La pobreza tenía un precio

From Opus Dei info
Jump to navigationJump to search

Por Rivo, 7.11.2008


El tema de la “ Pobreza” siempre me ha parecido un tema apasionante. En los años que estuve en un centro de la Obra analicé bastante este fenómeno y pude ver como habían 3 formas de vivir la pobreza. En el primer grupo estaban los que realmente la vivían o mejor dicho la “sufrían”. Recuerdo bien que había un numerario que se dedicaba a temas financieros del Colegio, llamado J, este residía en un centro que se encontraba dentro de aquel. Un día tuvo la fabulosa idea de querer comprarse un coche, el asunto es que él NECESITABA un Seat Ibiza diesel. Pero el director de su centro apreciaba que no hacía suficientes kilómetros para tener un coche diesel y que era este era más caro que uno de gasolina. Realmente, aunque tuviera que gastarse más al principio, lo rentabilizaría con los kilómetros que tenía pensado hacer y con el precio del combustible diesel mucho más barato que el de la gasolina, pero eso no le importó a su director, así que se tuvo que apañar con uno de gasolina. Siempre me llamo la atención como otros decidían sobre lo que tenías que hacer con tu propio dinero. J llevaba aportando dinero durante media vida, sin excusas, para recibir nunca las hay, pero a la hora de dar es diferente. J no pedía nada del otro mundo, que incluso tendría todo su derecho, si no que sólo pidió que su coche tuviera motor diesel, ni siquiera hablamos de poner climatizador o faros de Xenon, que repito estaría en su derecho, sino sólo elegir el tipo de combustible que iba a consumir su coche.

La pobreza también era utilizada por muchos para enmascarar su tacañería. Estos eran unos tipos que daban mucho juego, pero casi siempre daban mucha pena. Había un numerario en mi club llamado CH que encimá le tocó ser encargado de Meriendas y de Cobros de todos los planes.......ni el cobrador del frac en sus mejores tiempos!!!!! Era capaz de perseguirte por todo el club por que le debías 30 céntimos......La mala calidad de la comida durante ese año fue una constante. Recuerdo que alguien un día cogió una copa de postre de chocolate y nata...estilo “copa danone” pero sin marca, claro esta. Y la lanzó contra una fachada del colegio...estuvieron tres días para poder arrancarla de los ladrillos del colegio, cuando la consiguieron despegar se había comido parte del color de los ladrillos. No quiero pensar lo que esa copa danone te haría en las paredes del estomago. Ni que decir tiene que el tema estuvo coleando durante bastante tiempo. También recuerdo que estando en Roma, creo que fue durante la canonización de San JoseMaría, producto de las largas caminatas por la ciudad y del pantalón anti-transpiración que el susodicho vestía., le produjo unas rozaduras insoportables para seguir el ritmo del itinerario fijado. Como es lógico, ese individuo y algunos más le acompañamos en busca de una farmacia con el fin de conseguir una pomada. Entramos con CH en la Farmacia, pidió la pomada, y pregunto el precio de ésta, y al conocer su precio, unos 7 euros, dijo que no la compraba que era muy cara. Prefirió estar con rozaduras toda la semana a gastarte 7 míseros euros en una pomada. Otro mundo aparte eran las meriendas de las que este tipo se encargaba en el club. (Realizaré un documento sólo con anécdotas de meriendas, por que son para echarlas de comer aparte).

Y por último estaba el que pasaba directamente, este era el caso de PJ, se dedicaba a temas de publicidad para grandes empresas, entre ellas alguna muy conocida como el corte inglés, este manejaba bastante dinero como os podéis imaginar, se compró el coche, el que él quiso, sin ser demasiado llamativo evidentemente, pero el hecho de no ser un seat Ibiza o también llamado el opus car, pues todos los numerarios de mi zona lo tenían, ya decía mucho de su posición. Además, su coche no era del uso de todos del centro, sólo era de uso propio pues se desplazaba muchas veces a lo largo del día o así por lo menos lo vendió él. Éste también, se montaba sus propios planes, sobretodo de Ski, tenía mucha afición, pero no eran planes dirigidos a todos, sólo invitaba al que tuviera algo de experiencia, pues si no la tenías retrasabas a los demás. Como es lógico vestía de Marca, y sólo de marca (Paul & Shark,etc). Bueno que decir, este vivía al “Margen de la ley” que había para los de casa.



Original