Perfiles del Opus Dei

From Opus Dei info
Jump to navigation Jump to search

Desde el punto de vista político el Opus apuesta por el regreso a una sociedad premoderna, predemocratica, compuesta por familias, no personas. El Opus se define a si mismo como una familia, incluido el regreso a la unión Iglesia Estado.

Dentro de la Iglesia se adjudica un papel regenerador " somos el resto de Israel", los únicos fieles, una versión más del fundamentalismo, del integrismo recurrente en la historia, con la moral de que. El fin justifica los medios y lo que importa son las intenciones. Acepta la contrareforma del papa actual aunque trillo dice que no hay que hacerle caso en el tema de la guerra.

En los setenta años de su historia ¿cual es el perfil de sus socios? No hay teólogos, filósofos, intelectuales, sindicalistas sino militares, empresarios, médicos, ingenieros, banqueros, apologetas del capitalismo, como termes, políticos franquistas o broncos de derecha, incluso tipos raros como Ruiz Mateos o Hansen, el empleado de la CIA condenado por espiar a favor de Rusia.

El perfil del numerario es la contradicción entre sus votos y su pretendida libertad. Una ascética de represión en torno al sexo y la obediencia ciega. La dirección en el Opus se reserva a los leales al grupo.

La mayoría de los numerarios se va al alcanzar cierta madurez y van quedando los fanáticos y los cínicos. Salirse del Opus es duro porque la adhesión se plantea en términos de lealtad emocional. En la web OpusLibros se documentan las tragedias de la salida. Caso del capellán de la Universidad Navarra Retegui.

Como integristas, los jefes del opus apetecen el poder eclesiástico. Alberto de la Hera es el encargado en el gobierno Aznar de proteger la financiación de la Iglesia.

El cardenal Cipriani en el Peru es un caso escandaloso de connivencia con fujimori.

En el fondo una secta más. ¿Por qué las sectas hoy? En un mundo consumista, adicto a la tele, responden a la búsqueda de seguridad psicológica por parte de mentes débiles. La necesidad de pertenecer, de vivir en una burbuja.

Es en el fondo, puerilidad, la infancia espiritual de que habla camino, es un peligro para el desarrollo de la democracia.


Original