Madre con hija numeraria del Opus Dei

From Opus Dei info
Jump to navigationJump to search

Una historia más

Por Luchadora, 13 de mayo de 2004


Tengo una hija Numeraria. La eduqué para ser libre, ellos la hicieron dependiente del "padre".

La captaron en la Universidad, en un mal momento emocional y familiar. Había sufrido la separación de sus padres, el terrible choque de ver que tu padre pasa olímpicamente de todos y que tu madre no tiene tiempo para organizar la casa porque se pasa el día trabajando en cualquier cosa que le sale, no importa horas ni días, para mantener a tres adolescentes y un bebé.

Tener que asumir que era importante en la casa y que de ella dependía, junto con sus otros dos hermanos, un bebé y echar una mano a su madre además de estudiar, era muy fuerte para ella.

Sus nuevas amistades la "ayudaron", le dieron una vida más fácil, sin tener que tomar decisiones, con un maravilloso estudio sin ruidos, sin preocupaciones por el cesto de la ropa ni de preparar comida, ni de poner una mesa.

Ni qué decir tiene que la forma de vivir de su madre comenzó a no ser la correcta y alguien la indujo a evitar hablar de sus cosas con su familia.

Se marchó una tarde, aprovechando que su madre no estaba y que llegaría de madrugada de su trabajo, porque con toda seguridad no la dejaría marchar. Vino con dos "compañeras" y se llevó todo. Yo llegué de trabajar y vi su cama vacía, pero no supuse semejante huída. Fueron sus hermanos los que se tiraron sobre mí al despertarse para contármelo. Creí morir.

De esto hace más de ocho años.

Esta semana me llamó llorando como cuando era pequeña y me dijo que fuera a recogerla para irse a casa, que quería salir de allí, que si le podría presentar gente, que si encontraría alguien con quien formar una familia, que si encontraría trabajo, que si podía mantenerla hasta que lo tuviera, que si podía estar en casa, que tenía miedo, ... tantas cosas en tan poco tiempo y llorando sin consuelo... Mi fallo fue no haber salido corriendo del despacho y haber ido a sacarla de allí inmediatamente.

Quedé con ella para hacerlo por la tarde. Sobre las cinco habló con su hermana y le preguntó que si ella opinaba lo mismo que yo, que tenía miedo de irse y que luego no la dejaran volver... Mi otra hija se alarmó. Que certeza en hacerlo. A los veinte minutos estábamos allí para recogerla, y ya no era la misma. "Me quedo. Las cosas no se pueden hacer así. He de hablar con mi consejera de la Delegación"...Ya no hubo manera de sacarla de allí. Se puso su coraza y dominó sus pensamientos e impulsos. Se sintió culpable por haber hecho aquella llamada de auxilio, por haber creado aquel horrible momento.

Volví a perder a mi hija. ¿Cómo puedo darle la libertad?

Hace tiempo que está con depresión, hace tiempo que "tiene dudas", por eso pienso que ha hecho montones de convivencias últimamente. Ahora la llevan a una psicóloga y a un psiquiatra "obra", de pago (todo se resuelve en casa), está medicada. Le dejan salir cuando quiere pero con control, claro está. Saben todos sus pasos. Dá cuenta de todo, normal.

He acudido a la delegación para pedir que me la dejen tener en casa, pero ante la incongruencia de que no está en un momento como para decidir algo, sí que lo está para decir dónde quiere permanecer mientras se repone. ( hace como cinco meses que la veo muy mal, derrotada, rota, hundida...)

Ha perdido más de dos tallas de ropa.

Pero no puede venir a casa porque no entiende que sus hermanas puedan tener discusiones, porque en casa no están las cosas tan ordenadas como en su "casa", porque no está de acuerdo en que yo salga con un amigo cuando tengo hasta una nulidad matrimonial de su padre y por lo tanto soy soltera.

No es mi hija, no es la que eduqué en querer y comprender a todos, en no juzgar a nadie, en amar como Cristo. Dios es amor, los hombres fallamos cuando no amamos (ahí está el pecado en la falta de amor), pero somos seres humanos con nuestras pasiones, nuestras flaquezas, y lo más importante es resurgir de las cenizas cuando hemos cometido un error, eso es lo verdaderamente importante: Amar y levantarnos. Si amas y te levantas, perdonas a los demás y a tus fallos, esa es para mí la filosofía de la vida. No podemos vivir sintiéndonos culpables de todo lo que surge a nuestro alrededor, y mi hija se culpabiliza de todo.

Me duele qué hará con el latiguillo "disciplina" que ví una vez en su cuarto. Cómo corrió para guardarlo en un cajón. Pero ¿qué pecado puede tener una chica que no sabe nada de la vida? ¿Por qué les martirizan con eso?

Vuelvo a preguntar a quien pueda ayudarme o darme alguna forma de llegar a mi hija: ¿Cómo puedo enseñarle que es libre? La eduqué en el amor a Dios, fui su catequista de Comunión en su colegio, no le pido que deje a Dios, sino a sus "hermanos" en el "padre".

Quiero luchar por ella, hasta donde pueda llegar. ¿Sabéis cómo conseguirlo? ¿Alguien puede ayudarme?

Gracias por leer mi testimonio, un besazo. Y si me contestas, muchos más besazos.


Original