Evolución de la Obra. Caso práctico: Bélgica

From Opus Dei info
Jump to navigation Jump to search

Autor: Alfredo, 15 de marzo de 2006


Hola a todos :

Me quedé con datos en el tintero después de publicar los resultados de mi encuesta sobre los centros de estudios y una lista estimada de ciudades y centros de la Obra del mundo, hace ya unos meses.

Tengo algunos datos referente a las edades de los numerarios en algunos países que me parecen muy interesantes para ilustrar el tema de la crisis de la Obra. Son solamente datos referentes a los hombres y naturalmente algo estimados. Entre las respuestas a mi encuesta, algunos me habéis dado informaciones sobre la situación de algunos países, que publico a continuación...

En Venezuela, hay un poco más de cien numerarios y la edad media se estima en unos 45-50 años. Parece que esa media de edad está subiendo bastante últimamente.

En Canadá, la situación es muy parecida con menos de 40 numerarios y edad promedia de 45-50 años.

En Alemania, la edad media parece ser un poco más elevada, entre 50 y 55 años, con un total de cien numerarios aproximadamente.

En Holanda y Bélgica, hay unos 35-40 numerarios en cada país con una edad media parecida de 45-50 años.

En el caso de Bélgica, tengo datos muy interesantes y detallados que me ha proporcionado un amigo de la web sobre la evolución de la Obra desde sus inicios y sobre la situación actual de esa región. Según datos que tengo sobre otras regiones de Europa (aunque no con tantos detalles), es un buen ejemplo de lo que ha pasado –y sigue pasando- en muchos de esos países como Suiza, Austria, Irlanda, Inglaterra y Holanda donde la Obra empezó en fechas similares (entre los años 45 y 65) y que tienen un desarrollo actual bastante parecido (entre 5 y 8 centros por sección). La situación en Francia y Alemania es también muy similar aunque tengan más centros.

Por otro lado, no hay que olvidar que Bélgica es un país esencialmente católico, lo que no es el caso de todos los otros. Como en el resto de este articulo, solo se habla del desarrollo de la sección de hombres, aunque le sección femenina sigue pasos muy parecidos.


Historia del Opus Dei en Bélgica (1965-2005)


1965-1975 Inicios y primeros frutos

Los primeros miembros de la Obra llegaron a Bélgica el 8 de julio de 1965 en Lovaina donde se instaló el primer centro (Arenberg) que rápidamente se organizo como residencia de estudiante en los dos últimos pisos de un edificio de 9 pisos donde sigue en la actualidad. En 1969, se abrió otro centro de Bruselas, primero para todo tipo de actividades desde el club hasta los mayores (Langeveld). Actualmente, esa casa es la sede de la comisión regional. En 1975, se inició otro centro en Bruselas (Groenendael; primero como club, aunque ahora funciona como centro de mayores).

El primer Belga pitó en España en 1964 durante sus estudios (sigue como sacerdote). Además, se estima que pitaron unos 12-15 en ese periodo, de los cuales quedan 6 (5 sacerdotes y un laico). En los años 74-76, hubo una cantidad importante de pitajes, conocida en su momento como la primera ola (la segunda ola de pitajes fue a principios de los 80). En 1975, se estima que el número total de numerarios (incluidos bastantes adscritos: jóvenes entre 14,5 y 18 años que todavía no viven en un centro de la Obra) era de unos 25 repartidos en los 3 centros existentes. Esa primera década fue también un periodo importante de contactos con profesores de universidad, personas del mundo político, etc.

1975-1985 Desarrollo y primeros problemas

En la década de los setenta, la universidad católica de Lovaina se dividió en dos (entre la parte flamenca y la parte francófona que se trasladó a una ciudad nueva – Lovaina-la-Nueva), por lo que se inició un nuevo centro en esa ciudad en 1976 (Bauloy). Empezaron otros dos nuevos centros en Amberes (1980: Middelheim, centro de san Gabriel) y Bruselas (1985 Narval; la nueva sede del club) para llegar a los 6 centros que siguen siendo los mismos en la actualidad (no se ha abierto nuevos centros en esta región desde 1985). También se inició un apeadero en Lieja al inicio de los años 80, pero nunca llego a ser un centro con numerarios viviendo allí de manera habitual y ahora sirve solo para las actividades con los supernumerarios de esa ciudad (hay unos 4-5 supernumerarios en Lieja). La sección femenina no tiene apeadero en Lieja. En 1978, se compró la finca donde se encuentra la casa de convivencias y retiros en Dongelberg, un pueblo cerca de Bruselas. También incluye el castillo del pueblo, aunque no se utiliza (aquí tenéis una postal antigua del castillo).

