Para una madre que se esta planteando llevar a su hija al colegio Los tilos

From Opus Dei info
Jump to navigationJump to search

Por Aloisius, 7.11.2008


Hola mcarmen:

Yo también fui agregado durante un corto periodo de tiempo, concretamente dos años y medio, evidentemente no puedo darte mi opinión como madre, ya que no lo soy aunque si soy padre putativo(*) de dos hijos a los cuales considero hijos propios, sentimiento filial que es correspondido, lo cual me llena de satisfacción.

Tal y como pides en tu escrito, no voy a decirte lo que debes hacer, lo que voy a hacer es explicarte mi experiencia personal sobre el tema por si te sirve.

Mis padres son dos trabajadores con cuatro hijos que tuvieron que emigrar desde Andalucía a Cataluña a principio de los años 60 del pasado siglo para poder casarse y formar una familia. Haciendo un gran esfuerzo matricularon a mis otros 2 hermanos varones y a mí en un colegio perteneciente a la obra corporativa del opus y a mi hermana en otro, o sea, la primera consideración a tener en cuenta es que la educación en los colegios del opus es segregada entre hombres y mujeres.

Uno de mis hermanos salió de estampida en cuanto pudo y convenció a mis padres de que le matricularan en un instituto público, el otro estuvo un tiempo frecuentando un club (extensión del colegio), mi hermana fue duramente presionada en cuanto cumplió 14,5 años para que pitara pero tuvo la suficiente inteligencia para hablarlo con mi madre que le aconsejó sabiamente y logró zafarse, el tonto de la familia fui yo que si que pité.

Aunque estuve muy poco tiempo como agregado, el adoctrinamiento empezó desde que me matricularon en el colegio, es decir, a los 7 años, durante todo ese tiempo, de los 7 a los 17 años me fueron inculcando que lo que ellos me enseñaban era la Verdad Absoluta, segunda consideración, en los colegios del opus existe un pensamiento único.

Como mis padres (gracias a la providencia) no eran del opus, y por lo tanto no poseían la verdad absoluta, eran mis profesores, preceptores y director espiritual los que se creían en la obligación de educarme, y aunque es cierto que nunca me dijeron que debía enfrentarme a ellos, no es menos cierto que si me “aconsejaban” ocultarles cosas porque no las entenderían. Tercera consideración, en los colegios del opus, por lo menos una parte de la educación escapa al control de los padres no opusinos.

Cuando dejé de pertenecer al opus recibí una enorme bofetada (en sentido figurado) al encontrarme con el mundo real, tardé un tiempo en ubicarme pero aquí estoy.

Todos los padres y madres tenemos un fortísimo instinto de protección hacia los hijos, y daríamos y haríamos cualquier cosa por evitar que les pasase algo malo. Yo concibo la vida como un aprendizaje en el que se pasan por buenas e inevitablemente por malas experiencias. Es a ti como madre a quien corresponde decidir si quieres educar a tu hija en una burbuja, lo cual te aseguro no es garantía de protección o en el mundo real. En cualquier caso estoy seguro de que harás lo que creas que es lo mejor para la formación de tu hija.




(*) Aunque suene un poco feo en castellano, San José también fue un padre putativo (procede del Latín, pater putativus) ya que el hijo concebido por su esposa, la Virgen María no era hijo carnal suyo, de ahí viene que a los que se llaman José se les denomine también Pepe ya que antiguamente, detrás del Nombre de José, esposo de María se escribía las iniciales P.P. (no confundir con Partido Popular)

De la misma manera, a los que se llaman Francisco se les denomina también Paco, ya que detrás del nombre de San Francisco se escribían las apócopes Pa Co (Pater Comunitatis).



Original