Lo que no tiene importancia para el Opus Dei

From Opus Dei info
Jump to navigationJump to search

Por Ruta de Aragón, 2 de febrero de 2007


Muchas veces, uno se ha preguntado, y se pregunta: ¿Qué se puede hacer, para que el Opus Dei no siga, consciente o inconscientemente, para mí conscientemente, echando a perder y rompiendo tantas vidas como uno ha visto? Y por lo que uno ve, no había visto nada, visto lo visto, como se suele decir.

La respuesta a la pregunta de arriba, después de darle mil vueltas, es según mi parecer, que se puede hacer muy poco, por no decir nada, para evitar tanto destrozo. Algunos compañeros atribuyen las formas y fondos de actuar del Opus Dei al “idiotismo”, ente, que por desgracia llena este mundo; a mí personalmente y sin largos años de estudios, me cuesta aceptar la tesis del “idiotismo” en del Opus Dei.

El Opus Dei, y la mayoría de sus miembros, achacan su forma de actuar a largos años de estudio, y a las visiones que San Josemaria tuvo. Ante esta situación, el único tratamiento para no malgastar o echar a perder la vida en el Opus Dei y el único salvavidas ante el Opus Dei, es el preventivo, como saben los más expertos en Opus Dei. Algunos dicen que si uno es "simpliciter" = simple, se puede manejar bastante bien en esta vida por el Opus Dei; el problema para esta última opción es que hay que haber nacido simpliciter. Lo que aconsejan algunos de los más expertos, a los infelices, es no acercarse mucho al Opus Dei hasta cumplidos los 25 años de edad; y los más prudentes, demoran la edad de aproximación hasta los 35 años de edad, y algunos llegan a hablar de esperar hasta los 45 años de edad o más. Algunos llegan incluso a pensar, en acercarse al Opus Dei en el lecho de muerte...

Las imágenes que podemos observar del Opus Dei, a nivel de calle, y de personas estándar, yo las dividiría en tres grupos; aunque se podría hablar largo y tendido de los distintos subgrupos dentro de cada grupo, y así hasta el infinito; hasta llegar a cada persona, dentro de cada grupo, pero como no estamos en el juicio final, y no se trata de eso ahora, simplifico para que nos podamos entender, y decir lo que quiero decir, y lo dejo en tres imágenes del Opus Dei.


La primera imagen que se tiene a nivel de calle del Opus Dei, es la formada por “el escaparate del Opus Dei” que suele estar formado por el grupo de los “Arrimados” al Opus Dei, formado por los cooperadores y aquellos que estudiaron o participaron en alguna obra corporativa, colegio o universidad del Opus Dei, y que solo se relacionaron y se relacionan con el Opus Dei docentemente, o por viejos amigos, y cursaron sus estudios en colegios del Opus Dei, y recibieron en su gran mayoría, una educación y un barniz de formas Opus Dei y frases hechas del estilo, “ Yo te encomiendo a ti, y tu me encomiendas a mi.” Y en su gran mayoría son los que al hablar del Opus Dei, hablan con agradecimiento al Opus Dei por la educación recibida, y por la vida, que no tuvieron que dar a Dios, en el Opus Dei, y por la vida que no les fue destrozada por el Opus Dei.

La segunda imagen del Opus Dei, es la formada por “la entrañable tropa” del ejército del Opus Dei en orden de batalla, que son los casados, llamados supernumerarios y es de los que habla el Opus Dei, cuándo dice a los cuatro vientos, que no son una secta.

Y la tercera imagen del Opus Dei, formada por los cuerpos de elite del Opus Dei; el grupo de los consagrados a Dios en el Opus Dei y que viven en sus conventos: Numerarios, Numerarias, Numerarias auxiliares, Agregados. Agregadas y Sacerdotes numerarios, cuerpos de elite, donde el Opus Dei, tiene bastantes rasgos de secta. Entre los miembros de este tercer grupo a la larga o a la corta, muchos, se aplican a si mismos, una serie de máximas del tipo: “Sálvese quien pueda del Opus Dei”, “Lárguese quien pueda del Opus Dei, y como pueda, y lo mejor que pueda”. Y a quien San Pedro se la de, San Pablo se la bendiga.


