En un colegio del Opus Dei de los 6 a los 18 años

From Opus Dei info
Jump to navigation Jump to search

Por JEROME, 29 de octubre de 2004


Durante unos días he estado “hojeando“ vuestra web y me ha parecido muy interesante. Me gustaría hacer unas reflexiones sobre mi experiencia personal, supongo que me servirán mínimo como terapia.

Ante todo decir que no sólo tienen problemas las personas que han estado dentro de la obra “ formalmente “. ¿Qué hay de las personas que han recibido una formación en ese ambiente desde el inicio de la edad escolar, en los años en los que se forma la personalidad del individuo?

Yo tengo un padre que es supernumerario e ingresé en un colegio de la Obra a los 6 años y estuve hasta la edad de entrar a la Universidad. Creo que desde pequeño he sido buena persona por naturaleza e incluso ingenuo; en mi opinión terreno abonado para las técnicas que comentais en vuestra web.

Desde que dejé el colegio toda mi vida ha sido problemática a nivel personal (psicológicamente y de relación ). Vuestros escritos me han hecho reflexionar y creo que en parte (o en su totalidad ) mi situación se debe a la educación recibida. Quiero destacar que la educación tanto académica como ética fue excelente, la religiosa creo que a nivel ortodoxo también. Lo nefasto a mi entender fue la nulidad en la existencia de la libertad de pensamiento, el poder expresar tu opinión, el hecho de dialogar, formar tu criterio que es la base sólida de una persona madura. Durante mi estancia en el colegio frecuenté misa diaria, circulos, clubs, dirección espiritual, convivencias, retiros etc... (excelentes casas y excelente comida) hasta era por mi docilidad monaguillo “funcionario“.

Antes de entrar en la Universidad se me planteó entrar en el opus dei. Recuerdo que en un viaje a Roma en Semana Santa se me planteó esa posibilidad y me preguntaron sobre cuestiones personales de tipo económico. Recuerdo que impresionó mucho la sede central que el opus dei tiene en Roma. Era el año 1982 supongo que aún debe estar en esa ciudad.

Recuerdo la universidad como un choque frontal a alta velocidad con un muro. Fue como salir de una burbuja... En la universidad me encontré totalmente fuera de lugar. No me relacionaba con la gente de mi clase, era de una timidez extrema y sigo teniendo esta timidez pero mas atenuada.

Toda mi etapa desde que salí del colegio ha sido de dificultad de relación con el sexo opuesto. Ves a las mujeres como algo distinto a ti, no en el sentido físico sino que no “conectas“ con ellas. De pequeño recuerdo que las idealizaba en extremo. En mi vida el sexo siempre a sido una obsesión. Nunca he tenido una novia.

A nivel religioso, el hecho de dejar el colegio fue el de pasar de un extremo al otro. De “ intentar ser santo“ pasé a “vale todo “.

Creo que he mejorado bastante desde entonces (ya hace veinte años ), pero creo que la “mentalidad opus dei“ la sigo teniendo. Creo que es imborrable.

A lo mejor a la educación se añaden otros problemas personales que se hubieran dado aunque hubiese tenido otra educación, no lo sé. Recuerdo unas palabras de mi director espiritual “no serás feliz sin Dios en tu vida“.

Gracias por la oportunidad de poder expresar lo que siento aunque sea de forma esquemática y un poco desordenada.


Original