Las cosas buenas del opus

From Opus Dei info
Jump to navigation Jump to search

Por Dionisio, 4.04.2012


Hacía semanas que tenía el propósito de escribir sobre las cosas buenas que tiene el lado oscuro. ¿Por qué? Creo que, al menos por mi parte, es un deber de justicia, ya que a lo largo de muchos escritos he desnudado muchas de sus miserias, con la verdad en la mano, tratando de ser más misericordioso que justo, sin rencor, incluso, me atrevería a decir, con amor, pero dedicándole muy poca atención a lo que haya de bueno en el lado oscuro, que algo han de tener, ya que no hay en este mundo nada tan malo que no tenga algo bueno, ni nada tan bueno que no tenga algo malo. Los párrafos que vienen a continuación tienen la buena intención de enfocar el lente sobre esas cosas buenas del lado oscuro. Desde luego, protegido por la reputación que creo haberme ganado de no ser obsecuente con el opus dei y sus “peculiaridades”…

Pues sí, aunque parezca mentira, algo bueno tienen. De todas formas, debo advertir, que incluso en las cosas más santas y buenas, como la oración o la fraternidad, no pueden evitar dejar una huella dañina, de tal forma, que para mi frustración, no he podido encontrar nada que sea abrumadoramente bueno, bueno sin peros. No he podido. Lo cual no significa que no lo tengan, posiblemente sea solamente una muestra de mi propia incapacidad. También debo advertir, aunque sea innecesario, que la valoración de algo como bueno o menos bueno, al final siempre es subjetiva y discutible. Me parece a mí que rezar el rosario es una cosa buena, pero habrá otros que no lo piensen así. ¿Qué puedo hacer? He optado por mencionar especialmente lo que para mí ha sido más constructivo, aquello que me ha beneficiado más tras vivir casi treinta años en el lado oscuro, o simplemente aquello que me ha gustado, como el canto gregoriano (mira que soy rarito) o la catequesis de niños. En muchas ocasiones (por ejemplo en la santificación del trabajo) he tenido que aclarar que lo que predican puede ser muy bueno, pero difiere drásticamente con lo que luego practican, pero al menos hacen apología y propaganda de algunas cosas buenas. Podría ser peor.

En materias espirituales tienen muchas cosas buenas, claro que no son exclusivas de ellos, son cosas buenas en sí mismas, no porque el opus las haga buenas. Por ejemplo, la oración. Te insisten mucho en la oración, pero no te enseñan bien. Para empeorar las cosas te dan innumerables meditaciones que, según ellos son oración. Una meditación no es oración, es, en el mejor de los casos un conjunto de reflexiones espirituales, que no te dejan hacer oración personal. Incluso peor es la lectura del libro de Meditaciones en la oración de la mañana. Lo fastidioso es que en el lado oscuro, se reza mucho y se ora poco, pero bueno algo se ora finalmente, o algunos oran algo, lo cual ya es bueno teniendo en cuenta el poder inmenso de la oración. Sin embargo, no enseñan muy bien a hacer oración, ni siquiera a meditar, será porque los que tienen que enseñar no saben tampoco. Yo creo que aprendí más a orar de forma autodidacta que por lo que me enseñaron los que debieron hacerlo. A mi vez, creo que tampoco enseñé muy bien a hacer oración a los que estuvieron a mi cargo, pero hice lo mejor que pude. Alguno me dirá que en el lado oscuro no se hace oración, porque eso es radicalmente incompatible con los malos comportamientos que hemos denunciado ampliamente. No sé. Probablemente, si no hicieran ni siquiera la poquita oración que hacen serían mucho peores sus obras. Lo bueno es que le dan importancia a la oración.

Intermedio humortístico, para no ser tan aburridor.

