Los informes secretos del Opus Dei en sus textos oficiales

From Opus Dei info
Jump to navigation Jump to search

Por Isabel Nath, 5 de diciembre de 2007


El tema este de los informes escritos secretos (Informe I, II , III, IV) en el Opus Dei está dando para mucho. El lunes pasado nos escribe Otaluto acerca de estos informes y acerca de la bondad o perversidad de los mismos. En la primera parte del escrito da la sensación como que se justifica por el hecho de haberlos tenido que escribir él, pero en la segunda parte parece que los condena, no sé si lo he entendido bien. Yo pienso querido amigo Otaluto, que la perversidad de dichos informes es incuestionable, y el hecho de que tú y muchos otros de los aquí presentes los hayáis redactado y hoy estéis aquí de este lado (cuántos habéis escrito lo mismo da), no los hace más light ni más justificables, lamento decirlo. No seré yo la que empiece ahora a hacer juicios acerca de si tenéis culpa o no y etc, etc, (como ya se ha debatido en esta web en otros momentos), para empezar porque no me corresponde a mí el juzgar a nadie, y para seguir porque pienso que el pasado, pasado está, y todos hemos hecho cosas siendo o no siendo del Opus Dei que hoy, con más información, haríamos de otra forma. Así que si alguna de las presentes ha escrito perversos informes secretos acerca de mi persona, que no se preocupe que no le guardo el más mínimo rencor por ello. Pero los informes que escribió, aunque lo hiciese con la mejor intención (solo faltaría…!), son perversos.

El escrito de Otaluto me ha servido, para releer lo que escribió Oráculo al respecto hace más de un año. Y además de comprobar que con lo que Oráculo dice sí me identifico, he leído el texto oficial que aparece como anexo de su escrito. De este texto de la Instrucción para los Directores (1936) escrita por el Fundador del Opus Dei, me permito destacar lo siguiente:...

70 [303] Conviene que todo lo que pase esté reflejado brevemente en el papel (…).
(…) Así los Directores no se olvidarán de dar a conocer lo que deba ser conocido por la Comisión (…)

Y me pregunto: por qué todo lo que pase debe estar reflejado en el papel????. Qué sensación de asfixia, no?. Luego lo detalla más adelante en otros puntos de la misma Instrucción, pero de entrada eso de ‘todo’ suena a excesivo. Sobre todo por lo que viene a continuación, a saber, que la idea es que los directores de la Comisión sepan todo lo que deben saber. A mi modesto modo de ver, si hay algo que la Comisión deba saber, ese algo será muy puntual y especial, el resto no tiene por qué saberlo. Entonces para qué hay que apuntarlo todo?. Entiendo que si hay un Consejo Local, en él debe haber personas suficientemente preparadas para ‘ver’ esa voluntad divina para cada uno de sus hermanos compañeros de piso, y tomar al respecto las medidas que les parezcan más oportunas. Como así hacen. Si no quién fue el que vio mi vocación de numeraria cuando tenía 15 años?, la directora del centro?, el sacerdote del centro?, o la directora de la Asesoría?. Esto parece una trivialidad, pero es importante, porque en algún momento habrá que depurar responsabilidades, que cuando les interesa cada miembro del Opus Dei es responsable de sus actos, y cuando no todo debe ser escrito y transmitido a los de arriba. Para qué?. Debe ser porque tienen que tomar decisiones al respecto si no, la justificación del santo cotilleo no se aguanta. Y si toman decisiones, serán responsables de ellas, no?.

71 En todo caso, jamás hay en estas fichas nada que pueda suponer difamación, puesto que no es ése el espíritu de la Obra, que es espíritu y modo de familia cristiana, en la que habrá siempre mutua confianza.

No sé si me da la risa o qué me da…: ¿desde cuando una familia cristiana tiene un modo y un espíritu que le hacen elaborar informes secretos de todos y cada uno de sus miembros, en los que se apunta, como dice literalmente el punto anterior, ‘todo’?. Es que me lo estoy imaginando: Carmen hace el informe de Alvaro, Alvaro hace el de Javi, Javi el de Mamá, Mamá el de Josemaría, y Josemaría el de Carmen. Se sientan todos después de la cena cada día, y hala, dale que te pego a recordar ‘todo’ lo que ha acontecido en el día, para luego mandárselo por escrito a…. A quién?, a Papá…????. Vamos, es que si no fuese por lo fuerte que es resulta hasta cómico.