Dongelberg.jpg

Solo se usa una casa grande que se encuentra dentro de la misma finca y que se remodeló enteramente en los años 1988-1992. Allí es donde se hacen todos los cursos anuales y cursos de retiros.

En esa segunda década de la historia de la Obra en Bélgica, hubo unos 25-30 pitajes de los cuales sólo quedan 5 (3 laicos y 2 sacerdotes). Fue también un periodo en que todavía llegaban jóvenes numerarios de otros países para reforzar el desarrollo de la Obra en esa región. En 1985, había un total aproximado de 45 numerarios, repartidos entre los 6 centros del país.

Al mismo tiempo, el Opus Dei empezó a tener muchos problemas de mala prensa tanto en los medios de comunicación del país (también por la publicación de un libro sobre el Opus Dei en Bélgica con fuertes criticas a la institución), como dentro del ambiente católico de clase media alta del cual provenían la mayoría de los jóvenes que habían pitado hasta la fecha. Los métodos de proselitismo y de organización de la Obra se fueron conociendo en ese ambiente y llegó a molestar bastante a las familias de los jóvenes (sobre todo el tema del alejamiento de los recién pitados de sus familias, aspecto muy chocante en ese país donde la familia tiene una importancia primordial). Con las experiencias de esos jóvenes que dejaron la Obra y de muchos otros –amigos suyos- que habían sido contactados, pero sin llegar a hacerse de la institución, se difundió una imagen muy negativa de la institución dentro de esa clase social, principal grupo objetivo del proselitismo de la Obra. Tanto es así que el club de Bruselas se vació casi por completo de sus chicos hacia el año 1985 cuando se hizo el traslado del mismo –ahora solo quedan los hijos de supernumerarios y pocos más- y la pauta de crecimiento que llevaba la Obra desde la primera mitad de los años 70, se convirtió en estancamiento a partir del año 85. Se ha dado lugar al mismo fenómeno de desengaño y alejamiento en los ambientes de profesores de universidad y en el mundo político (ahora se ha vuelto bastante difícil que algún profesor o personalidad publica acepte ser ponente para una conferencia organizada por un centro de la Obra, por ejemplo).

1985-1995 Estancamiento

Como ya se ha indicado, no hubo nuevos centros en este período. Aunque, al nivel de obras, se hizo un esfuerzo muy grande para reformar la casa de convivencias de Dongelberg. Otro asunto a destacar es el problema que tuvo la Obra con la Universidad Católica de Lovaina-la-Nueva. Tenían dos residencias de estudiantes (una para chicas –Neussart y otra para chicos ya mencionada en la primera parte de este resumen histórico) ubicadas en edificios alquilados por la universidad. En 1994, la universidad decidió no renovar los alquileres para no seguir apoyando a la Obra, por lo que tuvieron que desalojarse rápidamente. Se compraron dos terrenos y se construyeron dos nuevos edificios, pero durante un año y medio, los numerarios se quedaron en un pequeño piso alquilado sin residencia de estudiantes. Esos cambios necesitaron también un esfuerzo económico importante que desembocó en un endeudamiento fuerte de la Obra en Bélgica...

En esos diez años pitaron 13 numerarios, de los cuales solo siguen 4 (todos laicos). En total hubo también unos 13 numerarios que dejaron la Prelatura en ese periodo. Hasta el año 1990, también siguieron llegando algunos numerarios de otros países para apoyar la labor de la región (es decir numerarios jóvenes o estudiantes que van a estudiar en ese país). A partir de esa fecha, los únicos que llegan de otros países lo hacen por motivos profesionales (en general se quedan sólo unos 2-3 años en el país), o algunos sacerdotes para reemplazar otros que han tenido que volver a su país de origen. El total de numerarios sigue siendo de casi 45 en 1995. En 1993 pitó el primer agregado. Hasta 2005 han pitado 4 agregados (quedan 3) y ha venido otro más de España. No se sabe exactamente cuántas numerarias auxiliares han pitado en Bélgica, pero no parece que haya más de una belga que sigue como auxiliar. En total, habrá unas 5-7 auxiliares y no hay ningún centro de chicos que tenga administración ordinaria (es cuando las auxiliares viven en la misma casa que los chicos, pero en una zona de servicio separada del resto de la casa) por falta de personas.

