Para que no pesquen a tu novio

From Opus Dei info
Jump to navigationJump to search

Por Dionisio, 2.04.2008


Querida I.R.R.

Disculpa que no te haya escrito antes. La verdad es que si no te hubiera escrito Majonije yo quizás no estaría ahora sentado frente a la computadora. Majonije me parece una chica muy maja y seguramente te ha contado su experiencia, pero yo tengo que contarte la mía que puede ser sustancialmente diferente.

Para empezar me gustaría que supieras que estuve casi treinta años en el lado oscuro como numerario, casi la totalidad de ellos dirigiendo a otras personas, muchos de ellos supernumerarios jóvenes. También estuve muchos años en lo que se llama labor de San Rafael, que consiste en formar jóvenes con miras a captarlos para la obra.

Durante esos casi treinta años he visto casi de todo. Y puedo decir que tu intuición es correcta. A lo mejor es un poco radical llamarles psicópatas religiosos, pero haces muy bien en desconfiar. Muchas novias, madres y esposas han tenido la misma intuición que tú y no se han equivocado. Hay excepciones, desde luego, pero son eso, excepciones.

Si tu novio es tan perita en dulce, es obvio que lo quieren captar. Eso ni lo dudes. En otros tiempos, descaradamente hubieran buscado que fuera numerario, y les importaría un rábano tu existencia. Hoy día es posible que eso ya no funcione, porque el lado oscuro está tan deteriorado, tan desafilado, que no son capaces de convencer (no se atreven) más que a niños y adolescentes. Sin embargo es bueno que sepas que entre las leyendas de la obra hay algunos personajes que pitaron como numerarios dejando a su novia plantada y casi, casi vestida de blanco. Incluso alguno de los primeros centros del opus había sido el pisito que le habían regalado los padres para su inminente boda. Seguramente Nachof puede aportar con nombres y precisiones gracias a su prodigiosa memoria, yo hace tiempo que no tomo Ginkgo Biloba y ando un poco desmemoriado.

Otra de las leyendas y tradiciones de la obra es la de jóvenes supernumerarios que se enamoran de una chica, la convencen de que vaya a un centro de la obra y la chica era tan buena que acaba pitando… como numeraria; con lo cual es muchacho quedó orillado y a malas penas consolado por saber que eso era la voluntad de Dios. Yo conocí a varios de esos. Alguno reincidente contumaz que había aportado a la sección femenina tres flamantes numerarias. Pobrete. Esto te lo cuento, como para que te des cuenta de cómo las gastan estos angelitos del lado oscuro y para confirmarte de que tu nerviosismo tiene fundamento.

De todas formas, quizá no sea para tanto y sólo intenten cazarlo para supernumerario. Cuando digo “sólo” no es con la intención de menospreciar a nadie, pero creo que muchos convenimos en que la vida de supernumerario puede ser menos demencial que la de agregado o numerario. A lo mejor esto te sirve de consuelo, pero será mejor que no, porque tener un novio o un marido supernumerario puede llegar a ser una agonía, como ya muchas han contado por aquí. Aunque puede ser que no, como dice Majonije, pero yo no me fío ni un pelo. Yo he oído a alguna que se resigna diciendo que la ventaja de tener pareja supernumerario/a es la garantía de que no te van a poner los cuernos. Bueno, pues ni eso. Que te lo digo yo que he visto muchas cosas que no me las creerían. Lo mejor que puedes esperar de tu novio es que esas rarezas que has detectado no empeoren, que se quede como está y que el pobre cada vez tenga menos tiempo para compartir contigo porque cuando no tiene círculo, tiene tertulia, o retiro mensual, o curso de retiro, o convivencia, o charla, o romería, o película del padre ( del de ellos) o meditación o cualquier otra cosa. Sin embargo, si eso es lo que le hace feliz, además de quererte a ti, y si tu tienes tanto amor que puedes cargar con eso, pues tira para delante.

Si no recuerdo mal, tú pedías consejo sobre qué hacer para evitar todo esto. Una opción que yo he visto a veces es ponerle en la alternativa: o ellos o yo. A veces funciona, pero corres un riesgo que no creo que valga la pena. Yo no te recomiendo esa alternativa, pero ahí está. Otra alternativa es que no plantees batallas fuertes, sino pequeñas fricciones de desgaste. Una especie de guerra de guerrillas para contraponer a la insistencia de los otros. Tampoco te la recomiendo, porque enturbia tu relación y corres el riesgo de convertirte en la gruñona de la pareja. Mi sugerencia es que tras declararle que no ves con buenos ojos esos contactos, incorpores a tus conversaciones de pareja la “formación” (propaganda) que le están metiendo. Pídele que te cuente lo que le han dicho. Escucha con atención. Mira si hay argumentos que puedas aportar para que tu novio se de cuenta de las falsedades que le meten. Busca en esta página información sobre el tema o pregúntanos directamente, verás como le puedes ir dando defensas críticas para mantenerse indemne. Muchas veces, en el lado oscuro te dicen cosas muy bonitas, como lo de la santificación del trabajo, o lo de la humildad. En esos casos, no se trata de criticar la teoría que podría ser hermosa, sino criticar que ellos no hacen lo que predican. Con este método, mejorarás la comunicación, compartirás “eso” con tu novio, le podrás abrir los ojos ocasionalmente, y muchas veces el mismo se dará cuenta de las tonterías que le quieren meter con solo hablarlo contigo.

Espero haberte sido de ayuda.

Muchos besos desde el Areópago y feliz primavera a los del hemisferio norte y feliz otoño a los del sur, para los de en medio, felicidades también. La vida es bella.



Original