Las garras de la Secta

From Opus Dei info
Jump to navigationJump to search

A medida que el tiempo ha transcurrido desde que en agosto de 1998 Villalonga se jactara de su “ reajuste “ tarifario, y anunciara, -de una manera subliminal-, que éste sería el principio del fin de la incipiente Sociedad de la Comunicación, -a la vez que mostraba su absoluto y público desprecio hacia los usuarios de las nuevas tecnologías-, algunos de nosotros, pese al escepticismo de muchos y las acusaciones de no tantos hacia nuestro supuesto partidismo, no dejamos de pensar que el gobierno, no sólo era responsable directo de los incomprensibles abusos de una compañía privada, sino que era el único que podía frenar la especulación, y devolver al ciudadano su dignidad y capacidad de ejercer su derecho a una comunicación accesible.

A estas alturas,- yo personalmente -, me ratifico en lo dicho, pero mis inquietudes y necesidad de explicarme el porque de tanta oposición al desarrollo natural de la sociedad, de tanta mentira encubierta por parte del gobierno y de tanta intolerancia e intransigencia por parte de Telefónica y nuestros dirigentes , me han hecho tirar del hilo y tomar consciencia de una realidad, que lejos de ser alentadora, me aterra.

Muchas veces he hecho alusión en mis artículos a ese “gran poder” que transgrede gobiernos, y que es el que de verdad mueve los hilos del mundo. Algunos habréis percibido este pensamiento mío como algo surrealista, imaginario o incluso digno de algún film futurista, pero muy a nuestro pesar, existe; y sus tentáculos son tan sutiles, que pudiera parecer producto de la imaginación.

¡Y es que todo es cuestión de ideología!. Y cuando ésta ideología defiende una gran “ obra”, y ésta a su vez es adjudicada directamente a Dios, los que luchan por ella se convierten en auténticos Cruzados, capaces de idear las más viles y maquiavélicas maneras de asociarse y actuar, para instaurar su orden en el mundo.

Como dijo irónicamente el reconocido matemático peruano Pedro Flecha “ Si eres ladrón, eres malo, pero si eres un buen ladrón que donas lo robado a la “Obra”, te ganas el cielo”.

Esta ideología neoliberal,-Biblia de Aznar-, que invade Europa y que se está exportando peligrosamente a Latinoamérica por grandes empresas, bancos e incluso curas, -véase caso del cura Cipriani-, con gran influencia sobre los gobiernos de allá, -compartida por políticos y grandes empresarios-, no beneficia nada más que a las élites, que se arropan al abrigo del poder político despreciando al pueblo llano, quién jamás debe tener inquietudes de superación o ambiciones profesionales y personales, si no quiere ser considerado como desagradecido y subversivo. Es decir, el herrero debe conformarse con ser un buen herrero, y nunca cometer el pecado de pensar por sí mismo o tener el mal pensamiento de querer superarse.

Esta ideología de derechas compartida por las élites, -que lejos de negar, utiliza los mejores medios modernos, los cuales son percibidos a su vez como una amenaza, con un espíritu peligrosamente conservador-, no es otra que la del Opus Dei, organización definida por unos como “Sociedad Secreta”, “Santa Mafia“ por los más osados o “CIA del Papa“ por ciertos estudiosos.

Del trabajo oculto de la OBRA, fundada en España por José María Escrivá Balaguer en 1928, se sabe bien poco. Pero tras ser erigida por Juan Pablo II como Prelatura Personal, su reputación de actuar como un lobby de derecho del lado de los poderes políticos, se ha acentuado considerablemente.

Yvon Théroux, teóloga ponente en unas recientes conferencias sobre el Opus Dei, hacía especial mención a la peligrosa sumisión incondicional de los miembros, y a la particularidad de que a este movimiento solo le interesen las clases burguesas elitistas, despreciando a las personas de poco nivel adquisitivo.

Evidentemente estas acusaciones son siempre negadas por sus miembros, quienes afirman que el deseo de difundir el testimonio de Jesucristo, es el único fin de la OBRA.

No vamos a entrar en discusión alguna sobre teología; pero sí analizaremos ciertos datos desconocidos para muchos, en tanto en cuanto nos puedan explicar las actuaciones de un gobierno, -el nuestro-, que parece haber olvidado que somos los del pueblo quienes lo hemos votado y a los que se debe, y a quienes ha olvidado en pro de una OBRA, que a la mayoría no nos incumbe ni por convencimiento, ni por situación económica.

En 1997 salta la noticia de que el Opus Dei y cuatro gobiernos europeos, pretenden crear en Strasburgo una estructura de lobbying económica y familiarista. El Centro rhénan de prospectiva europea. Esos países son Alemania, Francia, Italia y España.

El Vaticano deseaba crear nuevas estructuras de intervención, dándoles una imagen más técnica que política. Esta estrategia se apoya en la fundación de nuevas asociaciones, insertadas las unas en las otras, con un centro de control común: el Opus Dei.