Con el tiempo, la Obra se ha convertido ya en un tema que se vende bien para los medios de comunicación belgas, por lo que sale de vez en cuanto y, en general, la Prelatura queda muy mal parada. Así mismo, la imagen de la Obra entre los católicos de clase media-alta sigue siendo bastante negativa, por lo que se puede observar un fenómeno de enclaustramiento entre los fieles de la Obra cuya mayoría se queda cada vez más encerrada en su entorno Opus Dei.

Para ilustrar esto al nivel apostólico, es interesante indicar la evolución del número de participantes al congreso UNIV organizado cada año durante la semana santa en Roma. En la primera parte de la década de los 80, alquilaban un bus de 50 plazas para el grupo de chicos que iban al UNIV desde Bélgica. A partir de la mitad de los años 80, tuvieron que compartir el bus con participantes venidos de Holanda, Suiza y Francia y al final de la década, ya suprimieron los buses y viajaron con otros medios de transporte (muchas veces en avión ya que los precios habían bajado mucho) en grupos que ya no alcanzaban los 10 participantes, numerarios acompañantes incluidos. Desde 95 ya no hay un grupo cada año para el UNIV y, cuando hay gente, son 2 ó 3 chicos con 2 numerarios. Muchas veces, solo se van 4-5 días en vez de la semana entera por falta de interés de los chicos.

Pasó algo similar entre la beatificación (1992) y la canonización (2002). En 1992 hubo más de 500 personas de Bélgica que hicieron el desplazamiento a Roma (hombres y mujeres, jóvenes y ancianos) y en 2002 sólo unos 300 personas. Para el grupo de chicos jóvenes alquilaron un bus de 50 plazas en cada ocasión, pero el bus de 2002 no se pudo llenar del todo, a pesar de que el grupo incluía a unos 20 numerarios más o menos jóvenes.

1995-2005 Crisis

El único proyecto de envergadura económica de este último periodo era el deseo de construir una nueva residencia de estudiantes en Lovaina, para reemplazar el primer centro del país que sigue ubicado en el mismo lugar ‘provisional’ desde 1965. Se compró un solar alrededor del año 1990, pero varias propuestas de edificación han sido ya rechazadas por el ayuntamiento, que no desea permitir la instalación de una residencia de estudiantes de la Obra en pleno centro de la ciudad. De hecho, como el terreno no se usa, la casa antigua está ahora llena de ocupas desde el verano 2000 que la han bautizado Villa Squwattus Dei y organizan allí fiestas de todo tipo, más bien bastante alternativas (hay un link, pero los textos están en flamenco; lo siento). La Obra intentó varias veces expulsar a los ocupas, pero sin resultado y, a cada denuncia, la policía local no hace más que constatar la ocupación de la casa. Después de la última denegación del urbanismo, la idea de ahora es trasformar la casa existente para ubicar el centro en la misma, sin que haga falta cambiar las fachadas (en este caso, el procedimiento para otorgar la licencia de obras es mucho más sencillo y el Ayuntamiento no podría denegarlo otra vez). Si finalmente el Ayuntamiento concede una licencia, ¡falta todavía por ver como van a desalojar a los ocupas!

Al nivel de la opinión publica, hay que subrayar la famosa inserción del Opus Dei en una lista de sectas por el Parlamento belga en 1997. Aunque al final no fue votada esa lista por el Parlamento, la imagen de la Obra no ha salido bien parada y el fenómeno de encerramiento de los fieles de la Obra en su mundillo sigue siendo cada vez más fuerte.

Otro aspecto muy destacable es el número de vocaciones de numerarios: sólo 3 en diez años (y ya se ha ido uno). En total, se han ido 11 numerarios durante esos últimos diez años. Por tanto, de los dos aspectos por lo que se puede medir el desarrollo del Opus Dei en un país (vocaciones y nuevos centros), no hay nada positivo que destacar en esos 10 últimos años.