Estaban rezando en una iglesia uno junto a otro un pobre desempleado y banquero riquísimo (quizá era del opus) El uno decía "Dios mío, ayúdame a conseguir que el Estado me dé una millonada, porque no veo otra forma de evitar la quiebra. Y eso sería un desastre, tendría que vender mi avión y mi barco, mis hijos tendrían que regresar de sus colegios en Suiza" y así sucesivamente iba revisando en la presencia de Dios todas las calamidades que le acechaban. El otro decía "Señor ayúdame para dar de comer a mis hijos, estoy desesperado." Finalmente el banquero se impacientó, sacó de la billetera 500 euros y le dijo al pobre, "toma esto y lárgate que me lo estás distrayendo con tus tonterías."

Hablando de rezos y oraciones. En el opus hay una cierta obsesión por rezar rosarios, no se si eso pasa en otros sitios, y tampoco estoy muy seguro de que eso sea algo realmente bueno. Entiéndase que yo creo que el rezo del rosario es santo y bueno, pero todo en su medida y armoniosamente. ¿Tiene mucho sentido realmente rezar tres o cuatro rosarios en un día? A veces es una estrategia que todos hemos usado para que a uno le dejen en paz un rato. Te pones a caminar por un jardín de una casa de retiros o por un pasillo con un rosario en la mano y la gente trata de no interrumpirte demasiado. Sea como sea, rezar el rosario ha de ser algo bueno.

Presumen de ser muy marianos. Ponen imágenes de la Virgen por todas partes. Le dedican santuarios, le dedican varias normas y costumbres. Predican sobre la Virgen con mucha frecuencia. No se lo que piense Nuestra Señora sobre el particular, a lo mejor ella espera hechos más que palabras. La que logró que Jesús hiciera su primer milagro convirtiendo el agua en vino en una boda, quizá me equivoque, pero no la veo muy en sintonía con el lado oscuro. De todas formas, algo bueno hacen, aunque se insuficiente.

La misa diaria es una práctica muy conocida en la Iglesia, pero la bendición con el Santísimo no lo es tanto. Al menos yo creo que antes de pitar no habré asistido a más de dos o tres bendiciones. En el lado oscuro puedes tener semanas con cuatro o cinco y no exagero. A veces te tocaban dos en un día. Me parece que, como en todas las cosas, cuando se abusa no puede ser bueno. Bueno es el culantro, pero no tanto.

Y ya que hablamos de misas y bendiciones, podemos decir que la liturgia en general es algo de lo que en el opus pueden presumir y lo hacen. A veces, en otros lugares la liturgia va un poco de cualquier manera. Eso es impensable en el lado oscuro. También se pasan a veces de la raya, pero uno puede decir que la liturgia es solemne, cuidada, practicada, ensayada y pulida. Supongo que a alguno le podía llegar a causar fastidio, pero en general a mí me gustaba. Como también me gusta cantar y por eso el uso del canto gregoriano me llamaba mucho la atención. Al principio me parecía algo chocante, por desconocido, pero me encantó. Todavía se me puede ver tarareando el pange lingua o el veni creator. Me gustan. Los del opus no tienen la exclusividad del gregoriano, pero hay que reconocerles que lo usan y lo difunden bastante. Creo que es una cosa buena, o al menos, no es mala.

La lectura diaria del Nuevo Testamento fue para mi algo muy positivo. Esa lectura me llevó a tener un buen conocimiento piadoso de los evangelios y las epístolas, muy útil para muchas cosas, de lo cual me sigo beneficiando hoy día. Eso no es monopolio del lado oscuro, pero lo promueven. Es algo bueno.

Para algunos la lista debería extenderse al sacramento de la reconciliación, la filiación divina, la lectura espiritual, en mortificación tienen toda una reputación (recuérdese al monje albino del Código da Vinci), los retiros y todas las demás normas, costumbres medios de formación que son patrimonio común de la catolicidad; pero lo voy a dejar aquí, para no ser tedioso y para no meterme en temas farragosos, como el del secreto ce la confesión, tan ampliamente discutido en este espacio. Es decir, como no se trata de criticar, sino solo decir lo bueno, termino este apartado espiritual. Hay otras cosas buenas en el lado oscuro para seguir escribiendo un poco más.



Original