Fui agregada durante 20 años

From Opus Dei info
Jump to navigation Jump to search

Por Mabel, 3.03.2006


Fui agregada durante unos 20 años y la verdad es que se pasa mal cuando después de haber reflexionado mucho decides que tu camino no es del del opus. Y una vez tomada le decisión compruebas que efectivamente estás sola, pero va pasando el tiempo y las cosas se van viendo de otro color.

Cuando me fui, no escribí ninguna carta de dimisión pues entendía que eso era un puro trámite y ya estaba muy cansada de tanto formulismo, de hacer las cosas siempre a su manera, me insistieron mucho con el tema de la cartita pero sabía que no era necesaria por lo menos por mi parte la decisión estaba tomada y no había marcha atrás. Percibí que lo que les interesaba es que yo escribiera la carta pero mi dolor interior eso no importaba. Después de varios meses envíe, mediante Correos, una carta al Prelado en la que le explicaba los motivos de mi decisión y las incoherencias que a lo largo de esos años había percibido entre lo que se dice y lo que se hace en el opus. No hubo contestación, volví a insistir con otra carta y al poco tiempo me llama una de la directoras de la asesoría para decirme que quiere hablar conmigo, yo ingenua quedo con ella y lo primero que me dice es que el Prelado tiene por costumbre no contestar cartas de mujeres y que por eso está ella allí. Sin comentarios.

Hace poco les pedi mi testamento, no lo hice ante notario, y el opus era el que lo "custodiaba", la respuesta que me dieron es que no lo tienen porque lo han destruido. Mi capacidad de sorpresa pensaba yo que con el tema opus estaba agotada pero no, lógicamente les digo que es un documento mío y lo han destruido sin mi consentimiento, les pido por escrito esa información y me contestan que me lo dicen de palabra pero por escrito nada. ¿No se puede hacer nada ante tanto atropello?

Yo firmé el documento que se envío al Vaticano porque pienso que algo hay que hacer ante tanta impunidad: se vulnera la intimidad, se coacciona, se miente ......... y no pasa nada. Supongo que no pasa nada ahora pero con el tiempo sí se pondrán las cosas en su sitio por eso le doy mi enhorabuena a los responsables de esta web porque este sitio en internet está ayudando a que se sepa la verdad de la forma de actuar del opus. Nuestras vidas dentro del opus tiene mucha casuística coincidente no son hechos aislados son formas de actuar, me hicieron creer durante tiempo que las que se equivocaban eran las directoras no el opus y a partir de ahí se me encendió una luz con el tema de la "gracia de estado" y no hay que ser un lince para darse cuenta que las argumentaciones del opus hacen aguas por muchos sitios solo que cuando estás dentro uno mismo se impide razonzar y lo que no le cuadra lo considera como una tentación diabóloca y claro con esa autorepresión intelectual el ovillo se hace cada vez más grande: hasta que se rompe y uno tiene la valentía o la necesidad de pararse ante su conciencia y dilucidar.


Cuando no encontraba motivo ni razón para continuar en el opus una directora me dijo: ahora que ya se han pasado los mejores años, los de tu juventud ¿para qué te vas a ir? o aquel comentario de un sacerdote: vamos a ver si echamos una temporadita más y vamos aguantando poco a poco.

Ahora que las aguas se han calmado, ya han pasado unos cinco años desde que dejé de pertenecer al opus me doy cuenta que la forma de hacer del opus es dañina para la persona: la encorseta, quiere cuantificarlo todo (desde las horas de estudio hasta las personas invitadas a cualquier actividad), no da respuesta a los interrogantes que se hacen, la sinceridad se utiliza para que las directoras sepan de nosotros pero no hay solución a lo que se plantea. Todo está escrito, atado y bien atado no hay margen para el cambio.

Se vanaliza la palabra de Dios ¿por qué identificar lo que le fundador "vio" con lo que Dios quiere (si es que quiere algo)?

Como PSX ha escrito hace poco en la web pregunté por qué si el 2 de octubre el fundador "vio" el opus luego tuvo que "ver" un 14 de febrero en el que habría también mujeres y la respuesta fue que si íbamos a cuestionar la fundación de la "obra" dejábamos de hablar en ese instante como así sucedió.

También pregunté por lo de la "gracia de estado" de las directoras, si se admite que se equivocan ¿qué pasa con esa gracia? y si representan y hablan en nombre del "padre" para decirnos lo que Dios quiere de cada uno en ese momento ¿quién se equivoca el "padre"? porque Dios supongo que no será. Eso de la gracia de estado es otro de sus inventos para conformar nuestras inquietudes.

Cuando me propusieron atender a supernumerarias (estando ya con los dos pies casi fuera del opus) mi respuesta fue no pues no compartía el que "hermanas mías" pensaran que Dios les hablaba a través de mí cuando yo lo único que ponía era muy buena voluntad, pensar las cosas y rezar pero de ahí a pensar que Dios hablaba a través de mí había un abismo.

Pregunté en muchas ocasiones por los tiempos de las normas del plan de vida: 30 minutos de oración, 15 minutos de lectura ... me parecía algo basado en el orden y organización del sistema no en la voluntad concreta de Dios.

Es un sistema propicio para generar ansiedad. Se intenta justificar lo injustificable.

Por ejemplo las numerarias y agregadas no van al cine ¿por qué? !qué pinta una agregada en el cine ! me dijeron. No se tienen argumentos para razonar semejante tontería con lo cual acabas viviendo tu vida con normas y pautas impuestas por otros y pensando que son de Dios. Yo ante invitaciones para ir al cine me excusaba diciendo que no me apetecía o no tenía ganas: mentía. Nunca cuando lo comenté en la charla semanal con distintas directoras me dijeron que hacía mal en mentir. Ya empezaba a captar que el fin (no ir al cine, cumplir con lo que dice el opus) sí justifica los medios (mentir)

A cada uno nos lleva nuestro tiempo descubrir todas estas incongruencias pero no hay nada más saludable que dar el paso y empezar de verdad a vivir nuestra vida. Sin temor a equivocarnos, porque esa es otra idea que se nos inculca: si haces esto o lo otro no te equivocarás. Y en la vida no pasa nada por equivocarse y rectificar.

Lo que es dañino y muy negativo es ese perfeccionismo enfermizo que está tan generalizado en el opus. Ese no vivir en la realidad sino en una urna pensando que "su" mundo es el mundo. Ese manipular las conciencias de las personas con frases hechas y dejándolas de lado sin la menor ayuda económica (no digamos en otros terrenos) después de haber dado todo: tiempo, ilusión, juventud, sueldo ... durante años. Lo ven normal, te vas porque quieres y allá tú. ¿Qué tipo de cristianismo es ese?

Para otra ocasión dejaré la postura de la Iglesia ante todo este atropello, la de la jerarquía por una parte y la del pueblo fiel y sacerdotes diocesanos por otra. Sorprendentemente no tienen mucho que ver.

En resumidas cuentas me fui por que aunque el opus se cree "divino" llegué a la conclusión que no es humano y por eso me gusta mucho el inicio de esta página:gracias a Dios me fui.


Original