Infancia escolarizada en el Opus Dei

From Opus Dei info
Jump to navigationJump to search

Por Gabor, 22.07.2009


Sin rencor alguno hacia el Opus Dei y menos a la Iglesia Católica, Romana y Apostólica, me gustaría aportar algunas experiencias de mi infancia hasta la adolescencia con las que (quizás lamentablemente) propiciaron parte de mi agnosticismo.

El escribir bajo pseudónimo tiene por objeto no herir a nadie que pueda reconocerse, o incluso ex numerarios presentes en este sitio que pudieran sentirse identificados o incluso verdugos de mi relato o de situaciones similares.

En mi caso cursé 12 años (de los 6 a los 18) en un colegio del Opus Dei en los alrededores de Barcelona, España. Entre los 8 y 10 años comencé a recibir "apostolado" en excursiones y supuestos momentos lúdicos, especialmente en "Clubs" donde decían <<lo pasaremos a lo grande... habrá círculo, rosario, peliculón y cena fría>>... [sin más comentarios].

Seguidamente vino la presión de las misas diarias (supuestamente opcionales con el estudio) y los retiros espirituales periódicos. Para estos últimos donde la abstinencia, el silencio y la penitencia forman parte indispensable del retiro, que encuentro poco apropiado en un niño de 12 años... especialmente cuando están condicionados a las evaluaciones de las asignaturas y a su aceptación social.

Llegué a ejercer un pleno apostolado hasta que a los 14 años abrí los ojos, pero continué 4 años más jugando al rol por las intimidaciones y amenazas sucesivas. Reiteradamente hablé con mis padres de la situación, pero no fueron conscientes hasta que tras finalizar mis estudios – a los 18 años – les convocaron urgentemente (pensaban lógicamente que yo era el propósito de la reunión) para "solicitar" una ayuda económica para la Obra de 9 cifras de las antiguas pesetas, más de 600.000€.

Todavía recuerdo convicciones extremas en las que alegaban (por ejemplo) que una esposa infértil puede ser repudiada o los usos recomendables del cilicio o la práctica inexistencia del secreto de confesión: "me han dicho que maltratas y robas a la señora de la limpieza" interrogatorio acusatorio de 4 horas – obviamente falso – finalizado por las disculpas insufucuentes del padre entre llantos con un "perdóname que he pecado".

Dada la influencia que el Opus Dei ejerce a efectos comerciales y particulares (por ejemplo facilidades o limitaciones a la hora de solicitar un crédito bancario o acusaciones como la mencionada en el párrafo anterior), decidí desvincularme de muchas de estas relaciones. No obstante cabe remarcar que no todos los docentes, clérigos y profesionales actuaban así, y debo agradecer (mal me pese) la calidad de la formación recibida.

A nivel personal no ha supuesto para mí trauma alguno, aunque sí un menosprecio en la praxis de la Obra (que nada tiene que ver con su mensaje original) y una imagen diluida de la Iglesia Católica al apoyar inapropiada y convenientemente a dicho grupo, lo que me sigue generando desconfianza.

Desde hace 14 años vivo con mi mujer pese no haber recibido (todavía) el Sacramento del Matrimonio; no obstante nuestro hijo fue bautizado, y como dijo nuestro párroco (y a diferencia de muchos otros sacerdotes que se negaban otorgar dicho sacramento) el niño no tiene culpa alguna que los padres no estén casados.

Por último querría mandar unas reflexiones para los usuarios inscritos a este sitio:

  • ¿Realmente vale la pena “lamerse las heridas” del daño causado por la organización del Opus Dei? Miremos adelante!! Pese a que sea bueno compartir experiencias e incluso desahogarse, tenemos una sola vida para desaprovecharla lamentándonos.
  • ¿Podría calificarse el Opus Dei de “secta”? Aunque en muchos aspectos debería ser así, la dependencia económica del Vaticano mantendrá vinculada a la Orden durante varias décadas más (salvo concilio renovador) y por tanto su protectorado.
  • ¿Es factible una demanda conjunta y realmente sería viable? Simplemente creo que no. Los daños psicológicos son difíciles de evaluar, y a efectos materiales que podrían justificar la querella, es decir aportaciones económicas, el "diezmo" (o más) es una práctica histórica aceptada, al igual que las aportaciones a la Iglesia sobre las rentas de las personas físicas que siguen vigentes en España a día de hoy, debido al acuerdo tácito con el Estado Español.

Si pudiese ser de ayuda no dudéis en poneros en contacto conmigo en gaborgill@gmail.com



Original