Este fichero personal del que vengo hablando, se asemeja más bien al que tiene un buen médico [305] en beneficio de sus clientes. Y, en este caso, los clientes vuestros son muchas veces vuestros hermanos; y muchísimas más, aunque no sean vuestros hermanos, son almas que amáis in visceribus Iesu Christi (Philip. I, 8). 97

Me llama la atención en primer lugar que se llame ‘clientes’ a los ‘pacientes’. Quizás no es casual, no sé… Todavía me duelen más los ojos cuando leo que para los directores del Opus Dei sus hermanos son también ‘clientes’. Óle!. Por no mencionar más que de pasada que el historial médico que se hace de cada paciente queda bajo estricto secreto profesional, y este secreto parece bastante incompatible con el constante flujo ascendente de información acerca de ‘todo’ que hay en el Opus Dei. Que yo sepa las historias médicas no se mandan ni a la delegación provincial del Insalud ni al ministro de sanidad.

Las fichas personales de la gente joven salen solas, si se anota, cada vez que surja, algo que merezca la pena hacerlo consignar —hay que poner la fecha siempre—, y después de alguna charla con el interesado. 98

Sí claro, las de la gente joven salen solas, las de los mayores son más difíciles, porque puede darte la sensación de que estás haciendo un copy/paste de depresiones, medicaciones, dudas, y etc, que además no quedan bien así por escrito. Podría ocurrir que al que redacta tanto informe un día le dé por pensar e intente buscar la relación entre la santificación del trabajo en medio del mundo y los diazepanes, y concluya que no la hay, que es lo peor y lo más normal de concluir. Y por cierto, porqué y para qué hay que poner hasta las fechas de ‘todo’ lo que ocurre???.

[306] Conviene repasar, con una determinada frecuencia, esas fichas personales, para reparar cualquier omisión; y además, porque no debéis olvidar que está bien lejos de nuestra manera de obrar, poner a nadie una etiqueta para toda la vida. Anotad también en esas fichas las circunstancias familiares, profesionales, talento, aptitudes, aficiones, etc. Así podréis informar, cuando sea oportuno, a la Comisión Regional. 99

Hay que repasar con frecuencia los ficheros para evitar cualquier omisión. Ahora empiezo a entender en qué consiste el trabajo de los Directores del Opus Dei y por qué están siempre tan ocupados: entre las normas del plan de vida, recibir confidencias de sus hermanos/clientes, hacer el resumen diario por escrito de dichas confidencias recibidas, y repasar los resúmenes hechos las veces anteriores para ver si han omitido algo, no sé ni cómo les queda tiempo para hacer apostolado de amistad y confidencia, con la cantidad de tiempo que lleva el hacer crecer una amistad… A lo mejor es por eso que no hacen… O que el que hacen no es de amistad… Por cierto, este trabajo también se santifica????. Y más por cierto, se me viene a la cabeza una cosa que a algunos no os va a gustar, pero pensad: cómo va a dar el Opus Dei de alta en la Seguridad Social a los directores????. Si es que no pueden… De qué los dan de alta?, de ‘cotillas’?, de ‘correveidiles’?, de ‘traidores de confidencias ajenas’?, o en el mejor y más amable de los casos, de ‘directores espirituales’ de sus hermanos/clientes????. Lo de las nax es de juzgado de guardia, y a los sacerdotes la Iglesia los da de alta así que se debe contemplar la figura del sacerdote en el régimen general de la Seguridad Social, pero los directores del Opus Dei puros y duros, qué hacen realmente????. Bien, no nos desviemos del tema…

Está bien eso de que no ponen etiquetas a las personas para toda la vida… Eso reconoce tácitamente que se ponen etiquetas a las personas (otro óle!), pero que no son para toda la vida. O sea, que no contentos con utilizar las cosas que cuentas en confidencia, las escriben, y encima te juzgan por ellas y te ponen una etiqueta, que no es para siempre no, es actualizable!. Es decir, que hoy eres una ‘soberbia’, y mañana eres una ‘soberbia y avariciosa’ además… Pues me tranquiliza, mire usted, me tranquiliza muchísimo…

