Mi testimonio de numeraria auxiliar

From Opus Dei info
Jump to navigationJump to search

Por Yolinar, 25.03.2011


Acabo de descubrir esta web y he leido algunos de los testimonios y me he quedado impresionada porque no ha cambiado nada desde que yo salí del opus dei hace 20 años. Pense que habria cambiado en algo, pero veo que siguen utilizando las mismas tretas que hace 20 o 30 años.

Yo fui numeraria auxiliar. Mi madre, en su ignorancia o engañada, le hablaron de un colegio en Valencia donde se estudiaba hostelería y hogar y allí que me llevó pero tenia que estar en un internado. Y allí estaba yo con 14 años en un sitio que no conocía, donde había niñas de todas partes de España; había 2 primas que eran de un pueblo de Albacete, otra chica muy simpática llamada patxi. Allí me aconsejaron las numerarias auxiliares y las numerarias que eligiera la rama de hogar en el colegio, y eso hice. Empezaron a hablarme del opus dei, que yo no tenia ni idea de lo que era eso. La directora era muy simpática y me caía muy bien. Y yo la verdad, quería pitar, me gustaba y a diferencia de otras había una numeraria que me hizo algo que vi bien y se lo comente a la directora y me dijo que eso era una corrección fraterna...

A los 16 años yo ya era del opus dei. Mi madre que le gustaba hacerme ropa, me hizo un conjunto de una falda de terciopelo negro con una blusa muy chula que me encantaba. Me dijeron que no podíamos tener nada en propiedad y que todo lo tenia que entregar a la obra, me disgusto mucho por no poder ni estrenarlo y creo que mi madre también se disgusto y no volvió hacerme nada más. Ese año fui al univ, me acuerdo que en el autobús vi a una chica que la conocía y enseguida entablamos conversación. En la primera parada me dijeron que le hablara de la obra pero yo no me sentía cómoda hablando de ese tema y como no lo hice la apartaron de mi lado y ya no la vi en el resto del viaje.

Ese verano ya no fui a casa con mis padres para las vacaciones y ese invierno me fui al centro de estudios a molinoviejo, me decían que había tenido mucha suerte de haberme tocado allí.

La verdad que esos 2 años que pase allí me lo pase muy bien, estudiando segundo grado de fp [formación profesional] de la rama hogar en la que me quedaban 3 años y tengo buenos recuerdos, hacíamos tertulias piratas, inventábamos canciones y montábamos festivales.

Empezaron las normas, no podía tener fotos de mi familia, me hicieron romper una foto que le tenia especial cariño pues era la de mi perro, ni siquiera una estampa de los patronos de mi pueblo. Lo del cilicio o las disciplinas no lo llevaba muy bien pues había días que no lo utilizaba, me registraban la habitación de arriba abajo como si fuera una delincuente. Me preguntaba por qué las numerarias podían tener fotos de su infancia y yo no pero lo aceptaba.

Esa navidad mi madre me llamó por teléfono para ver si pudiera ir a casa por navidad. Como es de esperar no podía ir e incluso le dije que esa era ahora mi familia y que me debía a ella. Yo creo que eso le dolió mucho y lo siento en el alma, me preguntó por qué y yo le dije que no podía hablar por teléfono de ciertos temas porque podían escuchar otras personas, como si el teléfono estuviera intervenido o algo así, porque ahí me lo habían dicho. Se casó un primo hermano y por supuesto no me dejaron ir a la boda, mis padres si querían verme tenían que desplazarse desde valencia hasta segovia donde estaba yo, se murió mi tío y ni se plantearon que fuera al entierro.

Cuando acabó mi centro de estudios me destinaron a barcelona, por lo menos estaba más cerca de mi casa, primero estaba en una casa en la que cada día íbamos a atender casas pequeñas pero luego me cambiaron a la administración de un colegio mayor monterorls. Ahí empezaron a cambiar las cosas, el trabajo realmente me gustaba y disfrutaba, me hicieron un contrato de trabajo pero por supuesto no veía ni un duro. A veces venían numerarias en practicas, niñas de 16 años, yo ya tenia 19 años, que las teníamos que llamar señoritas y obedecerlas, me parecía ridículo pero esa era la norma y yo como todo, la aceptaba.

Ese año se murió mi abuela, mi padre me llamó y le dije que no podía ir al entierro con lo que mi padre se enfadó y llamó a la directora y le dijo que si no iba se presentaría allí a por mi, por lo que aceptaron y fui al entierro acompañada por una numeraria pero llegué tarde y no la pude ver.

Mi salida de la obra fue un poco dramática porque en realidad yo no quería irme pues me sentía a gusto. Era navidad, y me encontraba triste, empecé a acordarme de la Navidad que pasaba en mi casa con mi familia y me entró morriña. En ese momento me llamó mi madre y ella me conoce muy bien y sabe cuando me pasa algo y me pregunto qué me pasaba, al principio me resistí diciéndole que no me pasaba nada pero al final rompí a llorar y de dije que los echaba de menos. Eso alegró mucho a mi madre que junto con mi padre removieron roma con santiago para que yo volviera a casa. A las pocas semanas me comunicaron que me iba a casa para siempre pero lo que yo quería era pasar unos días con ellos y luego volver pero no lo aceptaron con lo cual puedo decir que a mi me echaron y me sacaron a escondidas sin despedirme de mis compañeras.

Me levantaron una hora antes de la hora sacándome de la casa sin que me viera nadie, siempre acompañada por una numeraria, fuimos a oír misa a una iglesia cercana y en el tren llegamos a valencia al colegio altaviana donde la directora de entonces era la misma que había tenido en el internado Josefina O. Allí me encerraron en una habitación para que nadie me viera y me acompañaron en el tren hasta mi pueblo donde me dejaron y se fueron, no sin antes decirme que hasta el 19 de marzo seguía siendo del opus dei y tenia que acudir cada semana a valencia para confesarme. Llego el 19 de marzo y yo renové pero cuando me llamaron para preguntármelo mentí les dije que no lo había hecho.

He soñado muchas veces que volvía al opus dei pienso que la esencia lo de santificarse por medio del trabajo esta bien y es bueno, pero lo de separarte de tu familia y amigos no esta bien, en ninguna congregación religiosa te apartan de tu familia.

El cuarto mandamiento dice que hay que honrar a tu padre y a tu madre, ellos lo incumplen cuando no se ocupan de los suyos.

Hay una pregunta que siempre me ha intrigado, ellos dicen que tu cuerpo no es tuyo sino del espíritu santo entonces ¿por qué lo dañamos con el cilicio y con las disciplinas? y que no podemos ser donantes de órganos porque no puedes disponer de tu cuerpo porque no es tuyo.





Original