Lo que haceis es obra del diablo

From Opus Dei info
Jump to navigation Jump to search

Por Pantaleon, 26.02.2007


Miren, la mayoría de gente que ha pertenecido a la Obra y luego por las causas que sea ha abandonado, se han llevado, pòr lo menos, gran cantidad de formación espiritual y humana. En muchos casos gente que ha aprendido normas sociales (¡a comer, incluso!) y educación en general. Que se lo pregunten si no a los elementos "oblatos", hoy agregados o como les llamen. Todo lo que sea hacer crítica de una institución seria de la Iglesia comporta en primer lugar conocimiento objetivo, riqueza de datos y veracidad. Nos pasaríamos años criticando a Jesuítas, redentoristas. Accion Católica, Guerrilleros de Cristo, etc. etc. ¿Y aqué? El gran servicio efectuado a la Iglesia estríaa por encima de todos los fallos juntos detectados generalmente con mala fe. Porque díganme ustedes si no es mala fe poner en público conomiento por Internet u otro medio documentos internos que para nada van a favorecer a la curiosidad pública.

He tenido ocasión de conocer personalmente a muchos miembros de la Obra y puedo reconocer sus virtudes y defectos como todos los seres humanos, pero nunca pensaría que pudiera haber en su conducta algo dudoso que no fuera mantener la fe católica. Y también conozco a ex miembros, quienes por regla general se marcharon por motivos sentimentales simplemente porque la obediencia es algo muy duro de sobrellevar.

Otra cosa es que cuando uno se ha marchado de las Obra, sus antiguos "hermanos" poco o ningún caso le harán. Creo que es normativa de las constituciones de la institución, que exageradamente proscriben a aquellos que no permanecieron en te ideario. Y esto constituye un serio peligro para el alma del interesado, que por mucha formación intelectual que posea, tropezará siempre con la duda y el temor. Aquí sí les podría contar a vdes.

Pero entiendo que el frente de que han creado a la dura crítica del Opus Dei puede ser muy bien obra del diablo. No asigan, hombre. Enfóquenlo de otra manera. El mundo está tan podrido que con ciertas actitudes corroboramos a hundirlo más.



Original