Más sobre la pederastia

From Opus Dei info
Jump to navigationJump to search

Por Koke, 23.06.2010


Sobre el tema de la existencia de pederastia o paidofilia en la Opus me gustaría aportar algún dato.

Teniendo en cuenta que mi toma de contacto con "el lado oscuro" comenzó en la etapa de mi pubertad, y mi estancia allí continuó justamente en los años de adolescencia y posteriores, al igual que les ocurría a mis "hermanos" con los que convivía, pude comprobar cómo esa fase vital unida a la represión afectiva tan férreamente impuesta por los directores, causaba estragos en el desarrollo personal de más de uno. También en el mío propio. Quizás los mismos acontecimiento en la edad adulta hubieran sido distintos.

Así, en aquel tiempo yo mismo me debatía en dudas sobre mi inclinación sexual. No sabía bien si me gustaban los niños (de los que me atraía su personalidad) o las niñas (sus formas curvilíneas), pero mientras estuve dentro y hasta poco tiempo después de irme, mi inclinación era homosexual con tintes paidofilicos, me atraían los púberes, aunque la autorepresión que vivía en aquel momento me impidió hacer nada en ese sentido que no fuera tener alguna imaginación de la que corría a confesarme como un idiota teledirigido. La homosexualidad me parecía un pecado demasiado "sucio" (sic) para un numerario, vamos que eso había que dejarlo "para la clase de tropa", no para el generalato al que dios nos había llamado.

Lo que me ocurría a mí, también era un sentimiento compartido por otros "hermanos", como pude comprobar durante mi breve paso por un consejo local. Allí, en sus reuniones, se intentaba echar tierra y pasar de puntillas sobre ese tipo de asuntos, que se repetían con frecuencia (como queriendo no asumir su realidad, o parecía que quizás se pretendía impedir su contagio a los propios miembros del cl), a la vez que se advertía e informaba detallada y puntualmente a la delegación, en octavillas pulcramente escritas a máquina, cuyo color no recuerdo. Eran temas sobre los que, cuando era necesaria información de la que no disponíamos, mirábamos al sacerdote allí presente en busca de ratificar o detallar noticias y éste ciertamente así lo hacía, rompiendo ostensiblemente su obligación de sigilo ante todos los presentes. Por cierto, el "hermano" que en ese momento más graves problemas tenía con la pederastia forma parte actualmente del nucleo directivo de esa dl (sin duda, será porque ha rectificado).

Menos mal que hace muchos años que descubrí que las únicas que me gustaban eran las mujeres. Digo "menos mal", con todos mis respetos a los homosexuales, porque ello me ha permitido -y me permite- tener momentos tan bellos al lado de mi mujer por los que -de haberlo sabido mientras estaba dentro- "tiraría por la borda" sin dudarlo un segundo, todos los años que pasé en el "lado oscuro". Bendido trueque (dicho sea por un ateo).



Original