Gracias a Dios, ¡nos quedamos!

From Opus Dei info
Jump to navigationJump to search

Por Unamuno, 25.07.2007


Queridos lectores de la página opuslibros:

En primer lugar me gustaría decir que soy un supernumerario que lleva ocho años en la Obra, y lo cierto es que estoy asombrado de determinadas cosas que he leído en esta página Web. Entiendo perfectamente a toda la gente que escribe en esta página, y se dedica criticar y a poner “verde” a personas del Opus, ya que dentro solo hay gente malvada, sin escrúpulos y sin corazón, y si hay alguno bueno, en realidad está dentro engañado, hasta que un día se le abren los ojos, ve la luz, y abandona la Obra. Quedando siempre dentro solamente, o bien los engañados, o bien los malvados en todos los casos. Los que van entrando de momento están sólo engañados.

Me han impresionado los testimonios de personas que escriben en esta página, y que han estado algunos años e incluso hasta diecinueve, veinte o más años dentro de la Obra, algunos hasta han sido altos cargos dentro del Opus. He podido observa que en la mayoría de los casos, estos grandes problemas son simples desavenencias personales con personas de dentro, a las que se ataca sin dejar a éstas que se defiendan de las ofensas a que son sometidos. Recordamos y damos por supuesto, que los que se salen del Opus son los buenos y los que quedan dentro, están o engañados o son malvados, aunque en estos casos me inclino por pensar a que son los malvados.

Respecto a algún comentario de alguien que ha sido secretario de no se qué dentro del Opus, también entiendo que todo lo hiciera presionado por la gente de dentro, ya que él no quería hacer nada de lo que hizo en muchos años, ni ordenarse sacerdote ni nada, sino que todo lo hizo a solicitud de la gente del Opus. Él, aunque no lo dice, todos sabemos que mientras estuvo dentro no fue parte de esa mafia que es el Opus, ni tomó decisiones de ningún tipo que pudieran perjudicar a nadie, mientras que él sí que fue muy perjudicado cuando estuvo dentro del Opus, y por eso se salió. Además no insulta ni ofende a nadie ni habla mal de nadie como puede verse en su carta y como él mismo dice.

Pienso que en esta página, se debería criticar la doctrina de la Iglesia Católica, (aunque en la página principal se diga que no va contra ella), que es también la que sigue el Opus, así como enviar quejas al Vaticano explicando que en realidad el Opus es una mafia, y sobre todo, pidiendo explicaciones de cómo se le ha ocurrido a Juan Pablo II, hombre de dudosa reputación, hacerlo Prelatura personal y canonizar a su fundador, San Josemaría. Hay que depurar responsabilidades por permitir todo esto.

Además, tampoco entiendo como se le ocurre a la gente del Opus, no recomendar libros de lectura que lo ponen “verde” (o morado), es de sentido común que se recomiende su lectura, para después reconocer que todo lo que dicen es contrastable y verídico, recordando siempre que quien lo escribe es alguien que ha visto la luz y ya no vive en el engaño que es el Opus. Todos los que obtienen beneficios injustamente, esto es por pertenecer al Opus, siempre son los demás, y los que escriben nunca tuvieron beneficio alguno mientras estuvieron dentro.

Empiezo a sospechar que en el Opus ya se sabe quienes son los que más tarde abandonaran la obra y a eso se debe la injusta discriminación. He visto también que hay supernumerarios insensatos, que se atreven a llevar a sus hijos a centros del Opus, sin pedir la opinión a los iluminados, y por supuesto más autorizados, que escriben en esta página. Así no vamos por buen camino.

Hablando de Camino, ésta obra, de la que tenemos conocimiento de que al menos algún Papa ha osado leer, está llena de incongruencias, que gracias a la divina intervención de un educado usuario nos han sido reveladas. Hala, pues nada, a seguir así, criticando y despotricando a diestro y siniestro que os estáis ganando el cielo. Una última cosa, me gustaría pediros a los lectores de esta página que recéis y nos tengáis presentes en vuestras oraciones a los que “gracias a Dios, ¡nos quedamos!”. ¡Ah!, como habréis podido ver, tengo grandes limitaciones e impedimentos para leer lo que me da la real gana. Y por cierto, se llama OPUS DEI… Afectuosos saludos a todos. UNAMUNO



Original