Las donaciones deshechas

From Opus Dei info
Jump to navigationJump to search

Por Nachof, 26.08.2008


Periódicamente se oyen dentro de la llamada Obra de Dios informaciones que dicen que tal casa de retiros ha sido vendida y se justifica por muy diferentes razones. De este modo la prelatura obtiene un dinero que le viene muy bien para el ritmo de vida que existe en sus centros. En sus tiempos dijo el Fundador que se gaste lo que se deba aunque se deba lo que se gaste. Claro, el grupo necesita dinero de un lado para cubrir las necesidades de otro.

Hace poco tiempo, leí en OpusValladolid que la casa de retiros Los Tilos de Solares, en la comunidad autónoma de Cantabria, había sido vendida. No se explicaba más. He querido entrar de nuevo, pero no la he encontrado. La verdad es que la lectura de eso me revolvió por dentro, pues era una parte de mi vida en el Opus Dei, hacia 1968-1969.

Cuando me hice de la Obra en 1965, la ciudad de Santander, que es actualmente la capital de la Comunidad Autónoma de Cantabria, contaba solo con cuatro supernumerarios. No había una actividad fija. Lo poco que había se atendía desde Bilbao, bien fuera el Colegio Mayor Abando, hoy desaparecido, o un centro de San Gabriel. Algunos que habíamos pitado íbamos en verano con nuestros padres y venían a atendernos. Dos años más tarde pitó como numerario Hernán Cortés del Valle, quien desarrolló una destacada labor antes de morir como consecuencia de un cáncer linfático el día en que hacía tres años de haber escrito la carta al fundador.

Durante los tres años que Hernán Cortés del Valle perteneció a la Obra , una de las principales cosas en las que participó fue en conseguir la casa de retiros, muy cerca del centro del pueblo de Solares. Se trataba de una antigua casa de una persona adinerada que puso como única condición para cederla para actividades espirituales y de formación que se colocara una foto suya en la sala de estar. Han pasado cuarenta años y la donación ha quedado o va a quedar deshecha. ¡Qué pena! No es un enriquecimiento rápido, pero sí un aprovechamiento de la buena fe de una persona que quiso cederlo para una actividad religiosa.

No entro a detalles de la casa de retiros de Solares, si tiene condiciones o no. No se lo que va a hacer la Obra con el dinero que obtenga con la venta de la antigua casa de este donante, que prefiero no aportar el apellido. Pienso que si él viviera no le gustaría que se vendiera la que fue casa suya.

No hace mucho se publicó en Opuslibros una noticia de la venta de una parte la finca Valparaíso, en un pueblo de Sevilla, que su propietaria cedió para actividades religiosas y de formación del Opus Dei. Sin embargo, pasados unos pocos años, se partió la finca y se vendió para construir allí unos bloques de viviendas. Ella antes de morir recurrió a los tribunales y en estos momentos sus herederos continúan con el litigio. La Obra obtuvo mucho dinero con esa donación.

El caso de la casa de Solares no es el mismo al de Valparaíso, pero sí muy parecido. No cabe duda que el Opus Dei, que tiene un elevado ritmo de vida y de gastos, necesita mucho dinero. Una de las maneras de dar una salida es vender lo que tiene, aunque se haga a través de sociedades de paja. El Opus Dei dice que no tiene dinero, pero claro que lo tiene.

Estaba dando vueltas en la cabeza a este artículo cuando me encontré al hijo de un supernumerario hoy fallecido. Hablamos de su madre, fallecida hace poco y que también era supernumeraria. La vivienda familiar había quedado deshecha. En el testamento se fijó que la antigua residencia fuera para una hija suya, numeraria del Opus Dei. Y claro, una de las primeras cosas que ha hecho la prelatura es venderlo para obtener dinero que sufrague actividades de un colegio mayor.

Cada uno podrá contar muchas historias como las que acabo de describir. L@s numerari@s y agregad@s ceden todo en testamento al Opus Dei. En muchos casos, en vida, las herencias recibidas de sus padres son “devoradas” por la prelatura. Este es el caso de la hija de mi amigo supernumerario y su mujer que decidieron dejarlo a su hija numeraria.



Original