Mi experiencia como agregado

From Opus Dei info
Jump to navigation Jump to search

Por Rafael S., 4 de junio de 2003


Hola, me llamo Rafa, y, despues de ver esta paginas durante un par de semanas, me he decidido a escribir. Estuve "metido" en el opus 5 años, y la verdad, es que -desde los 16 a los 21- fueron unos años un poco crudos para mi.

Aprendi a rezar, a estudiar, a "comportarme",... incluso a comer!!! cuando estuve dentro, pero tengo que decir, que hay algo mas... algo mucho mas oscuro que las simples sonrisitas que ves en la gente del opus a diario.

Yo nunca fui un estudioso, y estando en Segundo de BUP, empecé a ir por un club cerca de Tajamar. Al ser un chico callado y reservado, era como que no cabia dentro de los esquemas en el Opus, pero vamos, como que a ellos les da igual eso... solo piensan en reclutar gente... cuanta mas mejor... si eres malo o .. cualquier otra cosa, ya te "obligaran" a cambiar cuando estes dentro.

En mi familia no cayó muy bien el hecho de que yo fuera de la obra, pero claro, como que al principio lo tienes que ocultar, no sea que "den la lata" como decian ellos. Mis hermanas siempre me decian que estaba en una secta, y que yo habia cambiado (y qué verdad mas gorda...). Siempre iba a ver a mi familia una vez al mes... y de repente, deje de ir! Si, asi como se dice. No hablaba con mi familia mas... nada,... tenia que estudiar en el Club, o tenia que hacer apostolado... Vamos hombre, que te digan que:

  • Numerarios 100% a la Obra
  • Supernumerarios 100% a la familia
  • Agregados 60... bueno, 70% a la obra, y el resto, si puedes a tu familia.

Por supuesto yo era agregado, y hubo épocas que lo pase bien, en las convivencias y en todos los aspectos, aunque yo sabia que algo no andaba bien dentro de mi.

A los cinco años de estar en la obra, y, yo pensando que era la persona mas feliz del mundo, cai enfermo, y me tuvieron que hospitalizar por una semana. Efectivamente, toda mi familia vino a verme... y todo el Opus... Dios!!!, que de gente. A todo esto, mi familia se quedaba afuera de la habitacion para que no hubiera mucha gente, pero la gente de la Obra llegaba y sin pedir permiso se metian a darme la vara.

A todo esto, salí del hospital, y pedí hablar con el cura del centro para confesarme... Dios... parece que algo habia mal... yo no se si se pensaban que es que habia hecho algo grave en el hospital, o yo que se...

Nada... me cambian de centro, y yo lo acepto. Alli conocia a Cesar, Cesitar.... y me hice mucho más amigo de él. Nada... que me echaron la charla porque se estaba convirtiendo en una amistad particular... Jolines!!! que uno no puede tener amigos o qué????

Mientras estuve en este centro estuve haciendo la labor en el pueblo donde vivia, Coslada, nada, que alli no habia muchos del Opus, y mi misión era conseguir mas.

Cuando ya habia recuperado la alegría, y estaba contento de hacer la labor allí, aparece la figura de mi director... "tienes que hacer la charla conmigo" Pues nada, yo hago la charla con quien sea... aqui el menda se tira 30 minutos haciendo oración y pensando en las cosas que diría -la verdad, por supuesto-. Entonces el menda se sienta delante del director... y empieza a hablar... a SINCERARSE... Cuando de repente, mi querido director -ojala pudiera decir su nombre- me dice que soy un mentiroso y que no estaba diciendo la verdad... que le estaba ocultando algo. Nada, que el menda se mete en el oratorio otra vez a rezar, a pensar que se puede haber escapado... y el menda vuelve al director a decirle prácticamente lo mismo. Entonces el director, le dice lo mismo...

Yo no lo pude creer. Me estaban llamando mentiroso a la cara, sin niguna razón. Antes de irme a casa, mi director me dijo que a partir del dia siguiente, yo iba a dejar de ir por el centro en Coslada, ya que no me iban a necesitar allí -Yo, que era el que llamaba a la gente, y organizaba todo... -. Que tendría que ir al centro grande para hacer proselitismo allí, con los universitarios, y con los niños del otro centro, y que no volveria por el tro club jamas.

No sé qué se le paso por la cabeza al chalado aquel, pero yo, por supuesto dije "que me lo pensaría" a lo que él, con su cínica mirada, me contestó, que "no, no tenia que pensar nada, que directamente lo haría"

Cuando salí del centro y cogí el autobus de vuelta para mi casa "vi la luz" y por cierto, no era divina. Era una luz clara, clara, que decia, "mándalos al garete"

Al día siguiente, quedé con mi director en el centro de Madrid, y se lo dije, que me iba, que estaba harto, y que a mi nadie me daba órdenes de ese tipo. El me dijo que si era por la conversación del día anterior que se aplazaría, pero era muy tarde... "el menda" se iba...

Nada, qué fácil fue, pense... pero no!, no iba a ser tan fácil. De hecho, tenía que "pedir" el irme del opus... qué gracia. Vamos, que te torturan y encima eso seria como ser masoquista. Pues nada, yo hablé con un jefazo de esos en Hortensias, y me dio 25 libros para leer, con 18 puntos cada uno y bla, bla, bla. "A palabras necias, oidos sordos" yo pensaba.

A las semana siguiente yo volví para devolverle los libros, claro está porque yo ni los quería ver en pintura. Cuando me preguntó si me lo habia pensado, claro está, me reí en su cara y le dije que no.. que ni los habia leido. Entonces, con esa cara de odio y asco que siempre tenia, me dijo que mucha gente habia vuelto de rodillas a pedir la readmisión.... Sí, y yo me lo creo le contesté. En fin, me levanté, salí, y jamás volví a verle.


UNA ETAPA NUEVA

Pasaron los años, y "milagrosamente" yo no conseguía trabajo,... vaya... qué mala suerte. Al final, conseguí trabajo contestando el telefono, vamos, algo igualito que la especialidad técnica que yo tenia en laboratorios.

Y llegó el dia que decidí marcharme,... ya no porque me molestaran, porque no, no me molestaban... pero era porque vivir en Madrid me recordaba todo mi pubertad que no viví, y que fue destruida de esta manera...

Ahora vivo en el extranjero, en Manchester, y tengo trabajo, casa, coche... y pareja. Lo que no creo que les siente muy bien a los del Opus, por ejemplo, es decirle que... "soy gay" Qué fuerte... no se... parece que lejos de Madrid me he reencontrado a mí mismo y la manera que soy. No creo que les diga nada de que soy gay, pero vamos,... es algo por lo que muchos de ellos volverían la cara para no mirarme... y lo sé.


Original