Es más, después de unos 15 años sin llegada de refuerzos de numerarios laicos para la región, dos numerarios laicos llegaron en el verano 2005 (uno para entrar en la comisión regional y el otro es un joven de 18 años que va a estudiar en ese país. De hecho, actualmente es el único numerario estudiante de esa región). Se ve que la situación ya era inaguantable después de varias bajas recientes y necesitaban urgentemente más refuerzos estables. Al mismo tiempo, si no se había enviado a más gente y se llegó a una situación insostenible, fue porque Roma consideraba que había que concentrar los esfuerzos en otras regiones más necesitadas, sobre todo las nuevas de Europa del Este, África, etc. y porque España ya no tiene recursos para exportar a tanta gente como en los años 60, 70 y 80 por falta de gente joven. Puede ser que las pocas perspectivas de desarrollo apostólico de países como Bélgica no animen a los directores de Roma a apostar mucho por esa región, donde el objetivo es más bien mantener lo que se pueda. A pesar de esas recientes llegadas (los dos laicos que antes he nombrado y también un sacerdote en el mismo verano), el número total de numerarios ha bajado a unos 37 numerarios (de los cuales hay 13 sacerdotes) en la actualidad para los 6 centros. De hecho, cada centro está compuesto de dos sacerdotes y unos 2 a 6 laicos, es decir el director con otro para hacer un consejo local y unos laicos más.

Me quedan todavía en el tintero detalles cifrados de la evolución del número total de numerarios en esa región y de la evolución de la edad promedia de ellos, que publicaré próximamente. Lo que sí quiero subrayar ahora es la evolución histórica de esa institución. Me parece que queda bastante claro que ya ha pasado su época mejor y que su crisis es profunda. Quizás su problema más grave es que no lo quiere reconocer y por eso es incapaz de cambiar de verdad sus modales y adaptarse a la realidad de la vida actual. Hay muchas cosas que hace cincuenta, sesenta o setenta años parecían más o menos normales y que ahora están totalmente desfasadas (el papel de las numerarias auxiliares y de manera más general de la mujer dentro de la Obra; la captación de menores de edad; la dirección espiritual que parece salida de la edad media, etc).

Siguiendo esas pautas, el futuro de la Obra esta clarísimo. Se quedará con gente cada vez más anciana, más centradas en el mundillo Opus. A mi me dan pena y por eso animo a los que están dudando, que todavía están a tiempo de rehacer su vida. Aunque no lo parezca y no nos atrevemos a dar el salto por miedo, siempre estamos a tiempo de vivir una vida nueva, diferente y mucho más interesante, de tomar de verdad las riendas de nuestra vida. Hay numerarios y numerarias de 60 años o más que se han ido y viven felices ahora. Y para los jóvenes numerari@s y agregad@s -como la inmensa mayoría de supernumerari@s- que tienen que renovar este 19 de marzo, que ponderen bien lo que quieren hacer con su vida. Dios les pedirá cuentas de cómo han vivido y eso no se resuelve viviendo falsas vidas, ajenas a la realidad y siguiendo solamente lo que diga el/la directora/a de turno. El Evangelio lo dice claramente que Dios medirá nuestra vida por como hemos sabido amar de verdad al prójimo, que para alguien creyente es El mismo. No nos medirá por las normas del plan de vida que hayamos hecho o dejado de hacer. Cuando alguien se agobia en esa vida, es que ya es el momento de hacerse preguntas vitales. Dios nos quiere felices, no ofreciendo dolencias por estar viviendo una vida que no nos conviene, que no es nuestra.

Evolución del numero de numerarios y de las edades

Esa breve historia de la Obra en Bélgica se puede completar con la evolución de dos parámetros durante los últimos 20 años: el número total de numerarios y la edad promedia de ellos.

1985 1990 1995 2000 2005
numero de numerarios 44 42 43 42 37
Edad promedio 32,1 34,3 36,7 40,6 45,79

Como se ve, el numero total de numerarios (los datos incluyen tanto los laicos como los sacerdotes) ha sido bastante estable de 1985 hasta el 2000, para bajar en los últimos años (más de 10% en los 5 últimos años)...

En realidad, esa constatación corresponde a importantes cambios de personas, ya que durante ese periodo de tiempo, hubo muchos movimientos de numerarios (salidas y llegadas de otros países -alrededor de la mitad de los numerarios que viven en esa región proceden de otros países-; pitajes y despitajes; dos fallecidos: uno en 1995 y el otro en 2005). Desde los inicios del Opus Dei en esa región, han pitado más de 50 numerarios de los cuales solo quedan 17 actualmente; o sea, se han ido unos 67%; sin contar los numerarios españoles o de otros países que han despitado en Bélgica (estimado en unos 10 desde 1965).

En los 20 últimos años, se estima el número de pitajes a 16 y de despitajes a unos 24 (incluidos despitajes de numerarios procedentes de otros países que habían venido a reforzar la labor en esa región).


