Experiencias acumuladas en la Asociación Pro-Juventud – A. I. S

From Opus Dei info
Jump to navigationJump to search

A I S
ASSESSORAMENT
I INFORMACIÓ
SOBRE SECTES

OPUS DEI

Ais 1 1.jpg

Trascripción:

  • No hay libertad de religión si no hay libertad de pensamiento (T. Jefferson). ¿Han meditado alguna vez los dirigentes de la Obra esta frase? Particularmente a mí me ha preocupado muchísimo cuando veo a tantas personas hablando y razonando con frases hechas y razonamientos prefabricados. Esto me lleva al tema de las vocaciones dentro de la Obra. ¿Es normal el inducir a tener vocación? ¿Cómo se puede llegar a esta conclusión en personas que no conocen otra alternativa como son los adolescentes y no son maduras para comprometer su vida? Un prelado un día hacía una comparación muy significativa. En la Obra el director va por delante de la persona como el burro sigue a la zanahoria, cuando debería ir siempre por detrás y jamás interferir en la vocación, tan siquiera guiarla...
  • Este hecho se nota muchísimo cuando quien le ha tocado en suerte es una mujer y ésta para colmo trabaja en el servicio doméstico. No por las tareas que realiza, sino por como ha llegado a este trabajo. Según las directoras de los centros por vocación a la Obra del O. D. (basta que sean discretas). (Escrivá). Entraron creyendo que iban a tener un título de hostelería y turismo, que iban a dar clases y terminaron trabajando en residencias, colegios, sirviendo comidas y dando el máximo de sí mismas; y encontrándose en una situación que ellas de antemano no habían elegido por cubrir una necesidad imperiosa del ala masculina de la Obra; dando a este engaño un valor espiritual, han hecho unos votos (para la Obra compromisos) que nadie les ha explicado y que son los mismos que hacen las religiosas. Esto les crea un confusionismo tremendo ya que la mayoría no quiere ser monja y no sabe que Dios la había llamado, su desengaño es tal que puede resumirse en esta frase: “Después de once años sólo sé hacer pastelitos”. Triste, ¿no?. Ella había obtenido el título de “Auxiliar Técnico Familiar”. En ella esto equivale a fregona, sin Seguridad Social, ni sueldo ya que si alguna cobraba se entregaba al día siguiente porque la Obra era pobre. Una gran ironía, ¿no?. En otra ocasión hablando con otra chica y preguntando por qué la Obra no ejercía su apostolado en los barrios conflictivos de las grandes ciudades, muy fría me contestó que esto era trabajo de mercedarios y capuchinos, cristianos de 1ª y 2ª, esto es lo grave, creerse poseedores de la verdad absoluta, salvadores de la humanidad sin contar con el resto de los mortales. ¿Se puede creer en una vocación o más bien en una manipulación psíquica de la persona?.
  • Creemos que lo último es lo acertado. Estas manipulaciones de lenguaje, de relación, doctrina y realidad es lo que hace que la Obra en algunos países, se la considere un grupo sectario destructivo.
  • Estas son algunas de las experiencias que a lo largo de los años hemos acumulado en la Asociación Pro-Juventud – A. I. S. - después de haber tratado a más de 15 casos y algunas familias más y todas con su denominador común: La idea que les habían robado a sus hijos.

Barcelona, abril de 1990

Mª Rosa Boladeras

Directora


Ais 2.jpg