SER ALFOMBRA DONDE LOS DEMÁS PISEN BLANDO?”

Con el cura del centro: ”Oiga, que me estoy dando cuenta de que quizá la obra fuera algo muy bonito al principio, en tiempos del fundador, pero ahora...” Y el: ”pues no era tan bonita, cuando en tiempos de nuestro padre, el rector del colegio Romano colgó la sotana”... Y yo, con cara de ¿¿¿???... “¿PERO NO ERA QUE EL OPUS DEI ERA EL MEJOR SITIO PARA VIVIR Y MORIR?”

En una tertulia, conté que me había ido a rezar el rosario a la parroquia en vez de rezarlo en el oratorio del centro. La directora: ”¿A la parroquia?, ¿no prefieres rezarlo en casa?” (con cara de... ¡qué raro!) En las homilías de la misa de los domingos, días de fiesta, así como en meditaciones: ¿Cuántas veces se nos habló de la diócesis,o de las ideas pastorales del obispo de la ciudad? Jamás. “¿PERO NO ERA QUE EL OPUS DEI VENÍA A SERVIR A LA IGLESIA COMO LA IGLESIA QUIERE SER SERVIDA Y QUE ÉRAMOS UNA PARTECICA DE LA IGLESIA?”

Acudo a la charla fraterna y manifiesto mi decisión de irme del opus__, al menos una temporada, para replantearme mi vida. ¿Cómo reacciona la directora?: ”no lo hagas, no llames a tu casa....” Y, desde ese día hablaron conmigo diariamente durante 30 días hasta convencerme de no abandonar la prelatura. Tenía 18 años, estaba haciendo la charla, cuando la numeraria que me atiende me cuenta lo siguiente: -”¿Sabes que me he encontrado a una que fue numeraria por la calle y me ha dicho que está muy arrepentida de lo que hizo dejando su vocación y que su marido la maltrata?”... Y yo, con cara de ¿¿¿??? En uno de los centros en los que estuve le pregunto a otra numeraria: ¿Cuándo va a pitar fulanita? Y me contesta: ”No sé, ¡qué desesperante es!, hoy le he puesto las cuartillas delante y le he dicho: ¡qué pites ya!” ¿PERO NO QUE ÉRAMOS “LIBRES PARA ENTRAR Y PARA SALIR DEL OPUS__”?




Original