Nos abandonaron despues de darlo todo

From Opus Dei info
Jump to navigation Jump to search

Por Jon, 9.04.2008


Fui agregado durante mas de 15 años. Doy gracias a Dios por haber lo dejado, aunque me costo muchísimo. Aproveche que cambie de ciudad por motivos de trabajo para dejarlo, puesto que llevaba varios años sin estar a gusto y no veía la forma de dejarlo. Tuve la tentación de ir una vez por el centro de la nueva ciudad porque me lo insistieron muchísimo. Pregunte por los agregados y me dijeron que si había uno que de vez en cuando venía (era 1996); entonces me di cuenta de que mal antes, pero peor si continuaba en la nueva ciudad, vi la luz al final del túnel...

En el centro de mi ciudad llegamos a ser mas de 20 agregados y solo quedábamos 5, cuatro de los cinco no lo teníamos claro (luego se vio) aunque no hablábamos del tema, se veía puesto que cada vez faltábamos más a los medios de formación. El único que creo que sigue, ya mayor, que estaba prejubilado se fue a vivir a una ciudad próxima, puesto que en nuestra ciudad se iba a ver más solo que la una. El centro acabo cerrando, o manteniendose de malas maneras unos años para un grupo pequeño de supernumerarios.

Llevo mas de 10 años fuera, me costo superarlo, aunque creo que no lo he superado del todo, esta pagina y vosotros me estáis ayudando. Cuando me junto alguna vez con otros (pues vivimos en diferente ciudad) que lo dejaron apenas hablamos pues están casados y yo también, y no es cuestión de dar la chapa a las mujeres. Creo que es una buena terapia hablar del pasado. Pues en mi caso como todos, dimos muchos y pasaron totalmente de nosotros. En mi caso hay que añadir que en una excursión al monte falleció un chico de 14 años y yo era uno de los responsable, tendría yo 16 ó 17 años.

Aparte de todo lo que habéis contado de la obra que ahora lo vemos desde fuera y fue horroroso como nos manipulaban a esas edades, yo pite con 15 años (también reconozco algunas cosas positivas, pero muy pocas comparadas con las negativas) hay que añadir que no supieron ayudarme para superar ese sentimiento de culpabilidad que tuve durante muchos años, un sacerdote de la obra se negaba a confesarme de ese tema, me decía que no tenía yo la culpa y punto, en vez de tranquilizarme me agobia más y me hacía sentir mas culpable por no confesarme de ese tema; cuando le decía que me sentía culpable por no haber tenido más cuidado en la excursión y haber sido un poco imprudente inconscientemente. Por fin me quede más tranquilo cuando trascurrido bastante tiempo otro sacerdote del centro de numerarios, se lo comente, me tranquilizó y me confesó.

Os comento que la obra la tenia bastante olvidada, porque no conozco a ninguno en esta ciudad, y no me encuentro con nadie que por el hecho de verle me recuerde los malos años vividos, pero pienso que la herida había cerrado en falso. Me han tratado mal pero bueno, había sabido olvidar entre comillas. Al ver esta web y leer dos artículos vuestros, volví a recordar mis experiencias que coinciden en un 90% muy alto con vuestra vivencias, me sentí algo aliviado al ver que no hemos sido unos pocos, no es exactamente alivio sino mas bien comprensión, supongo que lo entenderéis, al día siguiente volví a la web y continué leyendo vuestros testimonios ( vi que no estoy solo). Estuve también algunos meses en tratamiento cuando estuve dentro y también al poco de salir, sin echarle directamente la culpa a la obra de mi estado. Pero al ver muchos testimonios peores que los míos, me entro una sensación de rabia e impotencia y por eso escribo; por si puedo ayudar de alguna forma, y a la vez me conforta estar en contacto con vosotros.

Mi sentimiento de pensar pobrecillos, no son tan malos. Vosotros me habéis terminado de abrir los ojos y pensar fríamente que realmente son una secta disfrazada de obra de caridad. Ya que chicos y chicas de 14 y 15 años son muy fáciles de manipular, cuando hay una persona generosa detrás con ganas de ayudar a los demás.

Añadir que mis padres y mi hermana no lo sabían exactamente a lo que me había comprometido, solo veían que hacia muchas normas (cosas raras) y no les acompañaba los fines de semana al pueblo. Luego, cuando lo deje tampoco se lo conté, creo que me hubiera resultado más fácil para desconectar mentalmente. Mi hermana estaba casada, yo visitaba a los sobrinos, pero no hablábamos de cosas personales, pensando que no lo iba a entender, me he dado cuenta que fue un error. Doy gracias porque hemos recuperado el tiempo perdido y tenemos mucha más confianza para contarnos las cosas personales.

Muy poca gente de fuera de la obra sabían que yo lo era, me daba pánico decirlo por que sabía que no lo iban a entender y me iban a aislar, aunque intuía que lo sabían ( luego te das cuenta que no te aislaban, nos aislábamos nosotros solos). Por lo que ahora todavía me cuesta contar que lo he sido, de ahí que pienso que todavía no se ha cerrado la herida, pienso que se cerrará cuando lo hable con toda naturalidad. Tengo la suerte de que a mi mujer se lo conté al principio y no hubo ningún problema y algunos amigos también. Pienso que en la mente sigue durante bastante años el miedo al rechazo, a quedarse solo, puesto que una vez ya lo hicieron con nosotros. Nos abandonaron después de darlo todo.

Reclamé algo de dinero para salir del paso, pero no me dieron ni una peseta de entonces. Menos mal que los dos o tres últimos meses no hice movimiento y me quede con el dinero. Como veis todavía en el fondo nos sentimos culpables porque he utilizado la palabra me quede con el dinero, cuando debería utilizar la palabra deje de donar, regalar, o dejaron de obligarme a entregar mi dinero. Como sabréis 15 años dan para mucho. No me alargo más, hasta otra. Estamos en contacto.



Original