85-90 91-95 96-2000 2001-2005
pitajes 8 5 2 1
despitajes 8 5 5 6

El número total de numerarios ha bajado en los últimos años por dos razones. Por una parte, por el número mucho más bajo de pitajes que ya no compensa para nada el numero de despitajes (solo 3 pitajes en los últimos 10 años, frente a 11 despitajes), pero también porque ya no van tantos españoles (u otros) a reforzar la labor en esa región.

El otro aspecto llamativo de esos datos es la subida cada vez más rápida de la edad media de los numerarios. En los últimos 20 años, esta edad media ha subido 13 años. Si esa tendencia sigue (en realidad los datos indican más bien que se acelera: subió en 4 años y medio entre 85 y 95, y en 9 años de 95 a 2005; la subida de más de 5 años entre 2000 y 2005 proviene de la sustitución de numerarios jóvenes que han despitado por otros menos jóvenes venidos de otros países), la promedia llegaría a 60 años dentro de unos 20 años. De hecho, hasta los centros de san Rafael (club y residencias de estudiantes) tienen ya una mayoría de numerarios con más de 40 años.

A la mitad de los años 80, la Oficina de Información del Opus Dei en Bélgica indicaba que la región contaba con unos 300 miembros entre numerarios, agregados y supernumerarios de ambas secciones. En el momento de la canonización (2002), la cifra indicada por la misma oficina era de 250. De hecho, alrededor del año 2000, había unos 45 numerarios y agregados (sección de varones) y unos 60-70 supernumerarios. Suponiendo que la sección de mujeres tiene cifras parecidas o un poco más altas (parece que hay un poco más de supernumerarias que de supernumerarios en esa región), eso confirma la cifra global de 250 para Bélgica. Desde 2000, el número de pitajes de supernumerarios no supera 2-3 al año y también entre ellos hay bajas y muertos por lo que esta seguro que el total no se ha incrementado en los 5 últimos años.

Esa situación global (bajada del número de numerarios y aumento de la edad media entre ellos) es parecida a lo que pasa también en otros países de Europa donde la Obra empezó hace ya unos 40-50 años y no logró un desarrollo muy importante como Alemania (donde la edad promedia es todavía más alta y ya han cerrado varios centros en los últimos años), Francia, Holanda, Suiza, Austria, Irlanda o Inglaterra. Sin embargo, es también el reflejo del envejecimiento global de los numerarios. Por los datos que tengo, pasa lo mismo en España y en muchos países de América latina. Quizás, no sea todavía así en algunos países como Polonia y en África donde hay más pitajes respecto al número total de numerarios, pero esas regiones se están quedando más bien como excepciones en el conjunto del Opus Dei y no llegan a compensar esa situación global.

Personalmente, creo que el numero global de numerarios esta bajando desde hace unos años, pero esta claro que es muy difícil tener datos al respecto. El Anuario Pontificio (y la página de la Obra) sigue publicando cifras globales de fieles de la Prelatura a la alza, pero, si son de fiar, no creo que correspondan a otra cosa que un aumento del número de supernumerarios. El desafío de la Obra está ahora en conseguir renovar sus filas de numerarios (por eso un llamamiento al proselitismo cada vez más desesperado por parte de las autoridades) y si no lo logra, como parece ser, estarán obligados a reorganizarse para adaptarse a esa nueva situación de pocos numerarios jóvenes. Recuerdo también que la situación en España no está mejor, ya que los directores se han visto obligados recientemente a reorganizar los centros de estudio: sólo quedan 5 centros de estudio para las 10 delegaciones del país desde octubre del año pasado. Creo que los próximos años van a confirmar esa crisis de manera cada vez más evidente.

Si alguien tiene datos que corroboran o desmienten esa evolución, me interesa mucho: historia del desarrollo de la Obra en algún país, estimación de la edad media de los numerarios en alguna región o delegación (aunque en España, creo que solo los directores de las delegaciones tienen esos datos, ya que el numero total de numerarios es bastante más elevado) o evolución de esa edad en el tiempo, etc. Me lo pueden enviar para su publicación a alfredo1902@yahoo.es o publicarlo directamente en Opuslibros.

Me parecen interesantes este tipo de datos para desmontar una vez más la cara oficial de éxito y de triunfalismo que quiere dar la Obra tanto en los medios de comunicación como, sobre todo, en su mundillo interno.



Original