La primera de estas organizaciones, llamada Forum Democrático Europeo, fue creada en Strasburgo tras la caída del Muro de Berlín, para unir los diversos foros democráticos de Europa central y oriental. Participaron los jefes de Estado Arpad Goncz (Hungría), Vaclav Havel (República Checa) y Lech Walesa (Polonia). Su presidente fundador es Jean Luc Schaffhauser, antiguo responsable de CDS.

Tras la elección de Jacques Chirac en julio de 1995, fue creada en Roma a iniciativa del Opus Dei y con delegados de la Fundación Adenauer, La Fundación de la Gasperie y la Universidad de Navarra, una Academia Europea que dispone de estatus de asociación cooperativa, inscrita como sociedad limitada. Su sede se fija en rue Saint Maurice nº7, en Strasburgo.

La Academia Europea se presenta como “ un centro de formación de cuadros directivos y futuros cuadros directivos y políticos europeos”. Increíble pero cierto.

Los directivos que de esta Academia salgan, tendrán como misión la de proponer iniciativas concertadas a los gobiernos francés, alemán, italiano y español, en materias de crecimiento económico, demográfico, de empleo, de reforma social y de ampliación de la Unión Europea. Es decir, todo un futuro europeo planificado por el Opus Dei.

En esta perspectiva, la Academia deberá facilitar el nacimiento de una tercera estructura menos fácilmente identificable, de aspecto exclusivamente técnico, que implicará directamente a los gobiernos, alemán, francés, italiano y español. Se trata del Centro rhénan de prospectiva europea.

Los encuentros preparatorios fueron organizados por los ministros de exteriores francés y alemán en diversos palacios oficiales, y en este organismo, -donde los asuntos sociales, políticos y de la familia alcanzan la misma magnitud-, José María Aznar está representado por la Sra. Gómez, -miembro del ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales-, quién está asistida en todo momento por el profesor Rafael Alvira, alto dignatario del Opus Dei.

A pesar de la repulsa de ciertos políticos como Alain Juppé hacia este pacto con la extrema derecha católica, el Centro rhénan seguirá su cometido. Evidentemente a estas alturas y tras analizar estos hecho, el fondo y la forma de nuestra lucha por la consecución de una Sociedad de la Información, -a la que todos tengamos acceso por igual-, cambia considerablemente.

El problema transgrede la individualidad de un país, un monopolio y un gobierno, para extenderse, al menos, a los demás países implicados en los macabros planes del Opus Dei, e incluso a Latinoamérica, -donde la gran influencia de esta “organización”, ya se ha hecho sentir-.

No se equivocaron los que desde hace tiempo abogan por una huelga europea extensible a Latinoamérica. De hecho, si no iniciamos una serie de movilizaciones conjuntas y serias, vamos en picado hacia un tipo de sociedad dirigida, manipulada, sin personalidad propia, desinformada y sin ningún tipo de posibilidades. Nuestro cometido social no será otro que el de trabajar duramente, para que esas grandes empresas y gobiernos puedan pagar su canon a la gran OBRA, que al mismo tiempo les apoya y asesora en como dominar a las masas.

Internet se ha convertido en el peligro por excelencia para estos poderosos. Todo contra lo que han luchado se encuentra en la Red. Libertad individual, información verídica, interconexión de ideas, tolerancia con otras culturas, oportunidades laborales individuales y colectivas...todo esto se escapa a su control, y no están dispuestos a dejar que nos desarrollemos como individuos.

Ellos necesitan salvar nuestras almas, pensar y actuar por nosotros y llevarnos por el camino de la supuesta salvación. Se sienten en la obligación de reducirnos a zombies; meros productores que engrandezcan su gran obra bendecida por Dios y que no piensen.

Es realmente curioso descubrir como los mismos países, -Alemania, Francia, Italia y España-, hemos llegado a tener los mismos problemas con los distintos monopolios. Y es que no es una cuestión técnica el de la tarifa plana, como tampoco es económica. Es un problema de control. ¡ No van a permitir que Internet sea popular!. Demasiado peligroso para ellos. La Red, -según ellos-, debe pertenecer a esa élite privilegiada, al menos, hasta que puedan controlarla y nos la vendan a su imagen y semejanza. O puedan utilizarla como otro medio más, que divulgue su ideología.

Las Telecomunicaciones son el negocio del siglo XXI, así como el mayor medio de control y manipulación de las masas. Son perfectamente conscientes de esto y del peligro que supone perder el poder sobre ellas.

Tampoco es casual que la gran mayoría de los altos directivos de Telefónica en Latinoamérica, estén afiliados al Opus Dei, instaurando casi la esclavitud entre los trabajadores y el abuso contra el usuario.

No tenemos alternativa. O nos unimos y luchamos seria y conscientemente con todos los medios a nuestro alcance contra este monstruo ideológico, o terminamos todos rezando el rosario en Torreciudad.

Gema Castellano


Original