Algunos de los que hemos estado dentro, y lo hemos pagado caro o muy caro, sin querer pagar, creemos, que se pueden hacer algo mejor las cosas por parte de los Generales del Opus Dei para mejorar algunas situaciones. Se debería poder hacer algo mejor las cosas para intentar evitar que se sigan cometiendo las mismas torpezas, la misma mala leche y los mismos errores fatales por parte de los directores y generales del Opus Dei; y creemos que se puede hacer muchísimo para que muchas de las normas de vida de los consagrados del Opus Dei y los procesos de captación y consagración de sus miembros en sus conventos, dejaran de ser un destroza y malgasta vidas. Así pensamos, que se puede hacer muchísimo a la hora de intentar cambiar, algunas cosas, a la hora de salir los numerarios del Opus Dei.

Se debería dejar pasar a los numerarios y numerarias a supernumerarios y supernumerarias. Se debería evitar la profunda humillación a la que se somete a la mayoría de la gente que se quiere ir de los conventos del Opus Dei, y el dramatismo en muchos casos de los procesos de salida de estos cuerpos de elite de consagrados del Opus Dei, lo cual pone de manifiesto una vez mas, el carácter de religiosos y consagrados de los que viven en los conventos del Opus Dei.

Tengo serias dudas, por lo que conozco de Las Ordenes Religiosas de La Iglesia; que en las Ordenes Religiosas se trate tan mal a sus frailes y monjas, en el caso, de que quieran abandonar el convento y la orden religiosa. Y lo mal que se trata, a la mayoría de los frailes y monjas en los conventos del Opus Dei, cuando quieren abandonar el convento y el Opus Dei.

Muchos tenemos las siguientes visiones, sobre la cuestión de las formas y los fondos, del Opus Dei.

La visión que tenemos algunos infelices es creer que tiene que haber otros caminos y formas y fondos, en la forma de tratar a la mayoría de “los desertores y Judas” que se van del Opus Dei. La visión de que tiene que haber otras formas y fondos, y que se tendrían que dar otras explicaciones a la gente, antes de entrar en los conventos del Opus Dei. La visión de que se tendrían que dar otras explicaciones en el Opus Dei, sobre todo sobre cómo se entrar y se sale del Opus Dei. La visión de que se tendrían que dar otras explicaciones cuando se quiere entrar, sobre la imposibilidad de cambio de numerario del Opus Dei, a Supernumerario una vez dentro del Opus Dei. Explicaciones de a que niveles llega la obediencia, la pobreza, el futuro profesional y la vida de familia en los conventos del Opus Dei antes de entrar al convento, y no cuando ya estás dentro del convento.

La visión de que se deberían dar otras explicaciones sobre los tratos, que se pueden llegar a recibir en el Opus Dei, si uno cree que no tiene vocación o simplemente se quiere ir del Opus Dei.

Como ejemplo de las consecuencias que provoca la falta de explicaciones por parte de los directores sobre algunas cosas del Opus Dei, recuerdo que en mis tiempos, cuando se repartía El Catecismo del Opus Dei, para estudiarlo, siempre bajo la mirada atenta de algún director... la gran mayoría, lo primero que mirábamos, en cuanto al director lo llamaban por teléfono, era cuántos años de destierro habían de pasar si uno dejaba de ser numerario, para poder volver al Opus Dei, como supernumerario. La verdad, es que no recuerdo cuántos años eran, siempre fui muy malo copiando en los exámenes, y siempre volvía el director antes de que me diera tiempo a mirarlo. Serian los nervios. Lo que creo recordar, que no explicaba el catecismo del Opus Dei y los directores tampoco, es que cuando uno se iba del Opus Dei, la gran mayoría recibía tal cantidad de “palos espirituales “, que lo mas seguro,es que no le quedaran muchas ganas de volver por allí, lo cual era manifestación de profunda soberbia, según el parecer de los sabios del convento.