Y al final volvemos sobre lo del principio: ese ‘todo’ que hay que anotar incluye las circunstancias familiares, los gustos y las aficiones… Y eso lo anotan para informar a la Comisión cuando sea pertinente. Y digo yo, qué le importará a la Comisión si yo, numeraria de a pie, prefiero los pintores impresionistas a Picasso…?. Qué tiene la Comisión (o en mi caso la Asesoría) que decir acerca de mis gustos o aficiones?. Siempre que sean legales, quiero decir… Sin embargo alguien sí debería hacer un informe por escrito acerca de las aficiones de algunos directores del Opus Dei a las sociedades interpuestas, a no dar de alta a sus hermanos/clientes en la Seguridad Social, y etc, etc, y mandárselo a Hacienda, por ejemplo. O de sus aficiones a traicionar las confidencias de sus hermanos/clientes y mandarle el informe al Defensor del Pueblo, por no mencionar a la Santa Sede. Estoy pensando que los informes escritos tienen su qué…

72 Finalmente, tened un fichero, lo más completo posible, de las visitas que hagáis a las autoridades —siempre de acuerdo con la Comisión—, y de las amistades de la casa y anotad el trato que tenía con cada uno, para no dejar que ninguna de esas amistades se enfríe. Que en la ficha quede nota de las atenciones que ellos tienen con vosotros, y vosotros con ellos: podéis hacer una buena labor espiritual. 100

¿Por qué las personas normales que viven en medio del mundo tienen que visitar a las autoridades locales siempre de acuerdo con sus superiores?. Para empezar, yo soy una persona normal en medio del mundo, quiénes son mis superiores…???.

Fichero de los amigos de la casa donde se apunta qué trato tiene la pobre amistad con cada uno, que atenciones tiene… Para que no se enfríe… Esto es incomentable, raya en la paranoia…

[307] No dejéis de completar este instrumento con el fichero ya tradicional que llamamos de santos: se compone con fichas que se encabezan con la fecha de cada día del calendario, y, en cada una, se anotan los nombres de los amigos que en esa fecha celebran su fiesta. Todos estos ficheros estarán solamente en manos de los miembros del Consejo local. 101

¿Por qué el fichero con las personas que celebran su santo ese día tiene que estar en manos de los miembros del Consejo Local solamente…?.

Hasta aquí el texto del Fundador. A partir de aquí las notas de Alvaro del Portillo. En la nota (97) dice textualmente:

(…) nuestro Fundador suele decir que han de hacerse de tal modo que, si las leyese el interesado, su reacción fuera ésta: levantar el corazón a Dios, para dar gracias por el desvelo paternal que con él tienen sus Directores (…).

(…) Aunque la existencia y el contenido de ese fichero están comprendidos en el silencio de oficio (cfr. n. 72), no debe de ordinario anotarse nada que —de una manera o de otra — no sea ya conocido por el interesado, por su propia experiencia o porque se le ha indicado a través de la corrección fraterna, de la Confidencia, etc.(…).

Pues mire, le agradezco el detalle, pero el hecho de que a mi me hayan hecho una corrección fraterna, no le da a nadie derecho a escribirla y hacérsela llegar a no quiero saber cuantos superiores sin mi consentimiento. Porque entonces deja de ser una corrección hecha en privado para pasar a ser una corrección pública y no autorizada, y que yo sepa eso tiene de evangélico lo que yo de alemana; o sea, nada. Y ya le digo, mi padre no elabora informes escritos y secretos de sus hijos, créame. Es más, salvando a su Padre, no conozco a ningún otro padre que pida a sus hijos que traicionen la confianza de sus hermanos y le hagan un informe escrito de la misma. Y personalmente, de haber sabido que había informes escritos y secretos acerca de mi persona que circulaban de la forma más natural por los despachos de directores varios, créame que no habría levantado los ojos al cielo para dar gracias a Dios Señor nuestro de nada, aunque hablasen de lo bien que lo hago todo. Sobre todo, porque nadie me consultó al respecto (sirva también esta afirmación de respuesta a nuestro amigo Otaluto, con cariño sincero).



Original