El doble lenguaje sobre la dirección espiritual

From Opus Dei info
Jump to navigation Jump to search

Por Canisio, 23.04.2010


Es la primera vez que escribo un comentario en esta web, pero no la primera que tengo contacto con ella. Soy uno de los sacerdotes que gestionan- más bien malgestionan- el blog "diario de una prelatura" enlazado en esta página. Digo que malgestionan porque en lugar de diario, habría de llamársele anuario, ya casi le salen telarañas en las esquinas al blog. Todos nosotros hemos pertenecido a la Sociedad de la Santa Cruz (sss+)

Una de nuestras principales preocupaciones sobre el tema de la Opus de Dei (homenaje al mítico Satur) es la vinculación -intencionada- que se hace entre Opus y doctrina/tradición de la Iglesia. Ha llegado un momento en que parecía que la correcta interpretación entre lo que es una adhesión fiel a la Iglesia y a su tradición frente a corrientes más o menos heterodoxas la tenía la Opus. Es un tema poliédrico, y por eso me detendré en una somera exposición general. Habitualmente, de manera solapada -para variar- los miembros del Opus presentan a la susodicha organización como el ancla de salvación frente a cierta progresía dentro de la Iglesia. Tanto es así, que el Opus se presenta ante los sacerdotes de línea conservadora como "lo de siempre, pero ahora".

Esta es la teoría, dirección espiritual, ejercicios espirituales, confesión frecuente, misa, lectura etc, etc, se presentan como prácticas seculares de la Iglesia y se incide en que el opus "no ha inventado nada". Bueno, pues esto no es verdad. Es cierto que el opus ha asumido toda una serie de elementos propios del catolicismo tradicional, pero los ha "opusdeizado" y de una manera muy rara. Los ha desnaturalizado, los ha convertido en cargas y los ha hecho odiosos. De un tiempo a esta parte la opus ha intentado presentarse como "la cara ortodoxa del Vaticano II". El opus no es integrista, pero tampoco es pro-vaticano II. La opus está por encima de todo eso, y según el lugar, el tiempo o la circunstancia los utiliza a su antojo. ¿Con qué finalidad? sobrevivir y utilizar las claves que sean necesarias para utilizar proselitismo. Hay que distinguir el típico cura "carca" o de "los de antes" del típico "fanático del opus". Creo que son cosas distintas y no es muy difícil demostrarlo.

Voy a anotar en esta primera entrada por encima un tema muy recurrente. Lo que podríamos llamar "doble lenguaje" o "simulación". El opus busca miembros de entre gentes con una cierta tradición religiosa católica y un pensamiento que tiende más o menos claramente hacia el conservadurismo social y político. A este tipo de personas se les plantea un discurso con categorías que le resulten familiares. Pongamos un ejemplo: "la dirección espiritual". Cuando una persona de cierto bagaje religioso católico interpreta dirección espiritual en un determinado sentido: los consejos que pueden darse en el seno de la confesión frecuente, tal como se ha dado tradicionalmente en la Iglesia. Entonces la opus indica que la dirección espiritual en la opus es corporativa, quien dirige es la opus. En ese instante esa persona lo que interpreta es que esa dirección se imparte desde un determinado carisma. Y así lo cree, y lo puede seguir creyendo años despues de etar dentro de la organización. ¿Dónde está el doble lenguaje? Que la opus cuando habla de dirección espiritual, o "unidad" en la dirección, no se refiere a lo que podría interpretarse desde las costumbres y práctica de la Iglesia, sino algo completamente distinto, como se puede ver:

  1. Que es la obra quien dirige, lo que quiere decir es que es el director local, en nombre del padre quien la ejerce,
  2. Por ello los que reciben la dirección espiritual, en el consejo local pueden dar indicaciones al director local señalando los progresos del sujeto en orden a una posible solicitación para que pida la admisión,
  3. De ahí que a nivel interno se hable de "charla fraterna" y no de "dirección espiritual", para que ya dentro se distinga de la dirección espiritual tal como se practica en la Iglesia,
  4. Se contraviene por tanto esa norma eclesiástica que viene desde León XIII de que el miembro de un instituto determinado no tiene obligación alguna de abrir su conciencia a quien ostenta cargos de gobierno
  5. Lo más grave, estos procedimientos son desconocidos a quien se le piede que ingrese en la opus, y en una amplìsima proporción de sus miembros

El Papa actual ha pedido explicaciones al Prelado de la manera de realizar la dirección espiritual en el Opus. El prelado ha respondido diciendo que en la opus "cada uno se dirige con quien le da la gana". Los que hemos estado ahí sabemos que miente doblemente. Miente porque sabemos perfectamente que en la opus no se habla de dirección, sino de charla fraterna (para curarse en salud y justificar este tipo de prácticas distinguiéndolas de la dirección espiritual), y segundo, que no es verdad que el personal elija con quien se dirige. Más bien uno es "elegido" para ser "dirigido/charlado" vía codo del opus y solicitaciones emotivistas estilo "quedamos para hablar?" sin que se hable en ningún momento entre director y dirigido de "dirección espiritual".

Se sabe asimismo que el grado de indiscreción sobre las conciencias de los dirigidos varían dependiendo de los integrantes de los consejos locales y de los directores, pero en todo caso el problema no es si se es más o menos explícito al hablar de las conciencias de los "pitables" o de los "pitados", sino que ellos no lo saben. Es el secreto, que es lo característico de las sectas.

¿Lo que ha hecho la Iglesia siempre? Mentira.


Original