Fidelidad a la vocación

From Opus Dei info
Jump to navigationJump to search

Por Mercy, 4 de abril de 2008


Haciendo una de esas limpiezas en la que uno se deshace de papel y medio que solo ocupa espacio, me encontré con un guión que se titula "Fidelidad a la vocación" y solo me bastó llegar al segundo punto para empezar con algunos cuestionamientos, lo copio a continuación:

"Dios, Padre infinitamente Justo y Bueno, da siempre sobreabundantemente los medios para ser fieles. Por eso, si una persona que tiene vocación no persevera en la correspondencia al querer divino, lo hace libremente y equivocadamente: Hijos míos, hay un tanto por ciento –de ordinario muy pequeño- que se va. ¿Por qué? ¿Porque no tenía vocación? ¡No! Porque la han tirado por la ventana, porque no han sido sinceros en el momento de la dificultad y han dejado que se metiera en su alma el demonio mudo, porque no han sido piadosos, porque no han pensado en los demás, porque han pensado solo en su soberbia y en su egoísmo… El que se nos queda por ahí, agarrado a las zarzas del camino, se queda porque quiere, porque quiere ser desgraciado, porque no quiere amar a Cristo."

Ni falta que hace llegar al punto 18, si con este es mas que suficiente para cuestionar tanto!!!

En traducción mexicana se diría:

Hay unos cuantos, (son un montón, pero eso no nos conviene decirlo) que se va. ¿Por qué? No nos interesa, lo que ellos argumenten siempre hay que hacer hasta lo imposible por usarlo en su contra, que se sientan los seres mas infelices del mundo. La obra nunca se equivoca, es perfecta y si alguien se queda en el camino hay que borrarlo del mapa, así, cuando alguien pregunte que fue de aquel o de aquella nunca sepan que han realizado la vida que querían, que la gran mayoría alcanza su felicidad y que siguen siendo personas buenas. Eso seria muy perjudicial para nuestros intereses, ¡¡se nos vacían los centros!! Lo mejor es decir y asegurar que son unos desgraciados condenados.

"…lo hace libremente y equivocadamente…"
y se atreven a hablar de soberbia!!?? Quien es mas soberbio? El que se atreve a enfrentarse al mundo en el que vive y buscar su felicidad o el que sin ser Dios se atreve a juzgarlo y condenarlo.
"…de ordinario muy pequeño…"
seguros? Me temo que las cuentas les están saliendo mal, no cuente solamente a los que nos hemos atrevido a agarrar nuestras maletas y decir adiós, faltan los muchos, muchos que viviendo en sus centros viven fuera, porque su deseo de libertad vive en su interior, pero que es tan fuerte el grado de inseguridad, prejuicios, y nula auto estima que siguen ahí sin querer vivir, siguen sin seguir.
"…no han sido sinceros… han dejado… no han sido piadosos… no han pensado… han pensado solo en su soberbia…"
Han, han, han, y ustedes? Si tuvieran un poco de humildad bien podrían añadir un, "por otra parte hay que examinar si la obra HA CUMPLIDO con sus obligaciones, si la obra HA SIDO una verdadera familia, si los que vivían con esta persona realmente se comportaron como sus hermanos, si se respetaron todos y cada uno de sus derechos como persona y como miembro de la obra que es una familia, etc, etc, etc.
"se queda porque quiere ser desgraciado, porque no quiere amar a Cristo."
Aja, o sea que solo dentro del opus dei se puede ser santo y amar a Cristo, y donde queda la llamada universal a la santidad que todos los bautizados tenemos? POR EL SIMPLE HECHO DE SER BAUTIZADOS!!!, no por pertenecer a la obra. Es decir que en el opus dei el fundador o el prelado tienen el PODER de condenar y salvar almas antes que el mismo Dios?.


¿No sería mas piadoso bendecir a los que se van para que sean felices en el nuevo camino que inician ya que en la obra no supieron, no quisieron o no les ayudamos a ser? Donde queda pues ese amor de Cristo, que perdonó a la humanidad entera desde la cruz?, que no le importó la vida que había llevado el ladrón y aún así le abrió las puertas del cielo en ese mismo momento? Que no le importó lo que se murmurara de Él y dejó que la pecadora llorara sobre sus pies?

Señores y Señoras no se confundan, no crean que por condenar a los que nos vamos y quedarse ustedes adentro ya tienen la salvación ganada y nosotros un pie en el mismo infierno. Están en todo su derecho de respetar los escritos de su fundador tal y como el los dejó, pero no les vendría mal incluir unos cuantos puntos más en los que también se analice el mal comportamiento que la obra y por lo tanto sus miembros hayan podido tener.

Y no puedo terminar esto sin dedicar unas palabras a aquellos que este pasado 19 de marzo se decidieron a tomar otro camino. El opus dei no es el ombligo del mundo, ni es el único camino para estar cerca de Dios, la vida es tan maravillosa como lo es Dios mismo, que nos brinda oportunidades a cada esquina, para crecer, para amar, para ser felices. Su paso por la obra fue una experiencia mas en su vida, les dejó cosas malas que habrá que sanar poco apoco, sin desesperarse, si les dejó cosas buenas, consérvenlas y saquen provecho de ellas, pero no se estanquen en ese pasado, ya fue y la vida continua, mas bella y con un abanico inmenso de cosas buenas, también habrá cosas menos buenas pero nada que no puedan superar. Ámense y déjense amar que es este sentimiento el que más nos acerca a Dios, perdonen lo que haya que perdonar, si no pueden ahora dejen que el tiempo haga su labor, pero sobre todas las cosas, VIVAN. El pasado es eso, pasado y ahí se queda.



Original