Estas pequeñas cosas sin importancia, que han roto y malgastado muchas vidas, para el Opus Dei son cosas sin importancia; también son cosas sin importancia, las señales de Stop en las carreteras; total dos hierros pintados.... Para muchos en esta vida, tampoco tiene importancia que la señal del Stop en la carretera, se vea o no se vea. Cosas sin importancia, que te pueden costar la vida, y que bien mirado, como somos tantos en el mundo, tampoco tiene gran importancia, total, uno mas o uno menos.

Esta forma de pensar que tenemos algunos, sobre las cosas sin importancia que salen muy caras en la vida y en el Opus Dei; no son compartidas en lo mas mínimo por “los generales” del ejército en orden de batalla del Opus Dei. Hay cosas que para el Opus Dei no tienen importancia, tal vez porque el Opus Dei no las paga, y a los tullidos ya les pagará Dios en la otra vida. Qué más quieren esos "mutilados"; lo que han de hacer es estar agradecidos por el cielo que les hemos hecho ganar. Y decidles que en el cielo, si se callan en la tierra, les dejaremos sentarse cerca de San Josemaria, en las tertulias del cielo.

“Los generales del Opus Dei” tras largos años de estudios de cómo son las guerras espirituales contra el mal, y las estrategias y tácticas para la supervivencia de los ejércitos espirituales y el reclutamiento y permanencia de sus miembros en su ejercito espiritual, no creen oportuno, después de estudiar la cuestión detenidamente, que haya que cambiar nada, ni tener que dar la mas mínima explicación sobre cosas sin importancia. La cuestión, para los superiores del Opus Dei, es que esta vida, y el fin del Opus Dei, son una guerra contra Satanás y sus esbirros, guerra que el Opus Dei ha de llevar a cabo como cuerpo de elite dentro de La Iglesia. Y que para que el Opus Dei salga adelante necesita de los consagrados en sus conventos, como cuerpos de elite del Opus Dei. Y para vencer al mal, mantener y intentar aumentar el numero de consagrados en sus conventos. Es lo de menos y son cosas sin ninguna importancia que se destrocen o malgasten vidas por el camino, por imprudencias, mala leche, o errores de sus directores o barbaridades en las formas de hacer las cosas o de sus reglamentos jurídicos, y que queden destrozadas un numero de vidas en el ámbito profesional, familiar, afectivo, económico o de salud. Cosas sin importancia en esta vida.

Los generales del Opus Dei saben que los muertos y tullidos en las guerras son inevitables, y son por lo que se ve, cosas sin importancia. Aunque de cara a la galería se intenta vestir a la mona de seda, pero claro, mona se queda.

En cualquier guerra que vaya en serio, y la guerra espiritual contra el mal va muy en serio, hay muertos y tullidos, y todo vale a la hora de utilizar al personal, con independencia de cómo acaben sus vidas, para llevar a cabo esa guerra contra el mal y para asegurar la continuidad del Opus Deí sobre la tierra hasta el día del juicio final. Y de paso, tal vez, algún miembro con rango de "cabo" en el ejército del Opus Dei, piensa que si hace meritos, en su batallita particular, igual lo ascienden a "Teniente". Y ya lo dice el dicho, “Aquí mandan galones, y no mandan cojones” Así pues, los maltratados y magullados por dentro por el Opus Dei, formarían parte de esas cosas sin importancia de la vida, y son una consecuencia inevitable, de la guerra espiritual contra el mal. Y igual que en un campo de batalla, se oyen los quejidos y lamentos, de los heridos, y moribundos, y el olor de los muertos y la sangre; y eso es inevitable en la batalla, y todo buen comandante sabe que a eso no se ha de hacer caso mientras dura la batalla. Así el Opus Dei no hace tampoco caso a sus muertos y tullidos y magullados por dentro. Hasta que la cosa de algún tullido se les va de las manos y entonces si hacen caso, pero tarde y mal. Y entonces, se viste a la mona de seda para la ocasión y a toda prisa, para enseñarla, pero ya queda todo muy ridículo, y se ve la mona; en fin, cosas sin importancia de esta vida.

Y ya se sabe que en una guerra hay muertos y tullidos. Y si alguien intenta criticar estas formas de actuar sin importancia del Opus Dei, y se atreve a decir que no son cosas sin importancia, e intenta hablar de justicia, educación y respeto hacia los muertos y tullidos y magullados en la guerra espiritual del Opus Dei. Ha de saber que la respuesta del Opus Dei es clara. ¿De qué respeto hablan los traidores del Opus Dei? ¿Qué respeto merecen los cobardes en una guerra? Los que prefieren rendirse, antes que morir. ¿De qué respeto puede hablar esa gente? De un respeto, para cobardes. No lucho el Arcángel San Miguel y sus Ángeles contra los demonios. Yo personalmente en mi corta formación, jamás oí hablar a ningún Doctor, ni leí nada en bibliotecas, sobre Ángeles tullidos y magullados por dentro y por fuera. Lo más seguro, es que debo estar mal informado y debe haber en el cielo cientos de Ángeles hechos polvo, por los muchos encargos que les manda Nuestro Señor. Y es que en las guerras, nos guste o no nos guste, hay muertos y tullidos y desertores y traidores y cobardes.

Y luego, como argumento de lo difícil que va a ser el cambio en la actitud del Opus Dei, con los futuros tullidos, desertores, traidores y cobardes, para que la gente no se haga falsas ilusiones, según mi infeliz parecer. Contare una entrañable anécdota de San Josemaría:

Había un chaval en un convento del Opus Dei que le costaba vivir algún aspecto del sexto mandamiento de la Ley de Dios, y el director lo quería justificar y disculpar ante San Josemaria, diciendo, que tenía problemas el chico. Y el director le dijo a San Josemaria: ”Pobrecito chico”; y San Josemaria, levantándose, dijo "¡Pobrecito, Cristo!” (Esta anécdota se contaba frecuentemente en mis tiempos, en círculos y meditaciones, para que la gente supiera por dónde iban los tiros, en la guerra espiritual del Opus Dei) (Una aclaración, a Cristo se le puede llamar Pobrecito, porque fue crucificado)

Este para mi, es el fondo de la cuestión sobre lo que piensa el Opus Dei realmente, de las cosas sin importancia, de sus tullidos, desertores, “Judas”, traidores y cobardes del Opus Dei. Pensemos. ¿Pobrecito chaval?
¿Pobrecito Cristo?
¿Pobrecitos los dos, Cristo y el chaval?
¿Pobrecito El Opus Dei, que no tiene todas las vocaciones consagradas, que Dios hizo ver a San Josemaria? Lo cual provoca en las altas jerarquías del Opus Dei, paranoias proselitistas, y hace que sus "putillos de a pie" se vuelvan paranoicos ¿Pobrecitos los tres, Cristo, el chaval y el Opus Dei, sobre todo "los putillos”?

Aclaración, Paranoia significa: Ideas delirantes que se basan en una incorrecta valoración de la realidad exterior; (existen delirios de persecución, de daños, de grandeza, de enfermedad, de seducción, de ruina; y en el Opus Dei delirios de proselitismo y de número de consagrados).

Muchos desde esta página Web solemos decir, pobrecito chico, pobrecita chica. Cuéntanos: ¿Que te pasó?, ¿Que te hicieron en el Opus Dei? ¿Has conocido la felicidad? Y se escucha de fondo, una voz que dice:” ¡Pobrecito Cristo!, que tiene derecho a pedirte la vida.....” Y gracias, a que Cristo tiene derecho a pedirte la vida, los superiores y generales de los conventos del Opus Dei, se creen con el derecho, de poder destrozarte la vida. Y a lo lejos, se oye el ruido de las espadas de San Miguel Arcángel y su ejército de Ángeles luchando con los demonios. Creo que va a ser difícil ver la cuestión “del pobrecito”, del mismo modo por todos los lectores.

Mientras tanto, y hasta que se arregle la cosa, y si se arregla, mi infeliz consejo, a los infelices, es que no se arrimen mucho al Opus Dei, siguiendo el ejemplo de algunos de sus más incondicionales defensores, hasta los 45 años de edad, por si Cristo te pide la vida, y luego, en el Opus Dei, te la destrozan. Doctores tiene La iglesia.

Que Dios os cuide.



Original